Bienvenido Conéctate para puntuar películas, escribir críticas y mucho más

¡Puedes utilizar tu nombre de usuario y contraseña existente de FormulaTV!

'7 años': Huida de la conciencia de uno mismo

Paula Martínez Viernes 28 octubre 2016

Cinco personas. Una habitación. Una decisión que tomar. Así se presenta la premisa narrativa de '7 años', la primera película producida por Netflix en nuestro país, que llega a la plataforma el viernes 28 de octubre. Una apuesta por una creación minimalista, alejada de la acción y los cambios de escenario de una producción estándar, pero cargada de grandes diálogos e intensidad dramática. ¿Hacen falta exhibiciones cuando el ser humano en sí mismo ya es un espectacular torbellino?

Cuando el guionista José Cabeza, el productor Cristian Conti y el compositor de bandas sonoras Federico Jusid decidieron embarcarse en este humilde proyecto, quizás no sospechaban la envergadura que este podría llegar a tomar. Una vez incorporados el director Roger Gual y Netflix, la idea de juntar a cuatro socios y amigos con un mediador para decidir quién de ellos se sacrifica por el resto y va a la cárcel durante 7 años, comenzó a ser un hecho.

 Los cinco protagonistas de '7 años'

Para que este tipo de historias funcionen, la clave es que estén sostenidas por unas brillantes interpretaciones. Y sí, la elección del reparto ha sido muy buena. Arrasa un Paco León diferente al que hemos visto hasta ahora, con un personaje lleno de complejidad y matices que pone los pelos de punta. No se queda atrás Juan Pablo Raba, representante de la figura del, dicho mal y pronto, cabronazo del grupo, quien también tiene su verdad más sensible. Completan el cuarteto Juana Acosta, con el magnetismo y la fragilidad de una mujer fuerte que es capaz de enfrentarse a tres hombres a la vez, y Àlex Brendemühl, un líder con demasiadas explicaciones que dar.

El eslabón que une y separa a estos cuatro elementos del rompecabezas es Manuel Morón, un aparente equilibrio en medio del caos, un salvavidas al que todos desean agarrarse, pero que también puede sufrir problemas para mantenerse a flote. Eso es lo que aborda '7 años': el interior del ser humano, sus idas y venidas, sus sombras y sus luces, sus arranques y desplomes... Y sus errores. Para recrear esta atmósfera, son protagonistas los planos secuencia, que aportan a la película un tono teatral y le dotan de gran realismo y cercanía al espectador.

 Paco León, impecable en su papel en '7 años'

La acción completa en un solo espacio

'7 años' puede recordar en su estructura a películas como 'El método' o 'La habitación de Fermat' otras producciones españolas desarrolladas íntegramente en un solo espacio, también una habitación. Este tipo de creaciones pueden no gustar a todos los públicos, pero sí hacen alarde de una urgencia real y necesaria, y suelen presentar un guion lleno de giros y diálogos que hacen que sea la historia, y no la acción, la que atrape al espectador. Sin embargo, también tienen sus hándicaps, algo que ocurre con '7 años', que a momentos parece que no avanza, que algo no acaba de despegar o de explotar, o que recurre a un mismo planteamiento en demasiadas ocasiones.

Quizá esto forme parte del realismo minimalista de este film, cuyo carácter teatral puede ser difícil de recoger en formato audiovisual, pero es el que mantiene a sus actores concentrados y totalmente empapados de sus personajes; unos personajes que son llevados al límite y huyen de su propia conciencia en un intento de justificar por qué la persona que se encuentra a su lado merece tener una existencia más miserable que la suya.

Cuatro personas con miedo, con dudas, con un pasado y un futuro intermitente. Que se arriesgan, se equivocan, y no pueden dar marcha atrás. Nadie quiere ir a la cárcel y, sin embargo, esa oficina se convierte durante unas horas en la mayor prisión a la que se han enfrentado. ¿Cuánto puede llegar uno a callar y hasta dónde se atreve a despedazar al otro para salvarse?

Nota: 8

Lo mejor: La psicología de sus personajes

Lo peor: A momentos no termina de avanzar

Artículos recomendados

Crítica de 'Trolls'

'Trolls': En busca de la sonrisa permanente

Comentarios

Noticias relacionadas