Bienvenido Conéctate para puntuar películas, escribir críticas y mucho más

'Deseo, peligro': complejo puzzle de crimen y pasiones

Jorge R. Tadeo+ Jueves 29 noviembre 2012

Solo un año después de ganar el Oscar al mejor director y el Leon de Oro a la mejor película (entre otros numerosos premios) por su emblemática 'Brokeback Mountain', el cineasta taiwanés Ang Lee regresaba al Festival de Venecia para estrenar un nuevo proyecto. Se trataba en este caso de 'Deseo, peligro', ambiciosa obra rodada en China que oscila entre el cine histórico, el melodrama romántico y el thriller erótico, con el que repetía triunfo en el certamen veneciano a pesar de haber dividido notablemente a la crítica.

Ang Lee, cuya filmografía destaca por su eclecticismo (capaz de saltar del cine de época británico en 'Sentido y sensibilidad' a la adaptación de un comic como 'Hulk'), combina en esta estupenda 'Deseo, peligro' elementos muy diversos en un cóctel extremadamente atractivo, al que se le reprochó una duración excesiva y que sorprendió por su alto voltaje erótico, algo que le costó la censura no solo en su país, sino en los Estados Unidos, erosionando gravemente la carrera comercial del filme y viéndose obligado a estrenar versiones cortadas del metraje original en distintos lugares.

La película, ambientada en la Shangai ocupada por los japoneses en plena II Guerra Mundial, cuenta la historia de una joven china, la cual tras huir su padre a Inglaterra y convertirse en la actriz principal de una compañía de teatro políticamente comprometida contra la ocupación japonesa, se verá convertida en protagonista de una compleja trama para seducir primero y asesinar más tarde, a un colaboracionista del régimen nipón.

Pasiones carnales

La película posee una trama larga y densa, pero llena de giros, pasiones carnales y escenas de gran belleza que impiden que la atención del espectador decaiga a pesar de que el ritmo tenga claros altibajos. 'Deseo, peligro', guarda no pocos puntos en común con el cine de Alfred Hitchcock, aunque le añade un erotismo explícito en varias de las secuencias sexuales de mayor impacto del cine comercial reciente, totalmente justificadas como liberadora vía de expresión para las torturadas emociones reprimidas de sus protagonistas.

Las interpretaciones son otro de los puntos fuertes del filme. La joven Tan Wei está extraordinaria como la ambigua mujer de apariencia frágil y espíritu fuerte, que libra una compleja lucha para que sus instintos pasionales no la aparten de sus convicciones. Le da la réplica el siempre excelente y muy sobrio Tony Leung (toda una estrella del cine asiático, protagonista entre otras de la inolvidable 'Deseando amar'), en la piel de un hombre que encuentra en el sexo salvaje una forma de catarsis frente a su sentimiento de culpabilidad por traicionar a su gente.

Si añadimos una factura técnica impecable, con una ambientación y una fotografía magníficas, y sobre todo una de las mejores partituras de la última década a cargo del superdotado compositor francés Alexandre Desplat (al que están tardando demasiado en darle el Oscar...), obtenemos un film de una belleza visual sorprendente, con una trama tan larga y compleja como sugerente y seductora. Una película que conviene reivindicar insistentemente dentro de la obra de ese notable y versátil cineasta llamado Ang Lee.

Te puede interesar

Primer vídeo viral de 'Pacific Rim' con un ataque Kaiju y los planos de los Jaegers

Primer vídeo viral de 'Pacific Rim' con un ataque Kaiju y los planos de los Jaegers

Comentarios

SUGERENCIAS

Si has encontrado algún error en la página o tienes alguna sugerencia de cómo mejorarla, rellena este formulario y pulsa 'Enviar'. ¡Gracias!

Introduce tu correo electrónico si quieres que te respondamos.