10 películas para un 29 de febrero

Alberto Frutos Lunes 29 febrero 2016

Espera, ¿no ha terminado febrero? Según los cálculos deberíamos estar ya celebrando marzo, pasando la resaca de los Oscar, haciendo cuentas y soñando con la primavera. O el verano, que aquí el que no corre, vuela. El caso es que nos han concedido un día extra en el calendario, un 29 de febrero que, puestos a aprovechar, lo haremos con lo que más nos gusta, es decir, una buena dosis de cine en vena.

Intentemos olvidar los grandes premios, las secuelas y sagas interminables. Buceando en el tiempo, nos encontramos con el suficiente número de películas interesantes como para reivindicar sin caer en el tópico. ¿Algún gran éxito en la selección? Por supuesto, pero vamos a centrarnos en trabajos que, de algún modo, no terminaron de tener la repercusión (comercial) que se merecían. Después de todo, para eso sirven los maratones en casa, para descubrir obras que pasamos por alto o a las que nos apetece volver para comprobar si todo sigue en su lugar.

Ver películas

Traemos diez propuestas que van desde la animación hasta el terror, pasando por el thriller nacional y una ración de clasicismo radiante e imprescindible. Un conjunto de películas que te animarán el día, el mes y el año. Si las conoces, ya lo sabes. Si las descubres por primera vez, no lo dudes, te acompañarán para siempre. Así que desconecta el teléfono, apaga las luces, acomódate en el sofá y prepárate para una inyección de cine en la que ningún género quedará descolgado. Aquí tienes 10 películas para salvar un lunes de febrero inesperado.

10 películas para ver el 29 de Febrero

1 'Magical Girl'
'Magical Girl'

No entraremos a debatir si el cine español necesitaba a un tipo como Carlos Vermut o a una película como 'Magical Girl'. No es el momento, ni el lugar. O sí. Es evidente que un país siempre requiere la aparición de genios potenciales, directores arriesgados que sepan lo que hacen, que tengan claro lo que quieren contar y el modo en el que desean hacerlo. 'Diamond Flash' era un debut más que notable, un primer trabajo que nos permitía soñar con un futuro repleto de grandes películas. Y con 'Magical Girl' mata dos pájaros de un tiro.

Por un lado, convierte el sueño en realidad mucho antes de lo que esperábamos y, por otro lado, certifica la categoría de Vermut como ESE cineasta al que hay que seguir la pista, que justifica pagar el precio de una entrada permitiéndote entrar en su universo, dejándote jugar con sus personajes, cediendo al espectador el espacio necesario para que complete el puzzle con las piezas que forme su propia mente, la percepción de lo que está contando y, al mismo tiempo, la sospecha de lo que está ocurriendo fuera de cámara, en otro lugar, quizás, en otra película. Cumbre del cine español, no de 2014, sino en mucho tiempo, la segunda película de Carlos Vermut atrapa con su narración fragmentada, hipnotiza con sus giros perfectamente medidos, cautiva con una atmósfera de tragedia griega. Un trabajo que ilumina el camino, que deja lugar a la esperanza. Es algo nuevo, diferente, apasionante. Es arte.

2 'La Lego película'
'La Lego película'

Muchas veces, demasiadas, se nos olvida que el cine tiene una parte de juego imprescindible para entender su capacidad de mantenerse presente de una manera tan especial en nuestras vidas. Nos sirve una historia como un inmenso tablero en el que podemos imaginar, construir y elaborar nuestra propia película paralela, una evasión total. Y una película que ha entendido esta teoría a lo grande en los últimos años ha sido 'La Lego Película'. Phil Lord y Chris Miller, responsables de otra de las películas de animación más divertidas de los últimos años, 'Lluvia de albóndigas', montan una fiesta a lo grande con todo tipo de invitados apoyándose en un mundo, el de Lego, que vive en una constante barra libre de cameos, gags y set pieces de acción desenfrenada.

Un himno en forma de canción, 'Todo es fabuloso', que resume toda la esencia de un parque de atracciones para toda la familia en la que el ritmo nunca para, que siempre tiene preparada un guiño cultural, un mensaje subliminal, un chiste apropiado, un golpe a tiempo. No falla, no se lo permite. Una película que, bajo su apabullante factura técnica, esconde un homenaje a todos aquellos que no nos cansamos de jugar. Y, menos, con el cine.

3 'Martha Marcy May Marlene'
'Martha Marcy May Marlene'

¿Una Olsen? ¡¿Otra?! Sí, pero esta era la buena, el secreto escondido en el seno de una familia cuyas cenas navideñas tienen que ser, hoy por hoy, una locura de egocentrismo y envidia asesina. Elizabeth Olsen es un regalo caído de la parte del cielo de la que no esperábamos nada, una enorme actriz con capacidad innata para enamorarte, asustarte y conmoverte. Este cuento terrorífico es ELLA y por eso se siente esa inseguridad, esos nervios, esa enfermedad, esas dudas, ese miedo absoluto por lo (des)conocido. No caigamos en la trampa de decir que fue la película sorpresa de 2012, digamos directamente que es una de las grandes películas de los últimos años. Probablemente alcance la perfección, pero andamos demasiado hipnotizados como para darnos cuenta.

4 'The act of killing'
'The act of killing'

El Documental. El trabajo que culminó el ascenso a los altares de un género que parecía relevado a la segunda división pero que a base de demostraciones de talento se ha instalado en la categoría de imprescindible. 'The act of killing' cumple todos sus objetivos. Por puntos, remueve las entrañas, explota el cerebro, despierta a la conciencia, se instala en la memoria, encoge el corazón. Todo, sin excepción. Y no aparecen fantasmas, ni casas encantadas, ni puertas que se abren y se cierran solas, pero es una película en la que se pasa (mucho) miedo. Después de todo, no sorprende que la película más terrorífica de los últimos años la protagonice el ser humano.

