Bienvenido Conéctate para puntuar películas, escribir críticas y mucho más

¡Puedes utilizar tu nombre de usuario y contraseña existente de FormulaTV!

'Cosas de la edad': Patetismo a los cuarenta

Miguel Ángel Pizarro Miércoles 28 marzo 2018

La crisis de los 40, ahora se ha extendido a los 50 o se ha adelantado a los 30, según se mire, ha sido y es un tema habitual en el cine, casi siempre mostrado en vis cómica. El actor y director Guillaume Canet, considerado uno de los actores más prestigiosos de su generación y un realizador competente, ha decidido reírse de sí mismo y, sobre todo, de la imagen que cree que tiene el público de él en 'Cosas de la edad', su quinto largometraje como director y que protagoniza junto con su esposa, la célebre Marion Cotillard.

Cosas de la edad

Guillaume Canet es uno de los actores y directores más prestigiosos del momento en Francia. Junto con su esposa, Marion Cotillard, forman una de las parejas más sólidas del star-system galo. Su rutina es muy sencilla, compra fruta en el mercado, donde le llaman "señor Cotillard", monta a caballo, llega todos los días a la misma hora para arropar a su hijo y para tomar una copa de vino en el salón junto con su mujer. Todo parece ideal, hay estabilidad y tranquilidad en su vida. Sin embargo, durante el rodaje de su última película, en la interpreta al padre de la actriz Camille Rowe, una periodista le hace una pregunta en la que le deja en evidencia de que ya no es tan joven. Cuando Camille le comenta que ya no es "rock 'n' roll" y que no está su lista de actores follables, Guillaume Canet decidirá dar un cambio radical a su vida.

Guillaume Canet se ríe de sí mismo y de la crisis de la fama

Canet, que anteriormente había dirigido los thrillers 'No se lo digas a nadie' y 'Lazos de sangre' y los dramas 'Mon idole (Mi ídolo)' y 'Pequeñas mentiras sin importancia', decide dar un giro radical con su quinto largometraje como realizador. 'Cosas de la edad' es una especie de parodia y sátira sobre la fama y la crisis de los 40 en la que Canet saca a relucir una vis cómica que en su filmografía se ha visto poco, no ha protagonizado una comedia desde 2004. Ya ese giro hace que llame la atención, aunque es que su esposa, Marion Cotillard, sea partícipe de esta burla lo que hace que sea más atractiva a nivel comercial, porque nada llama más que meterse en la vida personal de las estrellas de cine.

Cosas de la edad

Al contrario de lo que se podría pensar, en Francia es más popular Guillaume Canet que Marion Cotillard, al menos dentro del circuito parisino, al estar más presente este en la cinematografía francesa, debido que Cotillard tiene más proyectos famosos en Hollywood que en su tierra natal. Sin embargo, eso no le impide a Canet parodiar una supuesta crisis de edad en la que hace un retrato decadente de sí mismo y alejado de su vida real.

Para ello, ha reunido a sus sospechosos habituales, ha coescrito el guion con Philippe Lefebvre (que actúa también en la cinta) y Rodolphe Lauga, además de tener en la película a varias actores, productores y músicos interpretando a una versión satírica de ellos mismos, desde Gilles Lelouche como seductor natural (esa fama es real) a Johnny Hallyday en uno de sus últimos papeles en el cine, pasando por los hermanos Attal al estadounidense Ben Foster o el productor musical Yarol Poupaud. Sin duda, una cinta que el público francés reconocerá con mayor facilidad al star-system de su país, uno de los más potentes de Europa.

Una comedia que se le escapa de las manos

Lo que empieza bien, esa crítica a la edad, a las preguntas impertinentes de cierto tipo de prensa y esa feroz intromisión a la vida privada gracias a las redes sociales y vídeos virales deriva en una comedia que va más allá de lo absurdo y que acaba siendo víctima de su propio humor. Sí, el filme deja en evidencia que 'Eva al desnudo' puede ser tratada en clave masculina (el "odio africano" de Canet a Gaspard Ulliel, Vincent Lacoste y Pierre Niney provoca más de una sonrisa), además de saber mostrar la propia crisis de la masculinidad en su vertiente más decrépita. Sin embargo, su desenlace es tan esperpéntico, que cualquier crítica y parodia inicial acaba deviniendo en una pantomima de la propia burla, provocando no solo perplejidad en el espectador, sino también vergüenza ajena.

Cosas de la edad

'Cosas de la edad' es una película que empieza muy bien, con ironías entremezcladas con canciones ñoñas de Céline Dion, pero que termina siendo una propuesta absurda sin pretenderlo y con un humor demasiado dantesco. Eso sí, ha servido para volver a ver la vis cómica de Canet (falta su barba, casi sello personal de su imagen), que volverá a enseñar en 'Le grand bain', esta vez al lado de Mathieu Amalric, Virginie Efira, Vanessa Paradis y Benoît Poelvoorde, como también ver que, últimamente, Marion Cotillard tiene cierta predilección por papeles extremos (como se vio en 'Los fantasmas de Ismaël' y 'El sueño de Gabrielle'. Pero, poco más se puede rascar de una película que acaba siendo una parodia de 'La gran belleza'.

Nota: 6

Lo mejor: Su primera parte, en la que Guillaume Canet muestra su lado más ácido.

Lo peor: Su segunda parte, al actor y director se le va de las manos la sátira.

Artículos recomendados

Ya tenemos culpable (y muchos memes) del mordisco a Beyoncé

Sanaa Lathan parece ser la culpable del mordisco a Beyoncé mientras Hollywood se llena ...

Comentarios

Noticias relacionadas