De Jon Watts a Colin Trevorrow: 10 directores que se pasaron del indie al blockbuster

Alberto Frutos Miércoles 13 septiembre 2017

En los últimos años, décadas para ser más exactos, el cine independiente estadounidense ha sido una fuente casi inagotable de películas que han conectado de manera tan especial como sorprendente con un tipo de espectador que se mostraba, a priori, ajeno a este tipo de propuestas. Quizá por eso, Hollywood no ha tardado demasiado en entender este género como una especie de cantera de la que servirse para seguir creando blockbusters de manera casi semanal, eso sí, vendiendo un sello de autor que, en la mayoría de ocasiones, brilla por su ausencia.

Y no parece cosa de los directores escogidos para estas misiones tan evidentemente complejas, sino de la propia industria, incapaz de dar libertad creativa a un conjunto de cineastas que han obtenido la relevancia precisamente por esa ausencia de límites. Pero nada, imposible. Por eso se celebran tanto apuestas como, por ejemplo, 'Guardianes de la Galaxia', el último blockbuster realmente diferente en el que se podía disfrutar de una personalidad propia detrás de las cámaras, con sus ideas y sus soluciones visuales, con su apuesta por una narrativa diferente, por su ambición a la hora de entregar un producto diferente al que nos llega cada viernes a la cartelera. Una excepción que, por desgracia, no es más que eso.

 'Thor: Ragnarok'

En este especial, repasamos la abducción que han sufrido diez directores que pasaron de los presupuestos ajustados a la barra libre, de las cintas pequeñas a las grandes superproducciones, de los aplausos en salas semivacías a la exigencia de reventar toda taquilla que se encontraran a su paso. Un grupo de cineastas que vieron como, de un año para otro, Hollywood les pedía hacerse cargo de alguno de sus blockbusters más importantes. Un reto que no siempre salió bien pero al que, por pura valentía, conviene reivindicar.

10 directores indie que fueron absorbidos por los blockbusters

1 Marc Forster
Marc Forster

Después de lograr el premio a la Mejor Película en el festival de Sundance en 1996 con 'Loungers' y de volver a deslumbrar en esta misma cita cinematográfica a crítica y público con 'Un grito en la noche', Marc Forster daba el salto a las alfombras rojas de Hollywood y le conseguía el Oscar a Mejor Actriz a Halle Berry con la notable y durísima 'Monster's Ball'. Un punto de inflexión total en su carrera que le abrió las puertas a un cine mucho más comercial y académico, representado a la perfección en su siguiente proyecto, la maravillosa 'Descubriendo Nunca Jamás', pero que, lástima, empezó a tambalearse demasiado pronto por culpa de cintas tan fallidas como 'Tránsito' y dos fracasos en taquilla que se sucedieron de manera sucesiva, 'Más extraño que la ficción' y 'Cometas en el cielo'.

Y entonces llegó Bond, James Bond. Cuando menos lo esperaba, Forster recibió el encargo de dirigir la continuación de 'Casino Royale', la primera ocasión en la que Daniel Craig se enfundaba el traje del espía más famoso de la historia del cine. El resultado final del proyecto, 'Quantum of Solace', fue la entrega más floja hasta la fecha protagonizada por el nuevo Bond, tan ensimismada en su forma que se olvidaba por completo del fondo de evasión e intriga que siempre ha caracterizado este universo. Una oportunidad fallida que, después de su siguiente película, la estrepitosa 'El soldado de Dios', parecía finiquitar la carrera en primera línea de Hollywood de Forster. Hasta que apareció Brad Pitt y le escogió para dirigir la ambiciosa 'Guerra Mundial Z', un nuevo blockbuster al que intentar inyectar algo de personalidad propia. Pero Forster tardó poco en entender que el juego de la industria permite los movimientos mínimos y el rodaje de la cinta se convirtió en un infierno absoluto en el que Pitt jugaba el papel de Satanás. A pesar del éxito obtenido en taquilla, el director decidió que ya estaba bien y se retiró a la pequeña pantalla creando 'Hand of Gold', otra decepción más.

