Bienvenido Conéctate para puntuar películas, escribir críticas y mucho más

¡Puedes utilizar tu nombre de usuario y contraseña existente de FormulaTV!

Última hora Castilla y León confinará Aranda de Duero

Cinco facetas que hemos visto de Ryan Gosling y una de la que no tuvimos oportunidad

Jesús Márquez 03 noviembre 2013

Todo buen actor debe evitar caer en la auto-interpretación. Es muy usual esa frase de "Está haciendo de sí mismo". Y para escapar de esa crítica no hay nada mejor que demostrar tu capacidad para desenvolverte en diferentes papeles y registros. Me llama muchísimo la atención que a precisamente Ryan Gosling se le acuse de tener solo uno, cuando ya ha tenido bastantes oportunidades de demostrar que puede dar mucho de sí. El objetivo de este artículo, por tanto, es remarcar algunas de las películas que han dejado constancia de la versatilidad de Gosling y, de paso, recordar una anécdota que está muy relacionada con el asunto. No se trata de una carta de admiración a un actor que, como todos, no es perfecto; sino más bien un alegato de defensa de sus capacidades para hacerse valer dentro de personajes muy diferentes.

Ryan Gosling en 'El diario de Noa' y 'Blue Valentine'

1. Romántico ('El diario de Noa' y 'Blue Valentine')

Es una de las facetas más reconocidas de Gosling porque, de hecho, fue 'El diario de Noa' la película que lo lanzó al estrellato. Desenvuelto, pícaro y con mucha labia para engatusar; teniendo en cuenta todos estos rasgos, el actor se metió en la piel de Noa, un extrovertido muchacho que se enamora a primera vista de Allie Nelson, interpretada por Rachel McAdams. Curiosamente, seis años más tarde se pondría a las órdenes de Derek Cianfrance para interpretar en 'Blue Valentine' a Dean, un personaje con muchas similitudes con Noa. El paralelismo entre 'El diario de Noa' y 'Blue Valentine' es uno de los mejores ejemplos de la versatilidad de Gosling y de la brillantez de esta última, puesto que dichos parecidos son visibles en la película de Cianfrance solo durante las secciones en las que Dean es aún un joven con mucha ilusión por delante.

Ryan Gosling en 'Blue Valentine'

2. Dejado ('Blue Valentine')

Volvemos a 'Blue Valentine', solo que para hablar de los fragmentos de la película donde Gosling interpreta a su personaje en el presente, años después de que la relación con Cindy (Michelle Williams) comenzara. El filme funciona como un choque de extremos, donde el pasado corresponde con la idealización del futuro y los momentos perfectos, y el presente supone una derrota y una lucha por únicamente continuar. Dichos extremos se presentan en fragmentos que se intercalan una y otra vez hasta que la película finaliza. Durante las secciones correspondientes al presente, Gosling convierte a Dean un hombre dejado, con los mismos tics que su yo pasado (o con Noa), pero con los matices de una persona a la que el paso del tiempo y el estancamiento han hecho mella. Cianfrance consigue la antítesis de ideas con recursos formales como el tono sosegado y derrotado en el presente, sin música, y el tono alegre y victorioso del pasado, que sí que usa banda sonora; Gosling hace su parte convirtiendo al Dean del presente en una persona brutalmente diferente de aquello que una vez fue, sin llegar a distanciar al personaje de sí mismo.

Ryan Gosling en 'Lars y una chica de verdad'

3. Antisocial ('Lars y una chica de verdad')

Del romántico extrovertido y el marido derrotado, pasamos al hombre antisocial. En 'Lars y una chica de verdad', el actor interpreta a Lars, una persona con problemas para relacionarse con mujeres. Ante tal problema, acaba comprando una muñeca por internet y la empieza a tratar como si fuera real. Con guiños involuntarios constantes, problemas para expresarse y mucho nerviosismo, una vez más el contraste con su famoso Noa queda en evidencia a favor de interpretación sorprendente y muy, muy divertida.

