'Boris sin Béatrice': El infiel arrepentido

Miguel Ángel Pizarro Viernes 19 mayo 2017

Es curiosa la distribución, el canadiense Denis Côté, uno de los cineastas más solventes del panorama quebequés, apenas ha podido verse en salas comerciales en España y es justo uno de sus filmes más flojos, 'Boris sin Béatrice', mostrado en la Selección Oficial de la 66ª edición de la Berlinale, el que tiene la suerte de poder verse.

Boris sin Béatrice

Boris Malinowski es un empresario de éxito, se considera muy orgulloso de sí mismo y ha podido cumplir todos los objetivos que se ha propuesto en la vida. Sin embargo, su esposa, Béatrice, ministra dentro del gobierno de Canadá, ha entrado en una fuerte depresión que le retiene buena parte del tiempo en la cama. Esto trastocará el mundo de Boris, que decidirá buscarse una amante y contratar a una empleada doméstica para cuidar a su esposa, una empleada con la que también flirteará. Sin embargo, esto hará que Boris deba enfrentarse a sí mismo.

Inmadurez a los 50

Côté parece querer darle una vuelta de tuerca a su estilo al traer una historia de profundos dramas personales, como ya se vio en 'Ella quiere el caso' o 'Vic+Flo Saw a Bear'. Sin embargo, el resultado dista mucho de ser tan eficiente como en sus anteriores películas. Básicamente porque el protagonista, interpretado por James Hyndman, carece de cualquier empatía hacia el público. Es más resulta hasta irritante debido a la arrogancia con la que trata tanto a su esposa como a su hija y su amante.

Boris sin Béatrice

Teniendo esa gran parte en contra, no ayuda nada que la película sea autoindulgente en todo momento, perdonando la inmadura actitud de su protagonista. Con esa gran contra, las interpretaciones de los actores, defiendo como pueden personajes bastante estáticos, no logran salvar una cinta que desprende cierto aroma a trasnochado, sintiendo que se trata de la película más floja dirigida por un director que ha tenido películas con mayor profundidad y complejidad en el pasado.

Entre el drama familiar y la comedia satírica

A eso hay que añadirle que la presencia de Denis Lavant, el actor fetiche de Leos Carax, le da cierto trasfondo abstracto, paradójicamente, perjudica al filme al provocar la sensación de crear momentos de extraña solemnidad con cierto humor ácido y satírico, algo que no casa con el tono de una película menos complicada de lo que aparenta. Salvando mucho las distancias, recuerda al protagonista masculino de 'La comuna', un personaje frío y sin empatía que se pierde en medio de su propia inmadurez.

Boris sin Béatrice

Con semejantes ingredientes, 'Boris sin Béatrice' se convierte en un traspié en la carrera de Denis Côté. No lo es por tener un protagonista arrogante y nada asertivo, sino por crea una cinta con un mensaje endeble y muy contradictorio. Un drama cercano a la comedia, pero con resultados más bien dispares. Sin duda, una mala carta de presentación para el público. Una lástima.

Nota: 4

Lo mejor: Cómo James Hyndman defiende como puede a su personaje.

Lo peor: La autoindulgencia con su protagonista, que es la arrogancia personficada.

Te puede interesar

¿Saltan las alarmas por la caída de audiencia de 'The Walking Dead'?

'The Walking Dead': Al CEO de AMC no le preocupa la bajada de audiencia

Comentarios

Noticias relacionadas