Bienvenido Conéctate para puntuar películas, escribir críticas y mucho más

¡Puedes utilizar tu nombre de usuario y contraseña existente de FormulaTV!

Todas las películas de 'Jungla de cristal', ordenadas de peor a mejor

Alberto Frutos Martes 05 septiembre 2017

Yippie-Ki-Yay. Ya sabéis como termina la frase. Es lo que tiene ser la Gran Frase de una saga, la de 'Jungla de cristal', repleta de réplicas, sentencias y diálogos inolvidables. El cine de acción, siempre tan ansioso por construir héroes perfectos que se conviertan en máquinas de hacer dinero mediante el entusiasmo de los amantes del género, tardó solamente 131 minutos en recibir con los brazos abiertos a John McClane, uno de los personajes esenciales de la década de los ochenta, para que formara parte de esa envidiable lista de sueños cumplidos.

 'La Jungla: Un buen día para morir'

La saga de 'Jungla de cristal', de peor a mejor

5 'La Jungla: Un buen día para morir'
'La Jungla: Un buen día para morir'

La última entrega de la saga, hasta la fecha, estaba dirigida por John Moore, un tipo al que le debemos estupideces del tamaño de 'Max Payne' y cuyo mayor mérito en terreno McClane es contagiar su torpeza tras la cámara al resto de factores de una película que, a diferencia de sus antecesoras, se preocupaba poco o nada en justificar, aunque sea un poco, sus escenas de acción. Evidentemente, no se le pedía un guión de hierro o una sucesión de giros que nos dejaran con la boca abierta, pero si que se debe exigir un mínimo de coherencia, algo de sentido. Imposible.

Todo es estúpido, rutinario, aburrido y decepcionante en un quinto capítulo en el que solamente destacaba, poca sorpresa, John McClane. Y es que, pese a estar interpretado por un Bruce Willis con el piloto automático más puesto que nunca, seguimos ante un personaje tan potente, con tanta presencia y carisma, que es capaz de estar por encima de un despropósito de estas dimensiones. Efectivamente, no era un buen día para morir. Tampoco para regresar.

La Jungla: Un buen día para morir en eCartelera
4 'La jungla 2: Alerta roja'
'La jungla 2: Alerta roja'

Renny Harlin lo tenía complicado. Mejor dicho, imposible. Dirigir la secuela de una película tan perfecta como 'Jungla de cristal', aplaudida por la crítica y abrazada con entusiasmo por un público entregado, tenía muchos más riesgos y trampas que posibilidades de salir bien. Quizá por eso, Harlin decidió tomar la ruta más segura y alejada de cualquier tipo de problemas, repetir todas y cada una de las cosas que funcionaron en la primera entrega e intentar ofrecer más dosis de acción, risas y McClane.

Bruce Willis, claro, se luce a lo largo de una trama imposible basada exclusivamente en correr de una escena de acción a otra, cayendo en unas prisas narrativas que terminan agotando al espectador y, lo que es peor, resultando por momentos reiterativa en exceso. Perdido el factor sorpresa, y consciente de lo imposible de repetir el milagro, los responsables de 'La jungla 2: Alerta roja' hicieron lo que se esperaba de ellos. Y eso no deja de suponer una ligera decepción.

La jungla 2: Alerta roja en eCartelera
3 'La Jungla 4.0'
'La Jungla 4.0'

Teniendo en cuenta el director escogido para introducir a John McClane en el siglo XXI, Len Wiseman, lo normal era echarse a temblar, perder toda esperanza y aceptar la derrota cuanto antes para evitar más dolor del necesario. El cineasta, responsable de las dos primeras entregas de esa franquicia de incomprensible éxito iniciada con 'Underworld', aceptaba el reto de ponerse al frente de 'La jungla 4.0' contando con el beneplácito de un Bruce Willis que ya entonces andaba algo perdido, como demuestra a la perfección la terrible 'Seduciendo a un extraño', la otra película que estrenó aquel 2007. En definitiva, dos tipos con necesidad de triunfos que, de manera sorprendente, entregaron una película muy por encima de las expectativas.

