Bienvenido Conéctate para puntuar películas, escribir críticas y mucho más

¡Puedes utilizar tu nombre de usuario y contraseña existente de FormulaTV!

ÚLTIMA HORA El Gobierno ofrece el puerto de Algeciras para el desembarco del Open Arms

Miki Esparbé: "'El rey tuerto' es una invitación al diálogo"

Amanda Gil Viernes 20 mayo 2016

Hablamos con Miki Esparbé, que estrena 'El rey tuerto', la ópera prima del director Marc Crehuet. En ella interpreta a Ignacio, el cual ha perdido su ojo durante una manifestación por culpa de un antidisturbios.

Llega a nuestras pantallas este 20 de mayo, y desde eCartelera queríamos que nos contase un poco sobre la experiencia de convertir esta obra de teatro que tanto éxito cosechó, en una película. También hablamos con él de sus próximos proyectos, ya que tiene pendientes por estrenar 'Rumbos' y 'Cuerpo de élite'.

fotograma 'El rey tuerto'

eCartelera: ¿Cómo has vivido la adaptación de teatro a cine?

Miki Esparbé: Pues mira, por un lado el hecho de llevar dos años y medio haciendo el texto y que en un 95% esté clavado a lo que hacíamos, te da mucha seguridad y tranquilidad porque es algo que ya conoces. También es verdad que empezamos en una sala muy chiquitina de cuarenta butacas, entonces el tono era muy recogidito, muy orgánico, muy pequeñín, ¿no? Sí que es verdad que cuando salimos de esa sala de Barcelona y empezamos la gira, el acting tenía que ir acorde al sitio donde fuéramos. Entonces es verdad que agrandamos un poquito, incluso a nivel escénico tienes que adaptarte a espacios más grandes. Luego, cuando regresamos al cine tuvimos que recuperar lo que teníamos al principio, ¿no? Marc, que nos dejó volar en su día dijo "vale, ya está, la obra funciona o sea que ya nos vemos más adelante", y a la que pasaron dos años y medio, se reencontró el texto, se reencontró con nosotros y lo volvió a adaptar recordando algunas intenciones, de encapsular todo un poquito más para ir al plató. En la función si que te pegas un viaje de punto A a punto B durante una hora y media, y eso es muy bueno por un lado, por el otro, en cine es complicado porque son jornadas muy largas y yo iba con el ojo tapado, así que imagínate. Además, ya has visto que es un texto muy irregular, entonces la película te obliga a estar muy muy muy encima, a un nivel de compromiso muy alto y a no bajar la guardia en ningún momento porque, claro, es: comedia, comedia, comedia ¡pum! drama, drama, drama, ¡pum! comedia y dices "hostia, es que no doy a basto, no sé cómo hacer esto".

EC: ¿Cómo en 17 días rodasteis dos películas?

ME: Eso me pregunto yo, ¿cómo? (risas). Eso fue probablemente de lo más, bueno, de hecho, yo creo que es el proyecto más heavy que hemos rodado todos hasta la fecha. Es el más duro porque el nivel de: una vez tu puedes dejar tus entrañas en el set en tal toma, ¿no? Y te dicen que es buena, pero tienes que volver a repetir y el desgaste era muy muy muy elevado. La verdad es que te lo dicen otra vez y ni siquiera te lo planteas porque, si no lo hacemos con este texto, ¿con cuál lo hacemos? Nosotros sí que es verdad que llevábamos un ritmo que de pronto teníamos viernes bolo en Badalona, en Cataluña, luego nos íbamos a Logroño y luego, el domingo, en Casteldefells otra vez en Cataluña, entonces, íbamos todo el rato cambiando el idioma de una lado para el otro. En este sentido, sí que es verdad que lo teníamos en la punta de la lengua y que, con otro reparto, lo tendrías que ensayar hasta el infinito si lo quieres hacer así. Pero, vamos, eso no quita que fue un locurón.

EC: ¿Y por qué decidisteis grabarlo en los dos idiomas?

ME: Bueno, la verdad es que, por una cuestión de producción era más práctico a la hora de vender y de mover la peli. 'El rey tuerto' nació de un texto en catalán, entonces, también nos sentíamos con una cierta, no obligación, pero sí con ganas de tener también su propia versión original, y, aunque al principio nos sonó todo a chino y fue como "¿en serio? Vamos a doblarlo y chimpún". Luego agradeces también tener dos versiones. De hecho, hoy vamos a Barcelona a estrenarla en catalán.

EC: Yo ahora la quiero ver.

