David Menkes, de 'Por un puñado de besos': "Tenía muchas ganas de adaptar una novela de Jordi Sierra i Fabra"

Marina Díaz + Sábado 17 mayo 2014

Criado en una familia dedicada al cine este madrileño de 51 años lleva la dirección en las venas, David Menkes vuelve con una nueva producción para el público juvenil, y esta vez lo hace sin Alfonso Albacete. 'Más que amor frenesí', 'Sobreviviré' y 'Mentiras y gordas' son algunas de las obras que encontramos en la filmografía de este director que ha encontrado en el género romantico una mina de oro.

Los cines Palafox fueron el escenario donde pudimos tener cara a cara a Menkes, fiel a su peculiar y rockero estilo y sin quitarse las gafas de sol pudimos ver un hombre cercano y enamorado de su trabajo y del público juvenil al que se entrega en sus fllms. Un bis a bis con el director de 'Por un puñado de besos' con un "puñado de buen rollo".

David Menkes
eCartelera: 'Por un puñado de besos' está basada en la novela de Jordi Sierra i Fabra 'Un poco de abril, algo de mayo, todo septiembre'. ¿Cómo ha sido trabajar en una obra que no es estrictamente tuya, donde ya tenías unas pautas a seguir?

David Menkes:Yo siempre he sido un buen lector de Jordi, desde joven, es un escritor que me gusta mucho porque se dirige a un público que es el público adolescente, pero en sus libros y en sus historias no les trata como retrasados mentales. Aparte es un personaje muy infuenciado por la música, ha escrito mucho sobre música, fundó Superpop también...Y la música es otra de mis grandes pasiones, así que tenía muchas ganas de adaptar una novela de Jordi. Cuando leí este ibro 'Un poco de abril, algo de mayo, todo septiembre' me gustó mucho la historia, me pareció una historia de amor brutal, super dura pero que he intentado contar a través del optimismo y la vitalidad. Esa dualidad entre una historia fuerte, pero contada desde una perspectiva vitalista, me interesaba mucho este punto de vista.

eC: A la hora de elegir a los protagonistas de la película, que en este caso son Ana de Armas y Martín Rivas, ¿tuvisteis en cuenta otros trabajos juntos?

D.M.: Yo ya había trabajado con Ana en 'Mentiras y gordas', que es una película distinta a esta, que transcurre en otro contexto. Y, por lo menos a mí,me parece de su generación la actriz con más talento y aparte es una chica que tiene lo que se llama swim, y me daba la dualidad del personaje de Sol, la fragilidad y al mismo tiempo la belleza. Luego Ana me llevó a Martiño, porque ya habían trabajado juntos en 'El internado' y la química entre ellos ya estaba hecha, y entonces tiré para delante con esta pareja.

eC: ¿Cómo ves el panorama actual de este público adolescente al que se dirige en sus películas?

D.M.: Buf, durísimo... Pero me parece una generación alucinante, una generación con una mentalidad maravillosa, súper openmind...Me encanta a hacer cine para los jóvenes, me da igual que me acusen, porque en este país cuando tienes éxito o haces películas o productos comerciales te atacan enseguida. Es algo que le pasa a todo el mundo, cantantes y escritores que tienen éxito aquí en España enseguida vamos a por ellos, parece que nos molesta el éxito.Dirigirme a aun público joven es un poco también una forma de buscar la eterna juventud, hay otra gente que se mete en quirófanos, yo me rodeo de gente joven y cuento historias para jóvenes, para mí es una forma de mantenerme vivo. Además es un público que me parece muy agradecido y que admite todo tipo de historias, la mentalidad hoy en día de los jóvenes es maravillosa, porque no tienen ningún problema ni ante el sexo, ni ante nada; cosa que los adultos no, los adultos tienen prejuicios.

eC: ¿Es por este público juvenil que se centra más en el género romántico?

D.M.: Yo es que soy un poco como el personaje de Sol en la película, yo la vida no la concibo sin amor, ni la vida ni la civilización, y es que la civilización ha sido construida a través de grandes historias de amor, si leemos la historia de la civilización está llena de historias de amor. Yo pienso que el amor es un motor, para la vida y para todo.

eC: Todo una filmografía junto a Alfonso Albacete, ¿cómo ha sido esta vez sin él?

