Bienvenido Conéctate para puntuar películas, escribir críticas y mucho más

¡Puedes utilizar tu nombre de usuario y contraseña existente de FormulaTV!

Recordando el caso de Woody Allen en 1993: un "padre insensible" y un informe sin credibilidad

Javi P. Martín Jueves 18 enero 2018

Ya que se está hablando de nuevo de Woody Allen y Dylan Farrow, la hija adoptiva de Mia que le lleva acusando 25 años de abusos sexuales, es momento para desempolvar los artículos que hablaron del caso. En su momento fue muy polémico, pero lo cierto es que el director de 'Manhattan' salió airado de la controversia, y su carrera no se ha visto afectada en ningún sentido. ¿Ocurriría lo mismo hoy en día, con la luz que se ha arrojado sobre el comportamiento de muchos hombres con poder en la industria del cine y el apoyo generalizado que se está volcando hacia las mujeres que los denuncian?

Woody Allen

La resolución de 1993 del Tribunal Supremo de Nueva York, que se puede leer en su totalidad desde 2014 gracias al Huffington Post, concluía que "probablemente nunca sabremos lo que ocurrió el 4 de agosto de 1992", cuando Dylan Farrow y su madre afirmaban que Allen había abusado de su hija en el ático de su casa. Sin embargo, el juez Elliott Wilk también avisó de que el comportamiento de Allen hacia Dylan había sido "sumamente inadecuado" y que había que tomar "medidas para protegerla".

Hay que recordar que en el juicio no eran las Farrow quienes acusaban, sino el propio Woody Allen quien pedía la custodia de sus hijos contra Mia Farrow, su exmusa y exmujer, de la que se separó para embarcarse en una relación amorosa con la hija adoptiva de ella, Soon-Yi. El juez falló en contra del demandante, asegurando que Allen era un padre "egocéntrico, que no era de fiar e insensible". El neoyorquino tuvo que pagar más de un millón de dólares a Mia Farrow por gastos legales y perdió cuatro batallas: su demanda, una queja contra el fiscal y dos recursos. Woody Allen acusaba a Mia Farrow de haber hecho a su hija inventarse el abuso, para vengarse por su relación con Soon-Yi, algo para lo que el juez Wilk dijo que "no había pruebas creíbles".

Woody Allen

El caso fue cubierto por la periodista Maureen Orth, la misma que destapó el caso de pedofilia de Michael Jackson y que, curiosamente, escribió el libro en el que se basa la nueva temporada de 'American Crime Story' sobre el asesinato de Gianni Versace. En 2014 escribió un artículo en Vanity Fair repasando algunos hechos irrefutables que se estaban perdiendo en la cobertura de la prensa.

Algunos de los datos más inquietantes nos hacen preguntarnos por qué Woody Allen ha seguido 25 años sin ser cuestionado por nadie en la industria. El director había acudido a terapia antes de las alegaciones de abusos sexuales: había estado viendo a un psicólogo infantil por su comportamiento inapropiado hacia Dylan, y Mia Farrow llevaba tiempo avisando a las canguros de que la niña y Allen nunca debían estar juntos a solas. Además, el director se negó a someterse a un polígrafo a petición de la policía estatal de Connecticut: se sometió a uno proporcionado por su propio equipo legal, y la policía no aceptó el test como prueba.

Además, hay que recordar que Allen afirmó a los investigadores que nunca había estado en el ático donde Dylan aseguraba haber sido abusada. Sin embargo, después encontraron un pelo suyo sobre un cuadro en el ático, tras lo que el director admitió que podría haber metido su cabeza allí una o dos veces. Posteriormente, el fiscal del Estado Frank Maco dijo públicamente a la periodista Orth que probablemente tenía razones para acusar a Allen, pero no lo hizo para proteger la fragilidad de la víctima infantil, Dylan, que tenía ocho años.

La defensa de Allen: un informe no fiable

Woody Allen

La reputación del director se mantuvo intacta gracias en parte a un estudio llevado a cabo por la Clínica de abusos sexuales infantiles del Hospital Yale-New Haven. Allen dio una rueda de prensa en las escaleras de la Universidad de Yale para anunciar los resultados: Dylan tenía problemas para distinguir la realidad de la fantasía, por ejemplo asegurando que había visto cabezas muertas en el ático... algo que podría deberse a las pelucas que Mia Farrow dijo guardar allí, recuerdos de sus películas.