ME: Claro, hay mucha gente que nos dice "ahora quiero ver la obra de teatro. O sea, ¿cuándo la hacéis?". Y nosotros: "no, no, que ya no se hace, que la obra ya no la hacemos".

EC: Se agotaron las entradas súper rápido en su día.

ME: Súper, sí, sí. Nos fue muy bien. De hecho, gracias a eso, gracias a toda la gente que vino en teatro en su día, rodamos la peli.

Betsy, Ruth, Miki en 'El rey tuerto'

EC: ¿Cómo ha sido trabajar tu personaje?

ME: Pues...

EC: Entre el seseo, el ojo...

ME: Sí, el seseo, el ojo, claro, ¡Ya solo le faltaba ir cojo, probrecito!

EC: No, pero la posición del cuerpo sí que iba como encorvado.

ME: Sí, muy recogido, muy asustadizo, tiene mucho miedo... En Cataluña, hasta que estrenamos la obra de teatro pasaron 7 casos como el de Ignacio en 3 años. Una barbaridad, entre ellos el de Esther Quintana, que igual es el que se mediatizó más. Y recuerdo que durante el proceso de ensayos con Marc yo le decía en todo momento: "Mira, yo no quiero empaparme de los casos reales porque me van a condicionar mucho el curro y el viaje yo creo que lo puedo hacer desde otro sitio". O sea, el viaje era sencillo, era intentar empatizar con la tragedia de cada uno de ellos y tratar de ser uno más dentro de este desgraciado saco, ¿no? Entonces se puede agarrar ese acontecimiento desde muchos lugares y yo trate de empatizar por el lado más trágico, más jodido, más reciente, porque en el texto hacía solo 3 meses, se supone que ha pasado el accidente y así fue como, poco a poco, a través de los ensayos y de investigar con Marc, tratamos de encontrarlo. También es verdad que el personaje, aparte de lo del ojo, tiene este defecto a la hora de hablar, que condiciona mucho el cómo es este tipo en la vida y era algo que Marc tenía muy claro, quería en todo momento porque fuese algo que le acompañara toda la vida, algo como que le hiciese muy vulnerable ya no solo a raíz del accidente de hace 3 meses, sino algo que le acompañara en la infancia y en la adolescencia, que fuese un tipo que no lo haya pasado bien en la vida por lo que sea y que siempre haya tenido eso ahí. Y es verdad que son muchas capas y también es verdad que después de dos años y medio haciendo la función, nos metemos en el set y te acojonas cuando ves que de pronto estás rodando y sigues descubriendo cosas del personaje. Eso es algo que nos sorprendió como de "¿En serio? llevamos 2 años y pico haciendo esto, ¿cómo puede ser que todavía hoy haya descubierto algo que no había encontrado?". Y ha sido muy enriquecedor, la verdad, como actor, vamos.

EC: ¿Qué cosas has descubierto en el rodaje de tu personaje?

ME: Bueno, son cosas muy pequeñitas, cosas muy sutiles que te disparan. A veces conectas con algo, con una sensación igual que todavía no habías encontrado. Recuerdo que hay un momento en el segundo encuentro que tengo con David, con el personaje del antidisturbios, que siempre he defendido desde un sitio y en el rodaje lo defendí desde otro. Me conectó con una cosa como de impotencia que realmente es algo que siempre está ahí latente en la película, pero recuerdo que la premisa fue en una toma en la que el personaje de David me dice algo así como "yo me puedo poner en tu piel si me pongo la mano así" , y se tapa un ojo. Ahí mi personaje es como antes de tirar la toalla, voy a decir cómo me siento de verdad y por qué hago lo que hago y que la gente sale a protestar, porque sale a protestar, porque la gente está harta, está harta de ver todo, de ver casos de corrupción, de ver que no pueden tirar, de que no llegan a fin de mes y que, de repente, aparece todo. Ahora podríamos poner Panamá y mil cosas más, ¿no?

EC: La realidad está vigente en la peli.

ME: Sí, está todo el rato, no para de estar ahí y, recuerdo que Marc me dijo: "Está guay, pero muy agresivo", porque yo estaba cansado, quería hacerle entrar en razón y quería que se diese cuenta de que esto está pasando. Entonces Marc me dijo: "hazlo desde el amor", y le respondí: "si lo hago desde el amor me rompo, así de claro te lo digo", y dijo, pues "vamos a probar que se rompa". Realmente es la toma que se ha quedado en la peli, ¿no? Que mi personaje se lo dice desde un lado que es como "tío date cuenta, ya te lo digo desde el cariño, date cuenta, es que esto está pasando y no te das cuenta".

EC: Al final tanto cariño, y va a ayudarle.

