Bienvenido Conéctate para puntuar películas, escribir críticas y mucho más

¡Puedes utilizar tu nombre de usuario y contraseña existente de FormulaTV!

'The Leftovers': El placer de no tener respuestas

Javi P. Martín 16 abril 2017

'The Leftovers' no es para todos. No hay mucho público dispuesto a entregarse a una serie que se encarga de recordarle al espectador que nuestros intentos por entender la experiencia humana son fútiles y ridículos, mientras le plantea un sádico juego narrativo de pistas que no llevan a ninguna parte y misterios sin respuestas. Damon Lindelof ha llegado a decir que "las nueve personas" que seguimos viendo la serie estamos contentos con todo lo que hacen.

'The Leftovers'

Como alguien que ha visto siete de los ocho episodios que HBO va a emitir durante las próximas semanas para despedir la serie, voy a darle la razón a Lindelof. Si has llegado hasta aquí, es porque has conectado con Kevin Garvey, Nora Durst y los demás, sus historias probablemente te han roto, y comulgas con ese juego que plantea 'The Leftovers'. Y la tercera temporada es capaz de pulir aún más lo que ha sido una serie en constante crecimiento y perfeccionamiento.

La primera temporada, basada enteramente en el libro de Tom Perrota, co-creador y showrunner junto a Lindelof de la serie, fue una cuesta arriba que exigía al espectador paciencia y esfuerzo, una especie de ensayo y error que dio pequeñas joyas como 'Guest' o 'The Garveys at Their Best' pero daba muchos palos de ciego con tramas y personajes que acabaron desapareciendo para alegría de la mayoría.

Algunos de esos personajes vuelven en la tercera temporada, junto a un puñado de pistas que se quedaron colgando y algún que otro cameo que solo los que tengan reciente el comienzo de la serie (literalmente, los primeros minutos) reconocerán. Pero este desenlace sigue la estela de la segunda temporada, esa obra maestra televisiva que nadie esperaba.

'The Leftovers'

La narrativa no lineal, fragmentada en episodios centrados en viajes de un personaje o flashbacks, se potencia aún más. El primer episodio nos mostrará dónde están los personajes tres años después de donde se quedó la segunda temporada, con el potencial que tiene siempre un salto temporal. Cuando vamos descubriendo dónde y cómo se encuentra cada uno, 'The Leftovers' vuelve a hacer eso que tan bien se le da: lo inesperado. Y a la vez, lo que más sentido tiene, aunque al principio no lo parezca.

También se centrará gran parte de la acción en un nuevo escenario, como cuando pasamos de Mapleton a Jarden. Esta vez, el camino de los personajes los llevará a Australia, donde les espera una cara conocida, el padre de Kevin. Cómo llega allí cada uno de ellos y por qué es algo que se irá desarrollando a lo largo de la temporada, pero sí puedo adelantar algo: les guiará lo que les ha estado guiando todos estos años, la búsqueda de una respuesta.

Eso es lo que ha estado contando 'The Leftovers' todo este tiempo, y en esta tercera temporada, que llegará a HBO España cada lunes, horas después de su emisión en Estados Unidos, intuyo que se nos brindará la respuesta definitiva, esa que han estado anunciando estos años Lindelof y Perrota: que no hay respuestas. Por eso conectamos tanto con el viaje enajenado (y, creedme, esta vez será más enajenado que nunca) de un grupo de personas que intentan darle una explicación desesperada a lo que no lo tiene, ya sea la pérdida de nuestros seres queridos, ese sentimiento de que algo nunca ha estado del todo bien o nuestra mera existencia.

Como insectos dentro de una caja, los personajes de 'The Leftovers' se han enfrentado los unos a los otros, se han unido y se han vuelto a separar, se han aferrado a lo irracional (un número de National Geographic, la rabia de los perros, las casualidades, los terremotos) y también a la nada (los cigarros, el silencio y el propósito de recordarle a la gente que no hay nada más que sufrimiento), y han cuestionado su propia capacidad para ser felices. Y mientras tanto, siete años de sus cortas vidas han pasado y quizá llegue un momento en el que nada de lo que creían tenga sentido. Y entonces se preguntarán: "¿Y ahora qué?". Pero 'The Letfovers' no tiene la respuesta, solo nos ha dado las preguntas.

