Bienvenido Conéctate para puntuar películas, escribir críticas y mucho más

¡Puedes utilizar tu nombre de usuario y contraseña existente de FormulaTV!

Olivier Nakache: "Este guión no es producto de nuestra imaginación, hemos recurrido a nuestras emociones, nuestros recuerdos

eCartelera.com Sábado 20 enero 2007

En pleno verano ideal, niños y monitores van a vivir unos días inolvidables. Cada uno llega con su historia, pero todos van a entregarse por completo a las vacaciones. Ataques de risa irrefrenables, encuentros sorprendentes en situaciones inimaginables: Pequeños y grandes van a vivir todo con mayor intensidad y celeridad, y se llevarán un gran recuerdo. Junto a ellos, vamos a saborear la frescura de esos días felices...

Así arranca "Aquellos días felices" ("Nos jours hereux"), la nueva película rodada en francés de los directores Olivier Nakache y Eric Toledano.

Eric Toledano, coguionista y codirector de la película junto a Olivier Nakache, explica: "Para nosotros, este film es realmente un proyecto aparte. Combina los dos elementos esenciales de nuestro recorrido. Olivier y yo nos conocimos en una asociación que se dedicaba a organizar vacaciones para los niños; y ambos sentíamos una gran pasión por el cine. En cuanto nos hicimos con una cámara, realizamos un cortometraje acerca de una colonia de vacaciones que se llamaba 'Ces Jours Heureux'..."

Olivier Nakache comenta: "Lo que hemos vivido en nuestras vacaciones, fuéramos niños o animadores, nos ha marcado. Son momentos que recordamos toda la vida. Este guión no es producto de nuestra imaginación, hemos recurrido a nuestras emociones, nuestros recuerdos, para recuperar el ambiente veraniego, lleno de energía, el poder de los sentimientos y el considerable impacto de aquellos momentos."

Eric Toledano: "Cuando comenzamos a trabajar en el cine, recordamos que mucho de lo que vivimos en las colonias de vacaciones emanaba pura dramaturgia. Allí hay cosas tiernas, extrañas, emocionantes, hilarantes, así como una evolución en la trayectoria de los personajes, igual que exige una película. Una estancia de tres semanas en unas colonias de vacaciones cambia a todos los niños y a todos los animadores."

El productor Nicolas Duval comenta: "Eric y Olivier tenían este proyecto en la cabeza desde que se iniciaron en el cine. Comenzamos a pensar en ello desde que nos conocimos. Curiosamente, cuando el proyecto estaba ya avanzado, todavía no habían realizado su primer largometraje. Escribieron el guión durante la preparación de Je prefere qu’on reste amis (2005). Entre nosotros existe una colaboración desde hace mucho; hicimos nuestro primer film, ellos como directores y yo en calidad de productor. Hay una confianza mutua. Tenemos la suerte de que funciona."

El productor sigue: "Al descubrir cómo era el guión, me embargó la risa. Es un tema que está tan cerca de ellos, y hablábamos con tanta frecuencia de su pasado como monitores de colonias, que todo evolucionaba con una gran naturalidad. No se trataba de un antojo súbito, sino de una evidencia. Nunca fui monitor pero, como tantos otros, también fui de colonias veraniegas en mi infancia. Guardo un recuerdo de libertad. A menudo, se trata de la primera vez que te separas de los padres, y se siente algo distinto al estar libre de su mirada. Se trata de los primeros amores, las bromas, las actividades en las que lo más importante es permanecer con los compañeros. La película narra todo eso. La historia no atiende únicamente al grupo, sino que también es importante la personalidad de cada uno. Ello constituye uno de los principales puntales de su tratamiento. No han realizado una película acerca de un grupo visto como si fuera una entidad indivisible, sino más bien acerca de personalidades bien distintas que componen un grupo. Rebosa vida por doquier. Esa es la razón por la que el tema me atrajo, igual que impacta a tantos otros. Al mirar la película, se pasa un momento estupendo, pero además nos sumergimos en nuestros propios recuerdos de infancia y juventud."

Eric Toledano: "Con esta película albergábamos la misma ambición que con Je prefere qu’on reste amis (2005): Tratar un tema profundo con humor. Las colonias son algo increíble. Los niños llegan con situaciones familiares y sociales a menudo difíciles, siempre distintas, y se mezclan los unos con los otros. Por definición, la colonia no es un tema superficial. Evidentemente, lo que en ella ocurre está lejos de ser algo triste..."

Olivier Nakache: "En todas las fases del proyecto nos hemos sorprendido al comprobar hasta qué punto la gente se identificaba con el mismo. Ya fuera con el cortometraje, el guión, o durante el rodaje, y aún durante las presentaciones de la película en premières de festivales, todo el mundo reaccionaba del mismo modo. Aquéllos que habían hecho colonias reconocían lo que habían vivido, y los otros se alegraban de descubrir un universo que les recordaba asimismo no pocas cosas."

Eric Toledano: "Incluso vino a vernos el ministro de juventud y deportes, Jean-François Lamour, durante el rodaje. Nos comentó que ¡un millón de niños se van de colonias cada año! Olivier y yo constituimos una unidad: Hemos conocido este medio y nos encanta narrar historias con el cine."

Olivier Nakache: "Lo que nos interesa es realizar una comedia anclada en la realidad; escribir sobre la vida con humor, sin buscar el gag a toda costa."

Eric Toledano: "Inicialmente, algunos integrantes del equipo técnico creían que se trataba de una película como cualquier otra; luego, se vieron en medio de los niños, en lugares soberbios, viviendo esta historia. Poco a poco, fueron haciéndose conscientes de que estábamos trascribiendo un auténtico fenómeno de la sociedad humana, universal, que supera todas las diferencias. Se hacía emotivo ver cómo se apasionaban con el tema. Preguntaban si tal acontecimiento ocurrió realmente como lo describimos. ¡Aquello nos alentaba!"