Lo cierto es que tanto la policía de Connecticut como el fiscal y el juez Wilk desestimaron el informe como prueba fiable. El equipo responsable consistía en dos trabajadores sociales, que nunca llegaron a testificar, y un pediatra, el Dr. John Leventhal, que firmaba el informe pero nunca examinó en persona a Dylan ni a Mia Farrow. La falta de psicólogos y psiquiatras era una de las razones por las que el juez, el fiscal y los investigadores decidieron no tener el reporte en cuenta.

Mientras tanto, los testimonios de tres adultos, dos niñeras y una profesora de francés, corroboraban la historia de Dylan y Mia: Allen y la niña estuvieron alejados del resto de la gente durante unos 20 minutos, y aquel día ella no llevaba ropa interior bajo su vestido. La defensa de Woody Allen, según la sentencia del juez, se limitó a intentar confundir los testimonios de los niños y volver a unos contra otros, sobre todo a los hijos adoptivos contra el biológico, Ronan Farrow (uno de los periodistas responsables de haber destapado casos como el de Weinstein recientemente).

En unos tuits recientes, Alec Baldwin aseguraba que no se puede convertir a Woody Allen en un paria porque dos sentencias determinaron que no era culpable. "Me parece injusto y muy triste", decía. Se olvidaba de matizar que los resultados nunca fueron lo suficientemente sólidos en ninguna dirección.

7 directores de cine que tuvieron graves problemas con la justicia

1 Roman Polanski

El director polaco nacido en Francia fue acusado de cometer abusos sexuales contra una menor de 13 años en Los Ángeles en 1977. Según la víctima, Polanski la llevó a la casa de Jack Nicholson para fotografiarla desnuda y posteriormente le dio drogas y alcohol y mantuvo relaciones sexuales con ella en un jacuzzi. El director fue acusado de abuso sexual a una menor, perversión y sodomía, y también de administrar drogas a una menor de 14 años.

Polanski se declaró culpable de mantener relaciones con una menor, cumplió 42 días en prisión y se sometió a una evaluación psiquiátrica para decidir su condena. A continuación, el director recibió permiso para viajar al extranjero. Este se marchó a Francia, y desde entonces ha vivido entre el país galo y Polonia, evitando así ser extraditado a Estados Unidos para enfrentarse a una condena mayor. Polanski no ha vuelto a pisar Norteamérica, y la ley estadounidense no ha dejado de perseguirlo desde entonces.

Roman Polanski en eCartelera
2 Victor Salva

El director de 'Jeepers Creepers' es un creep pero de los de verdad. Durante el rodaje de su película de 1989 'La casa del payaso', Victor Salva, de 29 años por aquel entonces, abusó sexualmente de uno de sus actores, Nathan Forrest Winters, que tenía tan solo 12, llegando a filmar las relaciones. Salva se declaró culpable de la violación, además de posesión de pornografía infantil. Fue sentenciado a tres años de prisión, de los que cumplió 15 meses, tras los cuales fue puesto en libertad condicional, no sin antes ser registrado oficialmente como depredador sexual.

Posteriormente, Salva trató de relanzar su carrera en el cine, llegando a ser contratado por la Disney (de forma inexplicable) para dirigir 'Powder (Pura energía)'. En 2001 logró el éxito con 'Jeepers Creepers', de la que él mismo prepara su tercera parte. Aunque Salva se ha encontrado con problemas para sacarla adelante debido a su pasado delictivo. El karma es lo que tiene.

Victor Salva en eCartelera
3 Bryan Singer

El director de la saga 'X-Men' protagonizó uno de los más sonados escándalos sexuales del Hollywood reciente. En 2014, a pocas semanas del estreno de 'X-Men: Días del futuro pasado', el actor y ex modelo infantil Michael Egan acusó a Singer de haber abusado de él en 1999, cuando tenía 15 años, en una de las fiestas organizadas en mansiones por este y otras figuras prominentes de Hollywod. En ellas, según sus declaraciones, los actores eran violados a cambio de la promesa de un papel en el cine.

En agosto de ese mismo año, Egan, abandonado por sus abogados y con su credibilidad mermada, retiró la demanda contra Singer. En 2015 fue acusado de fraude por un asunto no relacionado y condenado a dos años de prisión. Sin embargo, el daño contra el director, que decidió no asistir a las actividades promocionales de la película de 'X-Men', ya estaba hecho. Hay que aclarar que, a pesar de las acusaciones y del debate sobre los abusos sexuales y la pederastia en Hollywood que desataron, el historial criminal de Singer sigue en blanco.