'Drive', 'Los idus de marzo' y 'Solo diós perdona'

4. Contenido ('Drive', 'Los idus de marzo' y 'Sólo Dios perdona')

Aunque su faceta romántica, de personaje parlanchín, engatusador y enamorado, es una de las más famosas de Gosling, su lado más contenido es probablemente el que corresponde al registro al que más se le achaca ser el único que el actor posee. En algunos de sus últimos filmes lo hemos visto silencioso, con la mirada perdida, con pocas frases; más en 'Drive' y 'Sólo Dios perdona', pero también en menor grado en 'Los idus de marzo'. No obstante, es posible encontrar matices en esas interpretaciones, grandes y fantásticos matices, y, en cualquier caso, pese a ser un rasgo común entre algunos de sus personajes más famosos de los últimos años, no es la única forma en la que Gosling ha actuado durante su carrera; cualquiera de las otras facetas antes mencionadas dista muchísimo de parecerse a alguna de las tres actuaciones mencionadas en este párrafo.

Ryan Gosling en 'Crazy, Stupid, Love'

5. Cómico ('Crazy, Stupid, Love')

Ya pudimos ver su vis cómica en 'Lars y una chica de verdad', pero es en 'Crazy, Stupid, Love' donde acaba de demostrar su capacidad para el humor. Formando un fantástico dúo cómico con Steve Carell, Gosling interpreta a un don Juan con aún más hiperactividad y gracia que su Noa o Dean. En esta comedia romántica de Glenn Ficarra y John Requa, expone su talento con los ritmos y la entonación para hacer comedia. Estuvo cerca de repetir con Ficarra y Requa en 'Focus', compartiendo pantalla de nuevo con Emma Stone tras la buena química que demostraron en 'Crazy, Stupid, Love', pero finalmente las negociaciones no debieron acabar bien.

The Lovely Bones

La cara de Gosling que no pudimos ver ('The Lovely Bones')

En la interpretación siempre está la opción de buscar papeles que no requieran ningún tipo de cambio físico notable. Esta decisión podría llevar consigo un estancamiento por culpa de las expectativas de los equipos de casting: George Clooney lleva en la frente la etiqueta de elegante hombre de mediana edad y Jonah Hill estuvo a punto de tener para siempre la de gordito gracioso. Curiosamente, el cambio de físico de Hill coincidió con un cambio de registro, así como Christian Bale no dice que no a personajes totalmente dispares por motivos de físico: evita el estancamiento de personaje tanto a nivel psicológico como físico.

Ryan Gosling tras el rodaje de 'Lars y una chica de verdad'
En la ya citada 'Lars y una chica de verdad', Gosling engordó para evitar que su personaje fuese tomado como un guaperas, ya que en dicha historia es retratado como una persona con dificultades para socializar. ¿Y engordó mucho? Pues un poquito, sí, aunque tampoco exageremos. Era 2007 y tras finalizar recobró un poco la forma, pero entonces llegó Peter Jackson y lo contrató para 'The Lovely Bones'. Tenía 68 kilos. Apareció en el set de rodaje con 95. Gosling pensó que a su personaje le pegaba estar gordo: "Teníamos (Jackson y él) una idea diferente sobre la imagen del personaje. Yo realmente creía que debería pesar 95 kilos. Derretía Häagen Dazs y lo bebía cuando tenía sed. Realmente lo creía y estaba entusiasmado. Cuando aparecí me dijo: 'estás horrible'. Y yo le dije: 'lo sé, ¿no es genial?'. 'No, no lo es'". Jackson lo despidió y contrató a Mark Wahlberg como sustituto.

Hemos podido ver a Gosling con algunos kilitos más que de costumbre en 'Lars y una chica de verdad', pero nunca tuvimos la oportunidad de ver el cambio físico que tenía preparado para 'The Lovely Bones'. Su personaje como padre de familia atormentado y con un poco de peso de más quedará inédito. No ha habido Ryan Gosling gordo en la pantalla de cine. No es algo descartado, obviamente, en cualquier momento podría ocurrir: lo que queda claro de esta anécdota es que, si es necesario, a Gosling no le importa forzar su físico e incluso su salud por el bien del papel.

Artículos recomendados

Según el director Tim Miller 'Masacre (Deadpool)' está cerca de tener luz verde

Según el director Tim Miller 'Masacre (Deadpool)' está cerca de tener luz verde

Películas relacionadas

Comentarios

Noticias relacionadas