ME: Claro también es verdad que en la peli hay una doble lectura, o una lectura paralela, en la que yo creo que todos actúan por amor, ¿no? El personaje de David en realidad va a buscar a Ignacio porque quiere recuperar a su chica. No lo hace por pena ni por condescendencia, lo hace por amor, e Ignacio va a verlo porque su chica se lo dice, si no, no le iría a ver. Hay un motor que bueno, nos mueve a todos. Siempre hay temas universales que aparecen: el amor, la amistad, la ambición. Bueno todos estos temas que siempre están ahí, que vienen de Shakespeare para acá, quiero decir, que tampoco estamos inventando nada, pero es verdad.

 'El rey tuerto' Ruth, Betsy y Miki

EC: Es una película que se mueve por amor, pero hay una escena en la que el personaje de Lidia, la mujer de David, entra y acaba diciendo que nos movemos por amor pero egoístamente, uno por uno. Eso te hace reflexionar, porque igual tu personaje se acerca a él por propio interés, ¿no?

ME: Él le va a ayudar porque su chica le dice que el pretexto es que así no le va hacer lo mismo que a él a otra gente, pero ¿qué seguridad tiene?. A David se le tienen que abrir un poco las perspectivas, decirle "abre un poquito la mente, esto no va así". Por eso te comentaba que es como que yo voy a rescatar a alguien, pero de pronto, al final te das cuenta que el discurso de Ignacio tampoco es bueno al cien por cien. Acabamos en sitios muy turbios, tampoco es muy alentador el mensaje, no sé.

EC: Empieza muy arriba la película y termina en un lugar que el público sale pensando, y eso tiene que ser muy bueno para vosotros, que veáis que la gente sale como meditando.

ME: Sí, y es lo que me decías antes de empezar la entrevista, que de pronto te encontrabas riéndote de cosas que piensas "no me imaginaba riéndome de eso", o al revés, que hay algo que te afecta mogollón y el de tu lado está riéndose y te violenta. Esa incomodidad esta buscada, obviamente. A partir del momento en que te meten en casa de un Mosso d'escuadra antidisturbios, dices "cuidado, yo pensaba que iba con la víctima, pero no". Normalmente nuestra lectura fácil es siempre ir con los que empatizamos a priori, pero luego te das cuenta de que ni los buenos son tan buenos, ni los malos son tan malos y te encuentras riendo de cosas de las cuales, aparentemente, nunca te habrías reído. Sí que es verdad que empieza como una comedia costumbrista, y en el minuto quince te destapa todo, y eso le viene muy bien y está totalmente intencionado. Al principio empieza como algo más ligero, con los estereotipos muy identificables: el bueno, el malo, la cultureta... pero todo eso se va desdibujando y es muy guay que la gente salga con ganas de comentar, de dialogar. Yo siempre digo que 'El rey tuerto' es una invitación al dialogo, y realmente pasa. Nos dimos cuenta con la obra de teatro, y ahora con la peli. La gente sale con necesidad de compartirla de decir "¿cómo te sientes tú? Yo he vivido esto, me he sentido así". Es verdad que la película cuestiona muchas cosas y es necesario que todos nos hagamos preguntas, al fin y al cabo: que hablemos de las cosas. Es como "no no, nosotros pasamos, todo el mundo pasa de todo. Pero no, no todo el mundo no pasa de todo". Tenemos, quien mas quien menos, un punto de vista a veces un poco pasivo ante lo que pueda pasar, pero la gente tiene una visón, y se tiene que compartir más allá de que parezca bien o mal, pero se tiene que compartir.

EC: ¿En qué momento Miki Esparbé, actor, decide meterse también en la producción?

ME: En el momento en que es una producción tan pequeña que aparece la posibilidad de que sea una especie de cooperativa. En este caso tanto Betsy, como Alain, como Xavi, como Silvia, como yo, nos metimos en el proyecto, porque: ¿si no me meto en esta peli en cuál me voy a meter?. 'El rey tuerto' también tiene un pedacito de nuestra alma, es un proyecto que viene de tan lejos que nos ofrecieron la posibilidad y dijimos que sí, porque es necesario. Es una pena que estas producciones pequeñas al menos que arranquen así, no arrancan. Es una pena, porque este año pasado rodé con Sergi Pérez 'El camino más largo para volver a casa', que se llevó el Gaudí a Mejor Película Catalana, y ostras, son pelis súper interesantes y pelis que son distintas del mercado mas mainstream, que también está muy bien y tiene que estar, pero hay un mercado indie necesario que si no fuese por directores como Marc, como Sergi y otros que se lían manta a la cabeza, y dicen "me hipoteco el piso, vendo el coche" y han hecho mil cosas, si no fuese por ello, el crowdfunding y por mil cosas más, no veríamos esas películas.

