Bienvenido Conéctate para puntuar películas, escribir críticas y mucho más

¡Puedes utilizar tu nombre de usuario y contraseña existente de FormulaTV!

EXCLUSIVA Telecinco amplía 'El tiempo del descuento' con emisiones lunes y miércoles

De ser casi "chico Almodóvar" a su abandono escolar: 10 curiosidades de Jonathan Rhys-Meyers

Diego Da Costa Jueves 27 julio 2017

Jonathan Rhys-Meyers nació el 27 de julio de 1977 en Dublín, Irlanda. Su verdadero nombre es Jonathan Michael Francis O'Keeffe, pero a la hora de escoger su nombre artístico optó por el apellido de soltera de su progenitora. Lleva más de 20 años de carrera artística en el mundo de la interpretación, desde su primera incursión en la gran pantalla con 'A Man of No Importance' en 1994.

 Jonathan Rhys-Meyers en 'Los Tudor'

En 1996 consigue su gran oportunidad con el papel protagonista en 'The Disappearance of Finbar'. Su fama va en aumento y empieza a ser admirado por la crítica y la industria cinematográfica. En 1998 realiza 'Velvet Goldmine', como Brian Slade y es nominado a los Premios de la London Critics Circle Film. A finales de los 90, aparece en películas como 'La pérdida sexual de la inocencia', 'La institutriz' o 'The Tribe'. Con la llegada del nuevo milenio, le vemos en la exitosa 'Quiero ser como Beckham', dando vida al personaje de Joe.

A partir de 2004 empieza a obtener propuestas interesantes, entre las que destacan 'La feria de las vanidades' como George Osborne y 'Alejandro Magno', donde da vida a Casandro, rey de Macedonia. El irlandés toca la cúspide de su fama un año después cuando acumula grandes éxitos que lo colocan como uno de los actores más prometedores de su generación. 'Match Point' y la miniserie de Elvis Presley, 'Elvis', le colocan en el punto de mira. Por el biopic del cantante de rock'n'roll consigue su primer Globo de Oro.

Curiosidades de Jonathan Rhys Meyers

1 Problemas de corazón

Jonathan Michael Francis O'Keeffe, conocido artísticamente como Jonathan Rhys-Meyers, nació en Dublín el 27 de julio de 1977. El apellido artístico viene de herencia de su madre. Durante toda su infancia vivió en Cork. En el momento de su nacimiento, el actor fue diagnosticado de un grave problema de corazón. Sus padres decidieron bautizarle lo más rápido posible, dado que ellos mismos pensaban que el entonces pequeño Jonathan no llegaría a vivir demasiado tiempo. Finalmente, esta dolencia pudo ser tratada y el actor llevó una vida sin apenas limitaciones.

2 Abandono escolar

A los 16 años, Jonathan Rhys-Meyers fue expulsado de forma definitiva del colegio. La razón fue la reiterada ausencia del joven al centro docente. Por lo tanto, decidió dedicarse a visitar y probar distintas salas de billar. Durante una de sus peculiares expediciones, agentes de casting se quedaron prendados con el talante del chico. Le propusieron hacer el casting de la película 'War of the Buttons', y aunque no fue elegido, el artista decidió seguir probando suerte en el ámbito cinematográfico, hasta que llegó su gran oportunidad con la película 'A Man of No Importance' en 1994.

3 Pasión por la música

Además de ser actor, Jonathan Rhys-Meyers también ha cultivado otra vena artística: la musical. El artista ha interpretado a lo largo de su carrera varias de las canciones que aparecen en la banda sonora de algunos de sus proyectos. Por ejemplo, de la película 'Velvet Goldmine', fue la voz de cuatro de sus temas, aunque luego en la versión en CD fue sustituido por intérpretes conocidos. Con el film 'August Rush' llegó a tener con 'This Time' una posición en la Canadian Hot 100, en concreto, el 84º. Para terminar, otra de sus facetas fue la de modelo, como chico Versace en la temporada de otoño/invierno de 2006 y primavera de 2007, además de ser el rostro de las fragancias de Hugo Boss hasta la llegada de Jared Leto.

4 Adicción grave al alcohol

La vida del actor ha estado marcada por el abuso extremado del alcohol. En mayo de 2005 fue la primera vez que Jonathan Rhys-Meyers entraba en un centro de rehabilitación para superar esta adicción, pero ha llegado a ingresar más de seis veces. En 2015 volvieron los rumores de una recaída al no asistir al Festival de Cannes para buscar promoción de la película 'Damascus Cover'. Además, las cámaras captaron imágenes de él comprando vodka y muy desmejorado. Por suerte, en los últimos dos años, el artista no ha vuelto a recaer en sus viejos demonios. Su adicción le ha causado graves problemas: detenciones, suspensión de volar en United Airlines, un supuesto intento de suicidio y su imagen pública dañada al ser acusado de racista, además de varios juicios.

5 Muy volcado con Irlanda

Jonathan Rhys-Meyers es considerado como uno de los rostros más representativos de Irlanda. El actor siempre ha afirmado sentirse muy orgulloso de sus orígenes y nacionalidad, aunque en alguna ocasión ha admitido que hay personas que se han dejado llevar por los clichés hacia los irlandeses. En 2008, el artista se convirtió en el embajador de la Organización Caritativa, Hope Foundation, que tiene su sede en Cork, ciudad en la que pasó la mayor parte de su vida antes de alcanzar la fama. Ese mismo año el 5 de octubre, Rhys-Meyers recibió el reconocimiento del Patronato de Honor de la Sociedad Filosófica del Trinity College de Dublin, su lugar de nacimiento.