D.M.: Bueno, es que al final nada es eterno. Hicimos seis películas pero llegó un momento en que necesitábamos de aire, porque nos conocíamos ya demasiado. Yo me acuerdo que cuando escribíamos un guion yo a sabía lo que él iba a decir, nos conocíamos tanto que ya no había sorpresa, no había capacidad de evolucionar y decidimos cada uno intentar hacer nuestra película.

eC: ¿ Qué le parece este fenómeno en el cine español que ha sido 'Ocho apellidos vascos?

D.M.: A mí me parece maravilloso que haya habido una película española que el público haya ido a ver en masa, que los espectadores se sienten en la sala y se rían durante hora y media. Todo más allá de sus valores cinematográficos, ya el hecho de haber sido capaz de convocar a tanta gente, y que se lo pasen bien y se olvide de sus problemas ese rato me parece maravilloso, ojalá hubiera 10 en este momento como 'Ocho apellidos vascos', os iría mejor a todos y a la industria sobre todo. Además es una película escrita por Borja Cobeaga, que ha me parece un chico buenísimo, que ha hecho películas como 'Pagafantas' y 'No controles', que a mí me encantaron, me alegro mucho por él, y porque esta película le permita seguir haciendo cine mucho tiempo más. A ver si este fenómeno también sirve para que el público se anime más a ver cine español.

Por un puñado de besos

eC: De cara a futuros proyectos, y después de esta experiencia, ¿se plantea seguir con más adaptaciones?

D.M.: Sí, porque como he logrado conocer a Jordi, que era uno de mis ídolos de juventud, he descubierto un personaje fantástico y me encantaría volver a adaptar otro libro suyo, porque tiene tantas historias tan buenas que me gustaría seguir por esa línea.

eC: ¿Con qué personaje de la película se quedaría?

D.M.: Yo me quedo con Sol, me parece un personaje estupendo. Lo que le ocurre es durísimo, pero ella adopta ante la vida una camino maravilloso, y sobre todo me parece una chica muy especial, su entorno, de estética a su lado. Existen muchas personas así, y otras que no tanto, y esto es algo que no está reñido con el dinero.

eC: La película además de amor, tiene otro tema muy delicado como es el del SIDA ¡cómo ha sido tratar una enfermedad que aún hoy en día es tabú en la sociedad española?

D.M.: Lo que me gustaría aclarar es que lo que trata la película es el tema del VIH. no tanto el SIDA. Se trata de una chica que sufre un contagio en una relación sexual que tiene con su chico, sufre un contagio por no usar protección pero nada más. Es una chica normal, que simplemente tiene una enfermedad con la que tiene que convivir, y ya. Sí que es una enfermedad tabú, porque ya no mata, y como no mata no se habla de ella, pero hoy en día está creciendo brutalmente el contagio de esta enfermedad entre chicas adolescentes heterosexuales, no es un mal exclusivo de personas que hacen relaciones de riesgo. Me parecía un tema que había que tratar, que nunca se había tratado en el cine español, y me parecía que era bonito tratarlo sobre todo desde una perspectiva para nada dramática. Una enfermedad como otra cualquiera, como el que sufre diabetes. Además algo curioso con lo que me he encontrado es el desconocimiento que hay, gente que no sabe que alguien pueda estar contagiado pero no desarrollar la enfermedad, me estoy dando cuenta de la ignorancia sobre el tema que existe en nuestra sociedad. Al final, lo mejor que te puede pasar si no tomas precauciones es quedarte embarazada. De todos modos yo en esta película no trato de dar ningún mensaje, porque soy de los que piensa que si das un mensaje tienes que dar una solución, y yo no tengo las soluciones, si las tuviera sería ministro de sanidad. Aún con esto he querido dejar un poso de "hacer lo que queráis con vuestro cuerpo pero tener cuidado".

eC: Director y guionista, ¿con qué parte de todo el proceso de rodaje se queda?

D.M.: Yo lo que más disfruto es la parte del guion porque estás solo, dependes de ti y de una hoja de papel, pero ya cuando terminas el guion y empiezas a hacer la película llega la gente: actores, técnicos... Y ya cuando entran los seres humanos entran los problemas porque los seres humanos son problemáticos.

Te puede interesar

Viggo Mortensen critica el excesivo uso del CGI en 'El Hobbit'

Viggo Mortensen critica el excesivo uso del CGI en 'El Hobbit'

Películas relacionadas

Comentarios

Noticias relacionadas