'La jungla 4.0', a años luz de la primera y tercera entrega de la saga, se situaba un peldaño por encima de 'La jungla 2: Alerta roja' por pura inconsciencia. Es decir, siendo conscientes de que el listón estaba en un punto prácticamente inalcanzable, solamente quedaban dos salidas, repetir esquemas, fórmulas y teorías de demostrada eficacia o apostar por algo diferente sin perder la esencia. Y este último camino fue el escogido por un Wiseman empeñado en llevar a la acción al límite del sentido común, bordeando siempre el ridículo pero esquivándolo gracias a exceso, exceso y más exceso. Para entendernos, McClane derriba un helicóptero con un coche después de una de las escenas de acción más espectaculares de toda la saga. Ese es el nivel. Y sale bien. La regla de no tener reglas.

La Jungla 4.0 en eCartelera
2 'Jungla de cristal III: La venganza'
'Jungla de cristal III: La venganza'

Si a una fórmula cinematográfica prácticamente perfecta le sumas dos talentos de la talla de Samuel L. Jackson y Jeremy Irons, lo normal es que la excelencia aparezca de manera casi inmediata. Por eso, tras la comprensible sensación de reiteración y subrayado de la estupenda 'La jungla 2: Alerta roja', esta tercera entrega elevaba el listón de aquella secuela y construía un espectáculo de acción y comedia de primer nivel. Un logro que corresponde, más allá de a un Bruce Willis mimetizado con su McClane, a John McTiernan, director que regresaba a la saga demostrando un entusiasmo contagioso, un ímpetu capaz de arrasar con todo y una entrega a la que era completamente imposible no sumarse.

Gracias a él, y a un Jackson capaz de robar cada escena con la facilidad de un gigante, 'Jungla de cristal III: La venganza' parecía un cierre perfecto, entretenidísimo, para una saga que, sin embargo, volvería más de una década después con buenas noticias bajo el brazo. En cualquier caso, de haber supuesto un punto y final para McClane, estaríamos ante una despedida impecable.

Jungla de cristal III: La venganza en eCartelera
1 'Jungla de cristal'
'Jungla de cristal'

Cuando una película con un punto de partida tan 'simple' como la lucha de un policía contra un grupo de terroristas dentro de un rascacielos es capaz de convertirse en un clásico absoluto del cine de acción de manera casi inmediata, pocas cosas más se pueden añadir. Es uno de esos casos que suceden muy de vez en cuando, y de manera aún menos frecuente en este género, en el que todos los elementos encajan a la perfección, en el que todas las escenas resultan divertidas y espectaculares, vibrantes y trepidantes, en el que sus personajes sabes que llegan para quedarse y en el que las agujas del reloj, literalmente, vuelan.

'Jungla de cristal' nos llevó hasta el inolvidable Nakatomi Plaza para que todos soñáramos con ser John McClane, para convertir a Bruce Willis en superestrella de Hollywood, para ofrecer otra clase magistral de interpretación por parte de Alan Rickman y para reinventar el cine de acción desde el mismo vértigo de una explosión siempre abrazada a la carcajada. Sin miedo, vamos a decirlo bien alto una vez más: 'Jungla de cristal' es una de las obras maestras indiscutibles de la década de los 80.

Jungla de cristal en eCartelera

Para ser exactos, 1988 fue el año en el que 'Jungla de cristal', con la mejor versión posible de Bruce Willis a la cabeza, se elevaba por encima de la media hasta convertirse, de manera automática, en todo un clásico, un referente en toda regla que, de manera inevitable, generó otras propuestas que, intentando repetir el milagro, fracasaban de manera estrepitosa. Tampoco se debe hacer daño gratuito, después de todo, esa clase de cimas se alcanzan muy de vez en cuando, no es nada sencillo.

Por eso, siempre es una fiesta regresar a una saga que, lejos de envejecer, ha ido creciendo en la memoria colectiva, ganando fieles adeptos que revisan todas y cada una de sus entregas desde el entusiasmo absoluto. Y eso que algunas de ellas no merecen ni una pizca de atención, como comprobaremos en el siguiente repaso por las cinco historias en las que McClane vio cómo su día se estropeaba a lo grande. Acción y carcajadas en las mismas dosis.

Artículos recomendados

Los pros y contras de las películas españolas preseleccionadas para los Oscar 2018

Oscar 2018: Los puntos fuertes y débiles de las precandidatas españolas

Comentarios

Noticias relacionadas