Bienvenido Conéctate para puntuar películas, escribir críticas y mucho más

¡Puedes utilizar tu nombre de usuario y contraseña existente de FormulaTV!

Goya 2018: 'Como yo te amo', el folclórico amor de un delincuente hacia una agente de policía

Sandra Sánchez Lunes 15 enero 2018

Dani, un ladrón de barrio que lleva bien arraigado el amor por su "mama", va a experimentar que lo que su padre le dijo sobre enamorarse es incierto. Y lo va a hacer en pleno golpe a una óptica, cuando una agente de policía le persiga para detenerle y él se quede embelesado. Así arranca 'Como yo te amo', nominado a Mejor cortometraje de ficción en los próximos Goya.

Fernando García-Ruiz, su director, firma esta historia, atravesada por ese sentido del humor del cine español que recauda millones de euros al año, para dar el salto al cine desde la publicidad, el sector en el que trabaja como parte de la productora The Kitchen Corp. Cuenta vía telefónica que al trabajar habitualmente con Antonio Ordóñez, el ayudante de dirección de Gracia Querejeta o Ángel Amorós, el director de fotografía que ha trabajado con Álex de la Iglesia en 'Mi gran noche' o 'Perfectos desconocidos', le entró el gusanillo de embarcarse en hacer ficción: con la libertad de no estar supervisado por agencias ni clientes y con el deseo, desde el principio, de estar presente en los Premios Goya.

 Fotograma del cortometraje 'Como yo te amo', nominado al Goya a Mejor cortometraje de ficción

"Queríamos hacer una comedia muy visual y que tuviese un poquito de todo: acción, humor, personajes y de ahí surgió la historia", explica García-Ruiz al rememorar el momento en que le encargaron el cortometraje al guionista Antonio Mercero. Su objetivo era hacer comedia pura y dura para disfrute del espectador, con un universo cercano y reconocible en el que podemos ver a Aaron Gómez en el papel de atracador, Silvia Alonso como la agente de policía de la que se enamora Dani, Carlos Areces en el papel de abogado y Ricardo Arroyo, el hombre cojín de 'La que se avecina', como un padre cañí. Además, buscaron "salir un poco del código habitual de los cortometrajes, la mayoría son temas sociales" ya que querían que 'Como yo te amo' no pasase desapercibido.

El resultado, después de la evolución del guión y la añadidura de gags visuales en busca de un mayor atractivo visual y transgresor de la historia, es un ciclo de tiras y aflojas para toparse con la ley y las mariposas en el estómago, en "un homenaje al amor de una madre": tierno y limpio, como lo califica Fernando García-Ruiz. Al colofón final, el desenlace del cortometraje, The Kitchen Corp también le dio sus vueltas para meter lo que es una tarjeta de presentación para empezar a producir ficción en el sobre perfecto: "Nuestra idea era que empezase muy bien, que el inicio fuera muy dinámico, y que el final también te dejase con buen sabor de boca y que sea divertido. El final es donde más se ríe la gente".

El camino a los Goya

Tras un rodaje de siete días en el que iban a toma única o dos tomas por plano y mucho trabajo de postproducción, a cargo de Andrés Talegón, que le ha dado color y olor al flechazo de Dani, 'Como yo te amo' inició su carrera por festivales para poder pasar los cortes que exige la Academia para nominar al Goya a un cortometraje. En total, 150 selecciones en festivales, tanto nacionales como internacionales, y 52 premios cosechados. "Lo increíble fue ganar en el festival Clermont Ferrand, que es el festival de cortos más importante del mundo. Está en Francia", comenta el director.

"Allí, nunca un corto español había ganado dos premios en el mismo festival y ganamos a Mejor Comedia, por unanimidad del jurado, y luego el premio del público, donde votaron 160.000 personas, que fue una pasada. Eso fue un poco como la rampa de lanzamiento, donde ya tuvimos selecciones en otros festivales y más premios. Empezamos un poquito lentos en ese sentido al principio", añade al respecto García-Ruiz.

 Ricardo Arroyo en su papel de 'Como yo te amo'

El éxito en Clermont Ferrand y la selección en el irlandés Foyle Film Festival hizo posible la selección del corto de cara a la entrega de cabezones. Los responsables de este cortometraje han recorrido medio mundo con su primera obra de ficción y han comprobado, con mirada curiosa y diversión, cómo en el extranjero se ríen en diferentes momentos de la trama en contraposición con nuestro país: "Aquí nos hace mucha más gracia el final. En cambio, en Francia, se partían con los diálogos del padre y del hijo".

La ruina de hacer un cortometraje

Fernando García-Ruiz también coincide con sus compañeros de categoría, 'Extraños en la carretera', en que hacer un cortometraje es complicado y exigente hasta la médula, y aunque opte al Premio Goya, probablemente, no llegará a los espectadores. "Es muy difícil que lleguen al público en general", dice el director de 'Como yo te amo', aunque resalta que "ahora contamos con plataformas como YouTube o Vimeo donde puedes verlos y buscarlos una vez que los has visto nominados o premiados en los Goya". Con esa máxima de hacer accesible la obra al público, el equipo de 'Como yo te amo' ha colgado el cortometraje en abierto, disponible en YouTube aquí.

Comenta también el director que "puede ser interesante hacer un pase de una película uniendo, por ejemplo, los cinco cortos nominados". Sería un paso adelante por la visibilización del cortometraje que, a nivel económico, es "una absoluta ruina", según Fernando García-Ruiz. Dentro de la ruina general de lo que implica producir un corto, que Raphael sonase en la producción era un punto importante en sintonía con el título y el espíritu de la historia, con el coste que supone pagar por los derechos autorales.

Ve los Goya como una competición que ya se ha puesto dificilísima, más si se trata de un cortometraje cómico. Con otras historias llenas de sentimiento o ejercicios tan bien llevados desde la dirección como el de Carlos Solano, bromea con la posibilidad de que los académicos se sientan mal al votar una comedia. Pero también hay hueco para imaginarse encima del escenario recogiendo el cabezón el próximo 3 de febrero y así, aprovechar la ocasión para aumentar la apuesta en lo que se refiere a no pasar desapercibido: "Nunca sabes cuando tendrás otra oportunidad para ponerte delante de todos los académicos y toda la industria del cine en España".

Artículos recomendados

Crítica de 'The End of the F***ing World'

'The End of the F***ing World': Bonnie, Clyde, Tarantino y los millennial

Comentarios

Noticias relacionadas