Bienvenido Conéctate para puntuar películas, escribir críticas y mucho más

¡Puedes utilizar tu nombre de usuario y contraseña existente de FormulaTV!

EXCLUSIVA Laura Pausini, coach confirmada de la nueva edición de 'La Voz' en Antena 3

'Vivir de noche': La ley seca turbo de Ben Affleck

Pablo Cueto Viernes 27 enero 2017

Sombreros de ala corta, gabardinas, ametralladoras de tambor...Todo esto se nos ocurre cuando pensamos en un gángster. Y es precisamente lo que nos ofrece Ben Affleck en 'Vivir de noche'. El californiano produce (Junto a Leonardo DiCaprio), escribe, dirige y protagoniza esta adaptación de la novela de Dennis Lehane del mismo nombre. Por eso es posible que pueda decepcionar, porque nos ofrece algo que ya hemos visto muchas veces antes, y mejor contado.

Vivir de noche

Casi un lustro después de ganar el Oscar con 'Argo', Affleck vuelve tras las cámaras narrando la historia de Joe Coughlin, un criminal de poca monta que irá ascendiendo en la esfera del crimen organizado a lo largo de toda la costa este. ¿Suena novedoso? No mucho, pero los problemas vienen de otra parte. En una rápida presentación de personajes (E incidiremos en lo de rápida) conoceremos a Coughlin, una suerte de bandido que sobrevive a base de golpes pequeños, tras su regreso del campo de batalla en la I Guerra Mundial. Esta experiencia marca su vida, y su actitud: "No volver a seguir órdenes". ¿Nos estará queriendo decir algo Ben con esto?

En esta primera parte de la historia conoceremos a Emma Gould (amante de uno de los mafiosos regentes de Boston), el personaje de Sienna Miller, y su relación con Coughlin. Pese a su corto desarrollo podemos disfrutar de su formidable actuación, luciendo acento irlandés. Pero como toda relación con amantes de mafiosos, la cosa no acaba demasiado bien, lo que supone un nuevo comienzo para el personaje de Affleck, que hará del "no seguir órdenes" su máxima, intentando crearse un nombre por sí mismo en Tampa, Florida. En una corta, pero bastante potente, presentación nos encontramos totalmente inmersos en el ambiente criminal que reinaba en los Estados Unidos de la prohibición.

Vivir de noche

El elenco de secundarios que acompaña a Ben Affleck es formidable: Brendan Gleeson, Chris Cooper, Zoe Saldana, Chris Messina, Elle Fanning... Todos cumplen con su cometido sin mayores florituras. Chris Messina muestra una estupenda química con Affleck, con quién ya compartió reparto en 'Argo'. Pero si alguien destaca especialmente es Elle Fanning. Nos captura con su magnética mirada, pasando por encima de Ben Affleck (El absoluto protagonista) cada vez que comparte pantalla con él. Desearíamos que pasara más tiempo en pantalla.

Y ese es probablemente el mayor problema de la película.

Cuando la historia rebosa en 130 minutos

Parece que Ben Affleck ha querido meter la totalidad de la novela en los 130 minutos que dura, dando una sensación de estrépito que impide que terminemos de conectar del todo. Cómo si hubiera ajustado el tamaño de letra de las 400 páginas del libro para hacerlas entrar en un guión de 120. Y es una pena, porque el material de partida es impecable, pero esta rapidez en la presentación tanto de los personajes, como de algunos acontecimientos, hace que nos pase un poco por encima. Hay tantas cosas en la historia que todo parece suceder pues eso, demasiado rápido. Muchos de los temas que se tratan (Corrupción, fanatismo religioso, racismo, historias de amor...) resultarían muy interesantes de ser desarrollados en tramas más extendidas y con mayor profundidad, y no como una subtrama en la que casi podemos leer a su comienzo "Capítulo 9".

El ver pasar tantas cosas nos hará imaginar como hubiera podido resultar esta historia en formato miniserie. Resulta difícil no compararla en este sentido a 'Boardwalk Empire', que consigue tocar todos los temas que emanaban de la prohibición, sólo que esta lo hace en una duración de unas 60 horas.

Recorremos la costa este de norte a sur, conociendo la diversidad cultural de EEUU: Irlandeses, italianos, cubanos... y americanos (Afroamericanos y blancos): se agradece la inclusión en el guión de críticas bastante directas a la situación socio-política actual, en las que sólo faltaba la mención explícita de Trump.

Hacia el final, la película comienza a acusar su duración y a pedir que se cierre. Pero el desenlace no puede resultar más apurado y precipitado. Aún así, Ben Affleck parece mantener intactas sus facultades para rodar escenas de acción y suspense, que tan bien demostró en sus tres anteriores filmes.

Vivir de noche

Ahora bien, visualmente es un caramelo. Un mítico como Robert Richardson (habitual de Quentin Tarantino, Martin Scorsese, Oliver Stone...) se encarga de la dirección de fotografía, y saca el máximo provecho de esta época, aportando a la historia un toque de elegancia y estilo a la cinta (Los planos del paseo en lancha son espectaculares). El departamento de dirección de arte se ha lucido. Tanto en localizaciones, como en diseño de vestuario, nos hace entrar de lleno en esta atractiva década.

En definitiva, 'Vivir de noche' es una película que lo tiene todo para ser recordada durante mucho tiempo: Un reparto estelar, un diseño exquisito, una historia atractiva...

Pero no lo consigue del todo. Nos interesa la historia que nos está contando, (aunque no conseguimos conectar del todo debido a lo precipitado de la narración), resultando en algo no demasiado novedoso. El que mucho abarca, poco aprieta, Ben.

Nota: 6

Lo mejor: Visualmente impoluta. Localizaciones, vestuario y recreación de la época totalmente inmersiva.

Lo peor: A pesar de lo atractivo de la historia, los personajes y la época, no conseguimos conectar definitivamente debido a lo atropellada que resulta la trama.

Artículos recomendados

Crítica de 'Billy Lynn'

'Billy Lynn': Contrarretrato del héroe estadounidense

Comentarios

Noticias relacionadas