Bienvenido Conéctate para puntuar películas, escribir críticas y mucho más

¡Puedes utilizar tu nombre de usuario y contraseña existente de FormulaTV!

David Ayer, director de 'Escuadrón suicida', dirigirá el remake de 'Scarface'

Alberto Hernando Sábado 20 mayo 2017

Se arrepiente de no haber hecho al Joker protagonista de 'Escuadrón Suicida', pero el director David Ayer tendrá una segunda oportunidad con otro excéntrico icono del cine: Scarface. Desde que Antoine Fuqua abandonó el proyecto, Universal Pictures ha estado buscando otro candidato para el remake de los clásicos de Howard Hawks (1932) y Brian de Palma (1983) y, según informa Variety, han escogido a David Ayer.

David Ayer, el diretctor de Escuadron Suicida dirigirá el remake de Scarface

El remake volverá a adaptar la novela de Armitage Trail sobre la historia de ascenso y caída en el mundo del crimen de un inmigrante introducido en la mafia. La versión de David Ayer se sumará a los dos éxitos anteriores de Howard Hawks y Brian de Palma. Vuelve a ser producida por Universal, que compró los derechos de la novela para la primera versión, y recuperará a Martin Bregman, que ya estuvo en el film de 1983, en el equipo de producción. El guión está escrito por Jonathan Herman, que estuvo implicado en el libreto de 'Ghost in the Shell: El alma de la máquina', en colaboración con los hermanos Joel y Ethan Coen y Terence Winter (guionista de 'Los Soprano' y creador de 'Boardwalk Empire'). El actor Diego Luna iba a interpretar al protagonista al mando de Antoine Fuqua, pero no se sabe si seguirá en el proyecto con el cambio de dirección.

Además de 'Escuadrón Suicida', Ayer tiene una amplia experiencia en el género criminal y policiaco. Debutó con una historia de las duras calles en los suburbios de Los Ángeles en 'Vidas al límite' , ha adaptado a James Ellroy en 'Dueños de la calle' y su próxima película será 'Bright', una película para Netflix que híbrida el fantástico con el policiaco. También tenía programado un spin-off de 'Escuadrón suicida', 'Gotham City Sirens', pero no se sabe si se verá afectado por el nuevo proyecto. Independientemente de que su mirada hacia el género y este tipo de personajes guste más o menos, no cabe duda de que la carrera del director encaja con una película como 'Scarface'.

Universal ha fechado el estreno para el 10 de agosto de 2018.

Las versiones de Scarface

'Scarface, el terror del hampa. Haward Hawks, 1932. Paul Nini interpreta a Tony Camonte, un pistolero de origen irlandés con una cicatriz en la cara, toma el poder en la mafia de Chicago durante los años 20. Pero su carácter ambicioso y cruel y la viciada relación con su hermana y su amigo Gino le conducel al desastre.

Lo que sí y lo que no funciona en 'Escuadrón Suicida'

1 El montaje
El montaje

Los rumores ya daban motivos para la preocupación: hay como mínimo dos versiones de 'Escuadrón Suicida' en la sala de edición. Una propuesta por el director, y otra encargada por el estudio, que finalmente se impuso.

No sabemos cómo será la versión de Ayer (quien, por otra parte, niega rotundamente que exista), pero todos hemos sufrido el montaje final. Sin ritmo, con una primera media hora tratada como un simple trámite necesario para presentar a todos los personajes lo antes posible, y sin sentido de la progresión ni ganas de unir unas escenas con otras con un mínimo de concordancia o evolución.

Hay problemas que están ahí de base, desde el propio guion (que, al parecer, tuvo que escribir Ayer en unas seis semanas), pero lo que termina de matar a 'Escuadrón Suicida' es su montaje. Uno bueno podría haber arreglado mínimamente este desaguisado.