Y todo esto envuelto con una conjunción de talentos inesperados. Sin duda, Lindelof y Perrota y su equipo de guionistas tienen gran culpa de que esta sea una de las series más enigmáticas, magnéticas, sutilmente profundas y descaradamente divertidas de la televisión actual. No solo eso, sino que la tercera temporada es lo más loco y libre que se ha escrito en televisión en los últimos años. Pero hay también una cima que 'The Leftovers' ha alcanzado en su aspecto técnico, con un equipo encabezado por Mimi Leder, la directora de 'Deep Impact' y 'Cadena de favores', que ha sido productora ejecutiva y directora de algunos de los mejores episodios de la serie, y a quien tenemos que agradecer toda su grandeza visual, según asegura constantemente Lindelof.

Y el reparto, que también ha ido creciendo con el paso de las temporadas, no podría ser de mayor altura. A las interpretaciones de Carrie Coon (Nora), Amy Brenneman (Laurie), Christopher Eccleston (Matt), Liv Tyler (Meg), Ann Dowd (Patti), Regina King (Erika), Kevin Carroll (John) y Scott Glenn (Kevin Senior) se une esta temporada Lindsay Duncan. Coon es probablemente la que más ha podido brillar durante toda la serie, pero esta temporada hay que destacar a Brenneman, que protagonizará uno de los últimos episodios con una espléndida interpretación, y también al protagonista de todo esto. Kevin es un héroe perdido, constantemente lanzado al abismo, en medio del caos y sin muchas razones para seguir luchando, y el inocente rostro de Justin Theroux lo ha acabado convirtiendo en el centro perfecto de esta historia sobre aceptar que no entendemos nada. Además, su interpretación está a la altura de un último viaje que dejará claro que Kevin es el alma de 'The Leftovers'.

Pero dejo de adelantar detalles, porque a 'The Leftovers' hay que entregarse como un niño pequeño, cual tabula rasa. No tenéis ni idea de lo que os espera... por suerte. Lo empezaréis a saber a partir del 17 de abril, cada lunes en HBO España.

La venganza de Lindelof

Sí, hay mucho de Tom Perrota en 'The Leftovers': él tuvo la idea, en plena América post-11S, de imaginar una distopía marcada por el luto y la confusión. Pero esta no sería la misma serie sin la mano de uno de los autores de 'Perdidos'. Ambas plantean el mismo juego de pistas sin resolver, misterios fascinantes y cliffhangers de infarto, pero aquí hay algo más.

'The Leftovers'

Esta temporada, con el regreso de Kevin Senior, el padre del protagonista, encarnado por Scott Glenn, Damon Lindelof da una asestada final a todos esos haters que le llevan insultando desde que la serie de ABC llegara a su fin. Veremos cómo Senior se embarca en un viaje sin sentido aparente para encontrar respuestas, y cómo a partir de los más mínimos detalles es capaz de ir al fin del mundo, para acabar decepcionándose con su insatisfactorio destino.

Recuperando ciertos cabos sueltos que se quedaron en la primera temporada, 'The Leftovers' retratará la histeria de las teorías imposibles que recorren Internet, la caza desesperada de las explicaciones. Kevin Senior es la versión extrema de los personajes de 'The Leftovers' y un guiño oculto del guionista a todos esos espectadores del sobreanálisis y las hipótesis. Como el propio expolicía, capaz de lo más horrible para cumplir sus delirios, Lindelof quiere recordarnos que quizá nos estamos perdiendo por el camino equivocado cuando nos adentramos en una historia. "'The Leftovers' no va de eso", se ha dicho muchas veces. Solo que sus personajes no lo saben.

Artículos recomendados

Zoe Perry, la madre de Sheldon, desvela nuevos detalles de 'Young Sheldon'

'Young Sheldon': Zoe Perry habla sobre las diferencias del spin-off con 'The Big Bang ...

Comentarios

Noticias relacionadas