Marc Forster en eCartelera

2 Colin Trevorrow
Colin Trevorrow

Un corto ('Gary: Under Crisis'), un debut en el largometraje lleno de aplausos y premios ('Seguridad no garantizada') y una llamada de Steven Spielberg que cambia por completo tu carrera y tu vida. Digamos que los diez años que fueron de 2005 a 2015 no fueron ningún aburrimiento para Colin Trevorrow, un cineasta que pasó de recoger el premio a Mejor Guión en el festival de Sundance por su ópera prima a pelear con dinosaurios de toda clase, un presupuesto espectacular y unas expectativas generales que solamente se pueden entender teniendo en cuenta el factor nostalgia de la saga jurásica. Un conjunto de retos de los que asustan a los que, sin embargo, Trevorrow se enfrentó desde la sencillez y la naturalidad.

Por supuesto, 'Jurassic World' se situaba bastantes peldaños por debajo de 'Parque Jurásico' y 'El mundo perdido (Jurassic Park)', pero no dejaba de ser un blockbuster de manual con el número de aciertos suficientes como para convencer. La taquilla, al menos, respondió con un entusiasmo histórico. En 2017, Trevorrow ha estrenado 'The Book of Henry', que ya ha sido dilapidada sin piedad por la crítica estadounidense, y ha sido despedido de 'Star Wars: Episodio IX' antes de empezar a trabajar en ella, protagonizando el último circo de Lucasfilm hasta la fecha. Demasiadas emociones fuertes para Colin.

Colin Trevorrow en eCartelera

3 Marc Webb
Marc Webb

Si debutas con una maravilla del tamaño de '(500) Días juntos', una de las mejores comedias románticas de la pasada década, lo normal es que Hollywood tarde entre poco y nada en dedicarte un guiño de ojos arrebatador. Dicho y hecho. La siguiente película del director Marc Webb mantenía el romance y el humor...pero estaba protagonizada por un chaval que disparaba telarañas. 'The Amazing Spider-Man' tenía la obligación de borrar de la memoria colectiva la trilogía firmada por Sam Raimi unos años atrás, con especial énfasis en la tercera entrega, y reiniciar la historia de uno de los personajes más queridos de la historia de los cómics. Un icono pop universal al que, lástima, no le sentó especialmente bien esta resurrección, al menos en lo que respecta a términos artísticos, comercialmente era evidente que iba a funcionar bien.

La clave de su decepcionante resultado estuvo precisamente en Webb, quien nunca terminó de encontrar el punto a este universo, mezclando su querencia por las reflexiones adolescentes con escenas de acción marca blockbuster que terminaban aplastando por completo las intenciones dramáticas del cineasta. Aún así, se dejaba ver con agrado, justo lo contrario que su secuela, 'The Amazing Spider-Man 2: El poder de Electro', fallida de inicio a fin. Un fracaso en toda regla que hundió esta nueva saga por completo y prácticamente obligó a Sony a ceder los derechos del personaje a una Marvel que lo esperaba con los brazos abiertos para sumarlo a su deslumbrante lista de vengadores. Webb, profundamente decepcionado, se refugió en la pequeña pantalla con 'Crazy Ex-Girlfriend' y 'Limitless', antes de regresar al largometraje con 'Canción de Nueva York' y la correcta 'Un don excepcional'. Va a ser complicado volver a verle al frente de un blockbuster. El peso de la araña.

Marc Webb en eCartelera

4 Gareth Edwards
Gareth Edwards

¿Quién no soñaría con dirigir una película del universo 'Star Wars'? Después de su experiencia al frente de 'Rogue One: Una historia de Star Wars', probablemente Gareth Edwards. El cineasta británico recogía el testigo de un J.J. Abrams que también había recibido lo suyo con 'Star Wars: Episodio VII - El despertar de la fuerza', y se enfrentaba al primer spin-off del universo creado por George Lucas. Una superproducción en toda regla a la que había llegado después de dos películas, la notable 'Monsters' y la muy irregular 'Godzilla', que generaron tantos aplausos como abucheos tras sus estrenos.