2 La autocensura
La autocensura

Volvemos a culpar a Warner Bros aquí de un proyecto que ha resultado ser contradictorio y bipolar. Por un lado, la idea de hacer una película sobre malos malísimos, dirigida por un hombre con garra y estilo, y venderla como un cóctel molotov lleno de actitud y violencia; por otro, en su afán por llegar a todo el público, se edulcora todo (sobre todo en su último tercio) y se queda todo a medio camino. Estos villanos, "los peores héroes de la historia" según el marketing, ladran más que muerden. Se nos insiste en que han hecho cosas horribles, pero no nos dejan que las veamos. No hay sangre ni tacos porque estos villanos son muy educados.

Si una de las razones del éxito de 'Deadpool' fue no sacrificar su espíritu para alcanzar una calificación apta para el público joven (que fue a verla sin importarle el aviso), 'Escuadrón Suicida' tendría que haber hecho exactamente lo mismo para no resultar una cinta con menos gracia y gancho de lo que prometía su campaña publicitaria.

3 La gran mayoría de personajes
La gran mayoría de personajes

En una historia tan coral como esta es más difícil conseguir una buena construcción de personajes, pero eso no es una excusa. Y más cuando lo de coral es más bien teórico: un buen porcentaje de las caras que aparecen en el cartel son eso, caras.

Más allá de los dos principales protagonistas, Deadshot (Will Smith) y Harley Quinn, y un par de secundarios decentes, Amanda Waller y Rick Flag (Joel Kinnaman), los demás componentes de este puzzle son piezas que no encajan las unas con las otras y no terminan de mostrarnos una imagen completa.

El Diablo (Jay Hernandez), uno de los secundarios más desarrollados, tiene en su escena más intensa e importante el momento más pesado de todo el metraje: la secuencia del bar, que debería terminar de definir al grupo como tal y los une contra todo, no tiene la suficiente fuerza porque antes no ha habido razones ni progresión que nos llevara a ello. Y sin más profundidad ni saber demasiado de él, queda como un asesino machista que mató a su familia por un descuido. No llega a la redención ni tampoco al simple interés.

Boomerang (Jai Courtney) y Killer Croc (Adewale Akinnuoye-Agbaje) se limitan a tener un par de gags, y no todos son graciosos. Por lo demás, se les puede ver durante todo el metraje de fondo, al uno lamiéndose constantemente y al otro bebiendo cervezas.

4 El villano (o los villanos)
El villano (o los villanos)

La más mala malísima de la historia es Amanda Waller, y de ella no tenemos queja. Cumple como mujer fría y calculadora, desesperada por ganar poder y llevar a cabo sus planes, y en gran parte gracias a Viola Davis, que no tiene miedo a cruzar límites ni a hipertrofiar su interpretación, al servicio de un personaje odioso.

Pero la villana es una Cara Delevingne que sigue sin demostrar que es más que una cara bonita, aunque tampoco es que le den la oportunidad. Tanto ella como su "hermano" se quedan en mera excusa para que este grupo de personajes se una y tenga una misión. Pero al final, ese es el caso: tiene que haber más que excusas, tiene que haber una historia. En 'Cazafantasmas', que se estrena en España una semana después de 'Escuadrón Suicida', el villano es la antítesis de las protagonistas y sirve para subrayar el mensaje de fondo del filme. No hay mensaje en 'Escuadrón Suicida', ni tesis, ni siquiera un villano divertido. Y ello desemboca en un tercer acto que no tiene sentido ni provoca nada más que alguna risa ahogada, sobre todo cuando Ayer nos quiere vender que estos personajes se importan los unos a los otros. Cariño y química que no vemos y que al parecer ha surgido por generación espontánea en unas pocas horas.

5 El Joker
El Joker

La nueva versión del archiconocido villano de DC venía, primero, con el rechazo de todos aquellos que no querían ver el memorable trabajo de Heath Ledger mancillado, y después con el hype provocado por un Jared Leto que se entregó a la estética y la personalidad de su personaje. Consiguió el actor y músico que nos olvidáramos que esta no era su película.

