Javier Bardem: "Johnny Depp aporta toneladas de material, nunca sabes lo que va a hacer"

Jesús Agudo + Miércoles 17 mayo 2017

Barbossa. Davy Jones. Barbanegra. La saga 'Piratas del Caribe' ha tenido a lo largo de su historia unos villanos de primer nivel, de lo más carismáticos. Pero es algo muy necesario si quieren enfrentarse a ese torrente que es Jack Sparrow, uno de esos personajes que es capaz de marcar una etapa en el cine de Hollywood. Javier Bardem se suma a esta lista de némesis en 'La venganza de Salazar' interpretando a un capitán maldito que, junto a su tripulación de fantasmas, busca erradicar a los piratas de la faz de la mar. Pero le tiene tiña a un pirata muy concreto: Sparrow.

Pero, ¿es realmente Salazar el villano en una historia de piratas? "Los piratas no son buenos, ellos no son los héroes. Victoria Abril dice que los actores son los abogados de sus personajes. Defendemos nuestros personajes a pesar de todo, porque en el momento en que empiezas a juzgar a tu personaje no estás haciendo tu trabajo. Incluso cuando interpretas a alguien como Hitler, tienes que poner tus creencias a un lado y preguntarte la razón detrás de todo lo que hizo". Hemos tenido la oportunidad de sentarnos con el actor español en la presentación de la película en Disneyland París junto a un grupo de periodistas internacionales, y gracias a ello hemos conocido un poco mejor al personaje detrás de esos pelos que siempre flotan y esa mirada, como dice el propio Bardem, de "toro herido".

Piratas del Caribe: La venganza de Salazar

¿Quién es Salazar?

"Para mí Salazar era un hombre de honor que pertenecía a uno de los ejércitos navales más extraordinarios, orgullosos y fuertes del mundo: la armada española. Esa gente era normalmente del sur de España, de Cádiz y por ahí, y eran muy fuertes y muy orgullosos. Entonces un pirata de 16 años les traiciona y eso hace que se vuelvan locos. La idea detrás de eso para mí era que era como un toro herido, por la forma en la que habla y se mueve. Como esos toros que tienen una espada colgando en el lomo sangrando, pero que siguen luchando. Trabajé en esa dirección y ellos (los directores) quedaron conformes, salvo cuando lucha, que es cuando se convierte en el hombre que fue una vez".

¿El toque español fue cosa suya o estaba en el guion?

"Se me ocurrieron a mí, y había más. Por supuesto, como en todas las películas había más escenas en las que desarrollábamos eso pero al final la película está muy medida. Pero ayuda darle sabor a un personaje que habla inglés. Además, pensé que estaba bien que lo hiciera porque el personaje tiene ese sentimiento del toro. Y a veces pensaba que Salazar era como un artista de cante jondo, con ese profundo dolor con el que cantan y el llorar y lo que ha perdido y lo que duele, de ahí viene su personalidad. Al final, también te lo tienes que pasar bien".

¿Cómo era el proceso de maquillaje?

"El maquillaje de la cara fue una obra de arte increíble de los tipos que ganaron el Oscar por 'Mad Max'. Tardábamos tres horas cada día, no era mucho. En 'Mar adentro' tardábamos cinco horas, eso sí era duro. Cuando interpretas a un protagonista durante tres meses y haces doce horas de rodaje y cinco de maquillaje, eso son 17 horas. Lo que te deja siete horas para dormir. Si le sumas dos horas de ida y vuelta desde casa, se te queda en cinco horas de sueño. En esta película no fue el caso, rodaba dos o tres días a la semana por lo que tenía tiempo para descansar. Llegaba al set a las cinco de la mañana, y lo primero que hacían era darme los buenos días. Lo segundo era ponerme pegamento en la cara".

¿Qué hay del CGI?

"Es un reto muy grande trabajar así, es una buena prueba para un actor porque estás solo. Estás rodeado por una gigantesca pantalla azul y te dicen que por la izquierda pasa esto y luego miras ahí y por la derecha ocurre esto y luego ¡acción! En ese punto te tienes que quitar toda la timidez porque todo el mundo te está mirando y no hay nada para interactuar, solo tu imaginación. Es como cuando los padres les dicen a sus hijos que hagan algo para entretener a los invitados, ¡los niños no hacen eso con otros niños! Aquí es igual: 'haz algo para esta película de 250 millones de dólares'. Es un reto pero una vez que encuentras la forma es divertido porque todo se basa en tu imaginación, así que puedes divertirte mucho con ello".

¿Cómo hicieron los directores para que no naufragara semejante titán?

"Joachim Rønning y Espen Sandberg fueron muy cercanos teniendo en cuenta que vienen del norte. Podría decir muchas cosas buenas de ellos pero sobre todo me quedo con su capacidad para lidiar con este enorme monstruo. Construyeron un diez barcos a tamaño real y por todo el set no había más que grúas con luces enormes. Era descomunal. Pero siempre estaban calmados y se tomaban su tiempo aún con diez cámaras y cientos de extras. Sacaban tiempo para hablar contigo, era muy bonito. Nunca sentí que estuviéramos haciendo algo tan monstruoso. Era como con Sam Mendes en 'Skyfall'. Tienes la sensación de que estás haciendo una película, una película grande y entretenida pero también algo que quieres cuidar. Y eso es genial pensando que era su primer gran monstruo".