5 'Una cuestión de tiempo'
'Una cuestión de tiempo'

¿Una comedia sobre un romance a través de los años protagonizado por Rachel McAdams? Fuera prejuicios. Richard Curtis, ese señor mayor de Inglaterra con el que todos nos tomaríamos un té con pastas para que nos contara sus batallitas, se jubiló con una joya que llega directa al corazón. Como recuerdo, nos queda la Trilogía de La Lágrima Tonta, esa que nos hizo convertirnos a la religión de la Santa Comedia Romántica (Navideña) con 'Love Actually' y elevar a la categoría de culto a 'Radio encubierta' y que llega, con 'Una cuestión de tiempo', a su última entrega. Su película más personal y, al mismo tiempo, la más universal. Nos hace reír y llorar. Y encima, dosifica las dosis de azúcar a la perfección. Kleenex, sí, diabetes, no. La mejor comedia romántica de los últimos años.

6 'El viento se levanta'
'El viento se levanta'

En la numerosa lista, terrible, de despedidas que nos dejó 2014 hubo varias que brillaron con especial intensidad. La de Hayao Miyazaki fue una de ellas. Responsable de películas inolvidables del tamaño de 'El viaje de Chihiro', su obra cumbre, o 'Mi vecino Totoro', ambas más que recomendables para recuperar con insistencia, uno de los grandes genios que ha dado la animación anunciaba su retirada tras el estreno de su trabajo menos fantástico, en lo conceptual, y más personal, en lo humano. La vida de Jiro Horikoshi, uno de los ingenieros aeronáuticos más importantes de la Historia de Japón, cuyos aviones fueron usados en la Segunda Guerra Mundial, le sirvió a Miyazaki para elaborar una reflexión llena de poesía y melancolía sobre el sacrificio que se esconde detrás de cada proceso creativo y la necesidad de aprovechar cada uno de los paréntesis que ofrece el trabajo constante. Todo ello complementado por un melodrama romántico que eleva la película a unos niveles de sensibilidad y delicadeza marca de la casa. Ojalá el adiós se convierta en un hasta luego, ojalá alguien recoja el testigo de Miyazaki, ojalá nadie se canse de recordar el legado incalculable que nos ha dejado, finalizado con esta preciosa guinda de pastel.

7 'Las sesiones'
'Las sesiones'

En el momento de su estreno, muchos nos temimos lo peor. Lagrimas gratuitas, dramón facilón y una historia en la que el morbo tendría más peso que la honestidad. Nos quedaba la esperanza de que John Hawkes no accedería a formar parte de algo así. Afortunadamente, no nos equivocamos. 'Las sesiones', triunfa por tratar con delicadeza un tema que en manos de otros responsables habría quedado como algo burdo e, incluso, ofensivo. Triunfa por transmitir sus buenas intenciones sin trampa ni artificios, emocionando con honestidad. Triunfa por sus dos protagonistas, un inmenso Hawkes, que sigue sin fallar, y la recuperada Helen Hunt, absolutamente maravillosa en su valiente interpretación. Cuando termina, uno se descubre con la sonrisa pegada en la cara, sí, pero también con la lagrima acechando. Y eso solamente lo consiguen las grandes películas. Incluso cuando parecen tan pequeñitas como 'Las sesiones'.

8 'Shame'
'Shame'

Esa escena de vigilancia y caza en el metro. Esa soledad en un apartamento tan enorme como vacío. Esa 'New York, New york' pasada de melancolía y lágrimas. Esa carrera por las calles de una ciudad para evitar escuchar un ruido que golpea en el cerebro. Esa primera cita que es de una realidad desarmante. Ese primer beso furtivo que da paso a la tormenta. Esa incapacidad para escapar de una cárcel cuyos barrotes son los peores posibles, los de uno mismo. Ese paseo por la oscuridad y las luces de neon para saciar el hambre. Ese gesto de terror y éxtasis. Ese grito de dolor absoluto, que hace mucho daño, que traspasa la pantalla y nos remueve por dentro. Ese asombroso director, Steve McQueen. Esa magistral Carey Mulligan. Ese insuperable Michael Fassbender. Esa obra maestra.

9 'Stoker'
'Stoker'

Park Chan-Wook llega a Hollywood. Ese era el trato, esa era la idea, ese era el punto de partida. También era el miedo, la duda, de si la personalidad del director de 'Oldboy' quedaría difuminada por un presupuesto mayor o un guión de thriller al uso. Pero no. O sí. Porque 'Stoker' no tiene la historia definitiva, ni los giros más sorprendentes del siglo, pero es una trama lo suficientemente interesante como para que Chan-wook le saque todo el potencial. Y vaya si lo hace. Pura poesía visual, hipnótico ejercicio de estilo de un director capaz de cualquier cosa y, la mayoría, buenas. O excelentes. ¿Quieres escenas asombrosas? Aquí hay una cada dos minutos. Pestañea y te la pierdes. Y no quieres que eso ocurra, créeme.

10 'El hombre tranquilo'
'El hombre tranquilo'

No necesitas que sea 29 de febrero para ver 'El hombre tranquilo'. No necesitas que sea 29. Ni febrero. Necesitas que sea un día. Cualquiera. De hecho, DEJA TODO LO QUE ESTÁS HACIENDO Y SIÉNTANTE A VER 'El hombre tranquilo'.

Te puede interesar

Uno de los chistes de Chris Rock ha levantado ampollas en el debate feminista

Chris Rock levanta la polémica en los Oscar 2016 con sus comentarios sobre el #AskHerMore

Películas relacionadas

Comentarios

Noticias relacionadas