Afortunadamente, con 'Rogue One: Una historia de Star Wars', Edwards entregó la película más sobresaliente y redonda de su carrera, un auténtico festín para el fan galáctico que encontraba en esta precuela del episodio IV muchas más recompensas de las esperadas. Sin embargo, el resultado final no tuvo nada que ver con el via crucis que supuso para el director terminar el proyecto, un infierno repleto de polémicas, división de opiniones con los productores y, por encima de todo, una revisión en profundidad de un tramo final que, además, acabó siendo lo mejor de la cinta. En cualquier caso, un sufrimiento que, a los espectadores, nos mereció la pena.

Gareth Edwards en eCartelera

5 Rian Johnson
Rian Johnson

Si en una carrera con tres películas, dos tienen la talla de 'Brick' y 'Looper', se te puede perdonar hasta esa estupidez llamada 'Los hermanos Bloon'. Si además has participado en una de las series esenciales de la historia de la televisión, 'Breaking Bad', tienes la absolución completa. Y ese es el caso de Rian Johnson, el próximo director de cine independiente que verá como toda su carrera depende de un blockbuster galáctico. Sí, otro.

'Star Wars: Los últimos Jedi' llegará a nuestras pantallas con menos dosis de entusiasmo general y expectación descontrolada que su predecesora, pero la contundencia con la que puede influir en la trayectoria profesional de su director será la misma. Johnson, un tipo que ha demostrado poseer una personalidad marcada y un discurso propio casi siempre estimulante, podrá aportar mayores dosis de oscuridad a una película que será mirada con lupa en cada uno de sus fotogramas. Cuando entras en la liga de las superproducciones por esta puerta, amigo, la compasión deja de existir. Todo o nada. Apostamos a favor de Johnson.

Rian Johnson en eCartelera

6 Jon Watts
Jon Watts

Jon Watts necesitó solamente dos películas, la estimable 'Clown' y la notable 'Coche policial', para dar el salto a las grandes ligas de los superhéroes Marvel, enfrentándose además a una misión más que complicada, resucitar por tercera vez a nuestro querido Spidey, personaje que ya hemos comprobado anteriormente que puede dinamitar una carrera desde dentro sin piedad. Afortunadamente, no ha sido así, y su 'Spider-Man: Homecoming' ha resultado una de las grandes películas del verano, en términos tanto comerciales como artístico.

De esta manera, Watts recogía el testigo de Sam Raimi y Marc Webb para, de una vez por todas, conseguir establecer un equilibrio en el sector de las adaptaciones cinematográficas de uno de los personajes más queridos surgidos de la mente de Stan Lee. Su salto al blockbuster era una apuesta de doble o nada, ni el colchón Marvel te asegura la resurrección inmediata, pero Watts lo ha salvado con una cinta llena de humor, sentido del ritmo y una mezcla estupenda de aventura adolescente y acción espectacular. Una entrada brillante en el mundo de las grandes superproducciones de Hollywood que tendrá continuidad con una secuela en la que ya está confirmada su silla de director.

Jon Watts en eCartelera

7 Ryan Coogler
Ryan Coogler

Todo comenzó en el Festival de Sundance de 2013, en el que su primer largometraje, la sobresaliente 'Fruitvale Station', conseguía revolucionar a crítica y espectadores, alzándose con el galardón a la Mejor Película y el Premio del Público. A partir de ahí, el soberbio drama dirigido con pulso de hierro por un jovencísimo Ryan Coogler no hizo más que crecer y crecer. Por eso, cuando se anunció que su segundo proyecto sería 'Creed: La leyenda de Rocky', nueva entrega de la franquicia estrella de Sylvester Stallone, muchos nos llevamos una pequeña desilusión pensando que su personalidad y talento quedaría sepultado bajo las ordenes del productor y estrella. Grave error. Coogler no solamente no se escondió sino que consiguió dar forma a la mejor película de toda la saga. Ojo.

Un espectáculo para los fanáticos y una sorpresa para los que llegaban de nuevas, es decir, doble mérito. Así, tras el brutal éxito que cosechó la película a nivel crítico y comercial, Coogler se encontró con varios guiones a los que echar mano. Su decisión, sin embargo, vuelve a ser una de las más evidentes: Marvel. La primera película de 'Black Panther', al que conocimos en 'Capitán América: Civil War' será la tercera y definitiva prueba para certificar que en Coogler tenemos a un director de los grandes.