Bryan Singer en eCartelera
4 Nate Parker

'El nacimiento de una nación' llevaba camino de convertirse en una de las favoritas de la carrera de los Oscars en 2016, sobre todo después de su galardonado paso por el Festival de Sundance. Sin embargo, en el mes de agosto salió a la luz un escándalo que empañaba el éxito del film. Su director, guionista y protagonista, Nate Parker, fue acusado en 1999 de abusar sexualmente de una compañera de la universidad de 18 años durante una noche de borrachera, junto a Jean Celestin, su mejor amigo y también guionista de la película. Parker fue declarado no culpable, pero Celestin sí fue condenado, aunque meses más tarde fue absuelto tras apelar el veredicto. Después del juicio, la chica cayó en una profunda depresión y acabó suicidándose en 2012.

Nate Parker en eCartelera
5 Woody Allen

El famoso director neoyorquino ha protagonizado varios escándalos a lo largo de su carrera. La tormenta dio comienzo con su separación de Mia Farrow a comienzos de los 90, que dio lugar a un juicio medático en el que se airearon los escabrosos detalles privados de la pareja y sus hijos adoptivos. Farrow descubrió un affaire entre Allen y la hija adoptiva de ella, Soon-Yi Previn, con quien se acabó casando en 1997. Durante el juicio, la actriz también acusó al director de haber abusado sexualmente de Dylan, la hija adoptiva de ambos, cuando esta tenía tan solo 7 años, hechos que nunca fueron probados ante el juez. En 2014, Dylan publicó una carta abierta en el New York Times relatando los supuestos abusos sexuales, y suscitando con ella un debate sobre el director, en el que tanto personas anónimas como figuras públicas se posicionaron a favor o en contra de seguir apoyando su carrera en el cine.

Woody Allen en eCartelera
6 Jafar Panahi

Jafar Panahi es un ejemplo de perseverancia y amor al cine a pesar de los obstáculos y las adversidades que se ha encontrado en su carrera. El director iraní fue acusado por su país de "actuar contra la seguridad nacional y hacer propaganda contra el Estado", y en consecuencia se le prohibió hacer cine. Desde 2009, Panahi tiene prohibido abandonar su país y en 2010, después de pasar 88 días en la cárcel, fue condenado a 20 años de inhabilitación para hacer cine o dar entrevistas. Sin embargo, el cineasta ganador del Oso de Oro se ha negado a acatar las órdenes de su país y desde su que se pronunció su condena, ha estado rodando películas clandestinamente.

En un comunicado a la organización de la Berlinale, el iraní hizo las siguientes declaraciones: "Soy cineasta. No sé hacer otra cosa además de películas. Nada puede impedírmelo. Y cuanto más me han empujado hacia los rincones más alejados, más he conectado con mi interior. El cine como arte se ha convertido en mi mayor preocupación. Y seguiré haciendo películas para sentirme vivo".

Jafar Panahi en eCartelera
7 Randall Miller

En 2015, Randall Miller se convirtió en el primer director en recibir una condena de prisión por una muerte durante un rodaje. Miller se declaró culpable de homicidio involuntario, después de ser acusado de la muerte de su ayudante de cámara, Sarah Jones, arrollada por un tren durante el rodaje del film (incompleto) 'Midnight Rider', biografía sobre el rockero Gregg Allman.

Miller, que también se declaró culpable de acceder ilegalmente a una zona restringida para llevar a cabo la filmación, recibió una condena de dos años entre rejas, y diez de inhabilitación como director o supervisor en cualquier tipo de rodaje. El realizador salió en libertad tras cumplir un año en prisión.

Woody Allen

Como en todos los casos que han inundado la prensa en los últimos meses, es cierto que el papel de la opinión pública y la industria de Hollywood no debería ser el de un jurado popular. A pesar de toda la información de la que disponemos, no sabemos exactamente qué pasó. Sin embargo, cabe preguntarse qué es lo que está protegiendo al director neoyorquino, que estrenará su 48ª película este año, de ser tratado como otros recientes acusados de abusos sexuales y comportamientos inapropiados. ¿Se protege la presunción de inocencia de unos y no de otros? ¿Es porque se trata de una única mujer acusando a una de las figuras con más reputación de la industria?

Mientras algunos actores con los que ha trabajado van renegando de Woody Allen, y actrices cercanas a los movimientos Time's Up y #MeToo envían mensajes de apoyo a Dylan Farrow, otros se lamentan de que estamos viviendo una "caza de brujas". En el caso de Woody Allen, lo que sí que parece brujería es que todos hayamos ignorado los hechos más perturbadores durante décadas.

Artículos recomendados

Woody Allen rompe su silencio tras las acusaciones de su hija

Woody Allen responde a las acusaciones de Dylan Farrow tachándola de oportunista

Comentarios

Noticias relacionadas