'Ágora', rigurosidad sin tensión

Laura Sande Viernes 22 mayo 2009

Alejandro Amenábar llega a Cannes con 'Ágora' y triunfa. La historia de la filósofa Hipatia destaca por la rigurosidad y buen hacer habituales en el director, aunque los críticos reprochan la falta de tensión de la cinta.

Amenábar ha contado con un presupuesto de 50 millones de euros, y la película estará protagonizada por Rachel Weisz, Max Minghella, Ashraf Barhom, Oscar Isaac, Michael Lonsdale, Homayoun Ershad y Rupert Evans.

En el siglo IV, Egipto era una provincia del Imperio Romano. Su ciudad más emblemática, Alejandría, se había convertido en el último baluarte de un mundo en crisis, confuso y violento. En el año 391, las revueltas callejeras alcanzaron una de sus instituciones más legendarias: la biblioteca. Atrapada tras sus muros, la brillante astrónoma Hypatia, filósofa y atea, lucha por salvar la sabiduría del mundo antiguo, sin percibir que su joven esclavo, Davo, se debate entre el amor que le profesa en secreto y la libertad que podría alcanzar uniéndose al imparable ascenso de los cristianos.

Según el crítico Carlos Boyero para 'El Pais' "Amenábar revive el universo perdido de Alejandría con poderoso sentido visual, diálogos excelentes, personajes diseñados con complejidad, tensiones latentes. Filma batallas y escenas de masas dando sensación de realidad, sin recurrir a los efectos de los ordenadores. Su implicación con la figura de la protagonista es estética y ética.

El tema y el primoroso lenguaje con el que se expresa me ponen incondicionalmente a favor de esta película, la veo y la escucho con respeto, estoy deseando que me atrape la emoción, pero ésta no llega. No consigo meterme dentro de una historia con tantas cosas admirables, condición indispensable que le exijo al gran cine. Esa mujer preciosa y actriz notable llamada Rachel Weisz está bien, pero no memorable."

Según Sergi Sanchez "Los 50 millones de euros se notan, hay trabajo en la reconstrucción histórica, pero el relato de la intolerancia religiosa, primero liderada por los paganos y luego por los cristianos, se desarrolla de una manera demasiado mecánica, mostrándose demasiado convencida de que está descubriendo grandes verdades sobre la humanidad cuando lo que cuenta es el pan nuestro de cada día.

Rachel Weisz está bien pero su personaje no evoluciona, y eso es un lastre para el ritmo y el tono de la película. Estática y fría como un témpano, no sabe equilibrar la balanza entre lo cósmico y lo íntimo, dándole demasiada importancia a lo primero en detrimento de lo segundo, con lo que perdemos la oportunidad de empatizar con los personajes."

El próximo 2 de septiembre se estrenará en España 'Ágora'.

'Ágora', rigurosidad sin tensión

'Ágora', rigurosidad sin tensión

Te puede interesar

\'Looking for Eric\', vuelve Ken Loach

'Looking for Eric', vuelve Ken Loach

Comentarios

Noticias relacionadas