Ryan Coogler en eCartelera

8 Paul Greengrass
Paul Greengrass

La estrategia de Hollywood de fichar directores independientes para que se encarguen de algunas de las superproducciones más importantes de la industria no es algo nuevo, y en ese sentido la figura de Paul Greengrass es un ejemplo muy representativo. Y es que, mucho antes de que su trayectoria quedara marcada para siempre por la saga de Jason Bourne, de la cual dirigió las excelsas 'El mito de Bourne' y 'El ultimátum de Bourne' y la ligeramente decepcionante 'Jason Bourne', Grengrass era una fábrica de joyas de culto dentro del cine británico como 'Extraña petición' o la soberbia 'Bloody Sunday (Domingo sangriento)', siendo esta última la que le abriría las puertas al mundo del blockbuster. Cineasta siempre inquieto, autor absoluto y responsable de películas tan espléndidas como 'United 93' o 'Capitán Phillips', Grengrass sigue dando forma a una carrera que, más allá de presupuestos, continúa deslumbrando como el primer día.

Paul Greengrass en eCartelera

9 Justin Kurzel
Justin Kurzel

Su debut en 2011 con la muy recomendable 'Snowtown' ya nos dejaba intuir que con Justin Kurzel estábamos ante un autor en potencia, un cineasta con un discurso propio y mucha inteligencia y precisión a la hora de plasmarlo en pantalla. Sus siguientes proyectos, 'The turning' y 'Macbeth', nos lo confirmaron por completo. Dos películas que, partiendo de lugares completamente distintos, se unían en el pulso firme de su director, en la contundencia de su forma, la plasticidad de sus imágenes, la intensidad dramática con la que cada plano estallaba ante nuestros ojos.

Definitivamente, Kurzel estaba destinado a hacer cosas grandes. Hasta que decidió hacer caso a sus dos amistades más ilustres, Michael Fassbender y Marion Cotillard, y ponerse al frente de 'Assassin's Creed', con diferencia, una de las peores películas del año. Y es que, si algo hemos aprendido en el género blockbuster a lo largo de las décadas, es que las adaptaciones a la gran pantalla de videojuegos emblemáticos casi nunca salen bien. Y la propuesta dirigida por Kurzel, por desgracia, no fue ninguna excepción. Un fracaso de crítica y público totalmente justificado. Le daremos otra oportunidad al cineasta, pero que se aleje de la videoconsola.

Justin Kurzel en eCartelera

10 Taika Waititi
Taika Waititi

Hay una regla no escrita que asegura que si has formado parte de alguna manera de 'Los Conchords (Flight of the Conchords)', una de las comedias más brillantes de la historia de la pequeña pantalla, te puedes permitir absolutamente todo a la hora de escoger proyectos. Incluso si acudes al rodaje con un traje impoluto, como demuestra la foto que ilustra este texto y en la que podemos encontrar a nuestro protagonista, un Taika Waititi que parece tomarse tan en serio 'Thor: Ragnarok' como, bueno, los propios trailers de la película. Una entrada al mundo de los blockbuster marca Marvel que solamente se puede entender de dos maneras.

La primera, intentar repetir la fórmula James Gunn dejando libertad absoluta a una mente creativa tan brillante como la de Waititi. La segunda, terminar de entregar a Thor al género de la comedia absurda, algo que se ha ido llevando a cabo de manera progresiva y evidente. En cualquiera de los dos casos, la llegada del director de la hilarante 'Lo que hacemos en las sombras' o la encantadora 'Hunt for the Wilderpeople'', supone una de las grandes noticias que nos ha dado el género en mucho tiempo. Deseando ver los resultados.

Taika Waititi en eCartelera

Te puede interesar

Rami Malek poseído por Freddie Mercury en este video del rodaje del biopic

'Bohemian Rhapsody': Rami Malek parece poseído por Freddie Mercury en un video filtrado ...

Comentarios

Noticias relacionadas