El problema con este Joker no es que no esté a la altura, es que no aporta nada al conjunto. Al parecer, gran parte de las escenas que Leto rodó no han llegado al metraje final. Aun así: sobran más de la mitad de las que llegaron.

Los flashbacks con Harley Quinn sirven, al menos, para ahondar en la historia de ese personaje, el mejor de la película, pero la presencia del Joker en la trama principal del filme no hace más que distraer del conflicto central (en el caso de que lo hubiera). Al final, el arco sobre su intento de rescate de Harley queda en nada, y no cambia ni un ápice la historia general.

El Joker es, en cierto sentido, todos los problemas de 'Escuadrón Suicida' condensados: mucho color, mucho hype, mucho ruido, sabes que quiere molar, pero debería molar mucho más, y en unos días no te acordarás de él.

6 Sí: Harley Quinn y Margot Robbie
Sí: Harley Quinn y Margot Robbie

Quien espere el alegato feminista del cine comercial de 2016 en el personaje interpretado por Margot Robbie, tendrá que hacerlo sentado. Harley Quinn es una mujer fuerte, sí, impredecible, divertida, carismática, pero también es una desequilibrada mental y dependiente de un hombre. Todo esto estaba sobre el papel, ya en los cómics de DC, así que nada nuevo bajo el sol.

Pero el caso es que las cosas buenas del personaje han llegado intactas a la gran pantalla en su primera incursión, y la interpretación de Robbie ha estado a la altura, dándole una mezcla exacta de locura, desparpajo y fragilidad. Una pena que Ayer se pase la mayor parte de la película convirtiéndola en un mero objeto sexual.

7 Sí: El marketing
Sí: El marketing

Obviamente. Cuando lo mejor de una película es el tráiler (y 'Escuadrón Suicida' es un caso de manual), es que el marketing ha hecho su trabajo. Quizá demasiado bien: muchos esperábamos que esta fuera la película del verano, un bombazo de estilo, fuerza, violencia, humor, colores y musicón. Todos los avances, eventos, apariciones y declaraciones del reparto y material promocional apuntaban a ello.

No queríamos creer, cuando empezaron a surgir rumores sobre fechas de rodaje adicionales, nervios por parte de Warner Bros y diferencias creativas, que esto no fuera el reloj suizo de la diversión que esperábamos. Pero cuando el río suena...

8 Sí: El estilo
Sí: El estilo

Es indudable que David Ayer ha conseguido plasmarle una personalidad muy marcada y original a 'Escuadrón Suicida'. El diseño de producción es lo más sucio de la película, las luces de colores inundan la pantalla y no hay minuto del metraje que no tenga una canción solvente de fondo. Pero el cine no es una sucesión de videoclips musicales sin hilo conductor.

Tampoco está a la altura el director en las escenas de acción, en las que abusa de planos cortos y cámaras lentas, sin saber darle una consistencia en la propia puesta en escena. Pero sí hay momentos visualmente llamativos y potentes. Bonito envoltorio para la nada.

'El precio del poder'. Brian de Palma, 1983. De Palma dirige a Al Pacino según el guión de Oliver Stone. Scarface se ha convertido en Tony Montana, es un emigrante que a huido de Cuba con el mismo carácter de 1932 y vivirá una trama parecida en Miami, rodeado de todo los lujos y excesos de los 80.

El Hollywood clásico y el Nuevo Hollywood hicieron sus versiones, supieron adaptar la misma trama a tiempos absolutamente distintos sin repetirse nunca y lograron convertirse en clásicos del cine. Si el mundo ha cambiado tanto desde los 80 sería lógico que se hiciera una nueva versión. Esperemos que David Ayer sepa encontrar una mirada propia a la historia. Y, por favor, que mantenga a Scarface como protagonista...

¿Os parece una buena elección o será un "Scarface Suicida"?

Artículos recomendados

Dwayne Johnson ganaría a Trump si se realizasen unas elecciones ahora

Dwayne Johnson ganaría a Trump si se realizasen unas elecciones ahora

Comentarios

Noticias relacionadas