¿Y cómo fue trabajar con Johnny Depp?

"Es un gran tipo, es divertido y todo un caballero. Recuerdo en 1999 (trabajaron juntos en 'Antes que anochezca") cuando él interpretaba a una drag queen y yo sabía que venía pero no sabía que ya estaba en el set y vi una figura acercándose. Qué culo tan bonito, pensé. Y era el de Johnny. Seguía siendo un culo precioso (risas). Fue muy majo, muy amable, se preocupaba mucho y era genial trabajar con él. Desde entonces, hemos tenido la oportunidad de conocernos un poco más. Cuando interpreta a Jack Sparrow teníamos un problema, como cuando trabajé con Daniel Craig o con Judi Dench como M, son personajes tan icónicos que cuando están frente a ti te quedas petrificado y piensas: 'mierda, estoy trabajando'. Especialmente con Johnny, que lleva tanto tiempo haciéndolo, es gracioso porque es como un payaso por la forma en la que controla el lenguaje corporal y sus movimientos. Cómo se transforma es sorprendente. Todo lo que dice y hace como ese personaje es brillante, los directores tuvieron toneladas de material gracias a lo que aportaba Johnny. Es un placer porque tienes que ser abierto ya que nunca sabes lo que va a hacer. Se mantiene en el guion pero controla tanto al personaje que cualquier cosa que haga estará bien".

Skyfall

¿Qué secreto hay detrás de unos villanos tan icónicos como los suyos?

"Lo primero de todo es el material, en el sentido de que tienes que tener algo para jugar porque si no estás perdido. 'No es país para viejos' es obviamente una gran novela y 'Skyfall' tenía un gran guion con Silva como un personaje revolucionario en la franquicia Bond porque tenía rasgos nuevos. Sam (Mendes) y Barbara Broccoli y todos aceptaron esas novedades, y eso es importante porque tú traes tus ideas y ellos no dicen 'no, tiene que ser como tiene que ser', fue al contrario en realidad. Y con esta película fue lo mismo, Jerry Bruckheimer, Disney y los directores me dijeron: 'Venga, ¿qué quieres hacer?'. Trabajamos en conseguir algo diferente sabiendo que es 'Piratas del Caribe' y que el personaje necesita algo de musicalidad, si no no pertenece a esta película. Tienes que encontrar una forma de hacer algo que se ha hecho un trillón de veces, algunas veces algo mejor, pero de forma distinta. Ese es el reto: ser ligeramente diferente".

Cómo lidiar con la violencia de esos personajes

"No es fácil pelear en 'Ghandi'. Qué maravilla lo que hacía Ben Kingsley. Mis películas tienen mucha violencia, la vida está llena de violencia y tenemos que retratar la violencia. Lo importante es cómo lo la retratas, y en una película de Disney no es para tanto. 'No es país para viejos' es una película completamente distinta".

¿Cómo va el rodaje de 'Escobar'?

"Terminamos en diciembre y ha sido genial. Llevo esperando 16 años para interpretar ese papel, y trabajar con Penélope... Creo que ha hecho un trabajo increíble como Virginia. Espero que salga este año, pero no sé porque sigue en el proceso de montaje".

¿Qué hacen los Oscars de Pe y Ja cuando se juntan?

"No hablan entre ellos. Bueno, no que yo sepa. A lo mejor por la noche...".

El lado oscuro de la interpretación

"Bueno, nací en este mundillo así que lo he visto todo. He visto lo duro que es pero tengo suerte, me siento afortunado. En España creo que pertenezco al 9% de la gente que puede vivir de esto, así que hay un 91% que no puede. Es un trabajo duro. Cuando hablamos de actores normalmente pensamos que son actores que conocemos porque trabajan. Pero los bares están llenos de actores que no trabajas, tanto delante como detrás de la barra. Así que sé que soy afortunado. Intenté ganarme esa suerte porque sabía que un día podía cambiar. Así es este trabajo, un día estás dentro y al siguiente estás fuera. Y eso no lo decides tú, lo deciden por ti".

El Bardem pintor

"Me gustaba pintar cosas realistas, más dibujar que con el pincel. Me gustaba el estilo de los cómics de caras y cuerpos, y supongo que soy actor porque me importan mucho las expresiones faciales, no tanto las cosas. Sigo pintando, pero cuando hablo por teléfono, no es lo mismo. Pero ayer vi a una chica en Disneyland haciendo retratos y era buenísima. Me quedé alucinado".

¿El secreto de que no pasen los años por él?

"Un buen equipo de efectos especiales a tu alrededor. Como el joven Jack Sparrow".

'Piratas del Caribe: La venganza de Salazar' llega a los cines el 26 de mayo.

Te puede interesar

¿Qué opina Kirsten Dunst de los reboots de Spider-Man?

A Kirsten Dunst no le importan los reboots de 'Spider-Man': "La nuestra fue la mejor"

Comentarios

Noticias relacionadas