6 Casi es "chico Almodóvar"

Aunque parezca increíble, Jonathan Rhys-Meyers estuvo a punto de convertirse en un "chico Almodóvar". Con 25 años, en 2002, el actor fue contemplado por el realizador manchego para meterse en la piel de Benigno Martín, el protagonista de 'Hable con ella', según se cuenta. El director se obsesionó tanto con esta idea, que se supone que mandó traer al actor a Madrid para ensayar su papel. Parece ser que el resultado no fue el esperado y que Almodóvar no vio la imagen de virgen, tímido y antisocial de Benigno en la imagen del artista. Finalmente, sería Javier Cámara el encargado de dar vida al peculiar enfermero.

7 Ganador de un Globo de Oro

En 2005 se produjo uno de los mejores años para Jonathan Rhys-Meyers. El actor participó en 'Match Point' junto a Scarlet Johansson, dando vida a Chris Wilton, pero sin duda, el papel que le traería mayores alegría sería el de Elvis Presley en la película para televisión 'Elvis'. Pese a que llegó directamente a la pequeña pantalla, no pasó inadvertida en los Globos de Oro. En 2006 consiguió alzarse con el premio al mejor actor de miniserie o telefilme por este papel. Además, en 2005, en pleno auge de su carrera, recibió el reconocimiento a la revelación masculina con el Trofeo Chopard en el prestigiosa Festival Internacional de Cine de Cannes.

8 Sin redes sociales

Por muy extraño que parezca, son varios los actores que deciden mantenerse alejados de las redes sociales. Jonathan Rhys-Meyers pertenece al grupo de aquellos que prefieren no compartir su vida intima a través de Instagram o Twitter. En el caso del irlandés, es curioso, dado que su pareja sí cuenta con perfiles en dichas redes. A través del perfil de su mujer, en ocasiones, el actor participa en este universo de las redes sociales. Aun así, se comprende que el irlandés haya optado por no pertenecer a este universo, tras haber dado carpetazo a la vida pública externa de su vida profesional.

9 La Historia marca su carrera

La Historia ha sido muy importante en la carrera artística de Jonathan Rhys-Meyers. Su papel más importante en televisión fue el papel de Enrique VIII en 'Los Tudor'. Durante tres años dio vida al Rey de Inglaterra y Señor de Irlanda, conocido por sus polémicos matrimonios con Catalina de Aragón y Ana Bolena, entre otros. El rey del rock'n'nroll, Elvis Presley también le otorgó alegrías, dándole su único Globo de Oro hasta la fecha. Por ambos proyectos ha sido nominado en varias ocasiones. En 2004 participó en la película 'Alejandro Magno', en el que interpretó a Casandro, hijo de Antípatro y fundador de la dinastía antipátrida, rey de Macedonia. Y como curiosidad, aunque no son ficciones históricas, tanto 'Drácula' y 'Vikingos' son series inspiradas en elementos reales. En la primera fue el mismísmo Conde Drácula, mientras que en la segunda dio vida a Hehmund.

10 Familia feliz

La vida amorosa de Jonathan Rhys-Meyers ha sido bastante movida, aunque el actor sólo ha confirmado dos relaciones oficiales, la de Toni Colette, su compañera de reparto en 'Velvet Goldmine' y la de actual pareja, Mara Lane. Estuvo relacionado con Asia Argento y Estella Warren. En 2005 tuvo un affaire con Reena Hammer, que finalmente duró dos años hasta una crisis que tambaleó su relación. En 2012 dieron por terminado su noviazgo, entonces, el actor fue relacionado con la modelo Victoria Keon-Cohen. En 2013, el actor conocería a la que considera la mujer de su vida, Lane, productora de cine. El pasado 15 de diciembre, con 39 años, ambos se estrenaron como padres primerizos del pequeño Wolf. El actor se encuentra en la mejor época de su vida y menos turbulenta.

Consolidación en el mundo interpretativo

Tras hacerse un nombre en el mundo de la interpretación, Rhys-Meyers empieza a tener éxito en la pequeña pantalla. El actor debe su fama en gran medida a 'Los Tudor', en la cual interpretó durante más de 30 episodios al rey Enrique VIII, uno de los más conocidos de la corona británica. En 2013 desembarcó en 'Drácula', dando vida al famoso chupasangres y por último, su último proyecto 'Vikingos', incorporándose en la quinta temporada como Bishop Heahmund.

Desde eCartelera hemos querido conocer mucho más del irlandés y descubrir algunos detalles de su vida profesional y personal interesantes. Por el momento, tiene pendiente de estreno dos películas: 'Damascus Cover' y '12th Man', que podrían llegar a finales de 2017 o principios de 2018. ¿Cuál es el papel que más te ha gustado del actor irlandés?

Artículos recomendados

HBO ya trabaja en la segunda temporada de 'Big Little Lies'

'Big Little Lies': HBO confirma que ya están trabajando en una segunda temporada

Comentarios

Noticias relacionadas