EC: Se está cogiendo la costumbre de que como con la crisis se está trabajando bien, no cambia el sistema. Se dice, "si se está haciendo muy buen cine", y sí la crisis como un revulsivo de "venga, va, nos movemos" puede estar bien, pero cuando llevas cuatro años trabajando al limite...

ME : Totalmente, y también te digo, coge a cualquiera de estos directores que te he citado, y pregúntales si harían otra película con las mismas condiciones, y te van a decir todos que no. Quiero decir, la crisis en ese sentido no es como "se está trabajando con esos presupuestos, ya funciona", no, la gente está muy cansada. No necesitan grandes cantidades, son películas muy baratas, pero necesitan apoyo.

EC: Por ejemplo 'Stockholm', con crowdfunding y 13 días de rodaje. ¿No deberían ayudarles a hacer películas más grandes y no centrarse solo en el que hayan conseguido una película?

ME: Es imposible, porque la gente va currando con condiciones precarias de mala honda, no de mal rollo, si no como "qué lastima, porque el proyecto está bien, las condiciones tendrían que acompañar". Es una pena, porque son pelis, que como decimos, tienen que estar ahí, y son directores que tienen voz y les están enmudeciendo porque no hay manera de levantar cosas.

EC: Hablando de directores que quieren levantar proyectos, dos años consecutivos en el Notodofilmfest.

ME: Sí, no sé. Mira, es curioso porque yo lo hago como hobby y porque me llama mucho la atención lo de dirigir. Yo soy muy observador y muy detallista, entonces me quedo con todo y a veces se me ocurren ideas y digo, "¿por qué no? Voy a tratar de hacerlo". Es verdad que es un hobby, es algo que hago por placer y no me crea y genera una presión de que me vaya la vida en eso, entonces lo disfruto. Sufro, porque soy muy exigente, pero me lo paso muy bien y lo disfruto mucho, y hasta la fecha las dos cosas han sido muy pequeñitas, tres minutos y medio, pero bueno, hay una necesidad de contar cosas, ahí lo dejo. De momento, a ver lo que va saliendo. Yo feliz.

 Miki y Ruth en 'El rey tuerto'

EC: ¿Veremos algo más?

ME: Ojalá. Cuando tenga cosas que contar las contaré, porque a veces me dicen, "oye y, ¿un proyecto largo?" y yo digo "de momento no lo tengo en la cabeza". Pero eso no quita que me gustaría un montón protagonizar, dirigir... Contar historias, si puede ser algo largo... Igual no solo, cogería co-dirección seguramente con Paco Caballero, que es el director de 'Doble Check' con el que ya he currado y con el que escribí un libro y mil cosas más. Es alguien con el que me siento muy cómodo trabajando. Siempre le pongo ahí, y el día de mañana ya verás como no va a estar o yo voy a estar por otro lado, ya me lo conozco (risas), pero sí que es verdad que sería algo chulo.

EC: Aún te quedan estrenos este año, ¿qué nos puedes contar de lo que viene?

ME: Pues que enlazamos la promoción casi con 'Rumbos', que es la segunda película de Manuela Moreno y es un proyecto muy personal de hace ocho años. Es muy coral, con un repartazo estupendo y que pasa en toda una noche a tiempo real en una gran ciudad pero todo dentro de vehículos, que es un formato peculiar y es muy guay. La estrenamos en Málaga y la respuesta fue muy bonita, a la gente le gustó mucho. No tiene nada que ver con 'El rey tuerto', y eso es un regalo para mí como actor, tener tres estrenos tan distintos entre sí. Luego está 'Cuerpo de élite' en agosto, que es una comedia de aventuras disparatada, yo siempre digo "comedia regional de aventuras", porque sí que se hace esa comedia de contrastes entre distintas autonomías, pero luego tiene una parte de aventuras muy bien defendida. es una película de acción de verdad, no se hace parodia de eso, pero sobre todo es una comedia de contrastes regionales muy bien llevada con un reparto que está estupendo. Nos lo pasamos muy bien haciéndola y nos lo vamos a pasar muy bien promocionándola creo yo. Y de cara a otoño algún rodaje, del que no te puedo contar demasiado... una película en septiembre y octubre si todo va bien, a ver.

Artículos recomendados

Lucha de egos en el Festival de Cannes

Festival de Cannes: 'Graduation', 'La muerte de Luis XIV', 'Risk', 'The Neon Demon'

Comentarios

Noticias relacionadas