Miles de experiencias para un recuerdo

Eric Toledano: "Con todo lo vivido, ¡teníamos para escribir dos guiones! La película está llena de anécdotas auténticas que se integran a la narración. Niños y animadores han surgido a partir de una o más personas que hemos conocido. Muchos de los personajes existen realmente."

Olivier Nakache: "Cuando vivíamos todo esto, nunca fuimos conscientes de su excepcionalidad. Creíamos que era algo normal. Teníamos veinte años; a nuestro alrededor, todos evolucionaban en el universo de las colonias como director o animador. ¡Allí conocimos incluso a nuestras esposas! Ha hecho falta regresar a aquellos momentos para comprender que aquel grupo fue una suerte inmensa. Ahora que lo sabemos, deseamos compartir aquel ambiente, aquellos recuerdos. Nos embarga una auténtica nostalgia respecto a aquella época, donde todo era ligero. Vivíamos en grupo; los amores se hacían y deshacían. Todo era muy intenso, pues sólo había tres semanas. Había que hacer amigotes, estar allá, en la habitación buena, en las buenas jugadas."

Eric Toledano: "En tanto que niño, guardo muy buenos recuerdos de las colonias, pero nuestra película más bien se sustenta en la mirada de los animadores, en la percepción que tienen de los niños. Si hay un personaje central, éste es el del director del campamento. En torno a él gravitan los animadores, cuyas personalidades son bien distintas unas de otras. Todos ellos han existido realmente. En la película hemos incorporado las tipologías de niños de los que hemos conservado el recuerdo en tanto que animadores."

Olivier Nakache: "¡Éramos como chiquillos encargados de educar a otros chiquillos! «La educación del joven por el joven," como se decía entonces. Pero era también lo que daba a las colonias su lado mágico. De aquella mezcla, de aquellos encuentros, de aquella cuenta atrás antes que se acabara la estancia, nacían una reacción única y lazos que sólo se forjaban en esos casos, y que cuando la colonia tocaba a su fin, eran para siempre.

Se escribían palabras inflamadas; tenían lugar grandes amistades. ¡Nosotros somos un buen ejemplo!"

Eric Toledano: "Otro extremo que contribuye a la autenticidad de la película es que ¡llegamos a estar de colonias en el mismo castillo donde hemos rodado!"

Olivier Nakache: "Fuimos animadores en aquel castillo hace tan sólo diez años. Escribimos el guión pensando en aquel lugar. Entre las muchas colonias en las que hemos estado, es el mejor sitio, un castillo del siglo XIX en la magnífica región de la Charente. La propiedad posee un inmenso parque, todos los terrenos para deportes imaginables, un montón de rincones donde esconderse, un laberinto de pasillos y escaleras por donde perseguirse, y un refectorio inmenso. Y al anochecer, están esas suntuosas puestas de sol que alargan las sombras sobre los campos de heno."

Eric Toledano: "El castillo fue comprado por unos ingleses que lo renovaron plenamente, pero tuvimos la suerte de llegar justo a tiempo. Era demasiado bueno para ser una colonia, pero durante el tiempo del rodaje pudimos recolocar los papeles de pared con flores, el linóleo y las mesas de fórmica."

Nicolas Duval: "Esta película sólo la podían realizar ellos. Era necesaria la combinación de un vasto conocimiento sobre colonias y talento para el cine. Lo que resulta sorprendente es que pese a tratarse de un tema que interesa a mucha gente, lo cierto es que nunca se ha explorado realmente en el cine. Muchas películas, como La mejor manera de andar (La meilleure façon de marcher, 1976), de Claude Miller, han usado las colonias de vacaciones como contexto, pero jamás como tema en sí. Es asombroso; siempre se busca un tema que no se haya tocado. Puede que lo hayamos encontrado..."

El equipo de un verano

Eric Toledano: "La distribución de los papeles siempre es una fase esencial, pero en este proyecto todavía más. Han habido dos directrices de reparto, una para los niños, y una para los adultos."

Nicolas Duval: "El reparto se ha forjado paso a paso, comenzando por Jean-Paul Rouve, que estaba desde el principio del proyecto. Omar Sy también estaba entre los primeros; por otro lado, tiene el mismo papel que en el cortometraje."

Eric Toledano: "Con Jean-Paul Rouve hay una larga amistad. Nos encontramos y nos pusimos de acuerdo rápidamente. Hay con él una auténtica afinidad. Forma parte de la gente que inyecta al cine nueva sabia. Domina el oficio de actor, y siempre aporta mucho a sus personajes. Cuando considera que una escena no está funcionando, es un veredicto. O bien se elimina, o bien se mejora. Ya desde la fase de lectura, se zambulle en la película. Nos ha empujado a precisar todo, a llegar hasta el fondo de nuestras ideas. Además hay en él un lado camaleónico bastante fascinante. Físicamente, se trata de un auténtico transformista. Hace tan suyos los personajes, que incluso si lleva una peluca, ¡nadie se da cuenta!"

Olivier Nakache: "No conocíamos a Jean Benguigui, y ha sido un auténtico placer trabajar con él. Está perfecto en su papel. Igual que Jacques Boudet. En este film ha habido auténticos descubrimientos."

Y precisa: "Dar con el equipo de animadores no era cosa sencilla, tanto más cuanto que incluso un actor al que se le aprecia puede que no funcione en una dinámica de grupo. La directora de reparto ha hecho una labor encomiable que, pensamos, aporta realmente algo. Muchos de estos actores no han hecho jamás cine."

Eric Toledano: "En nuestro primer largometraje, el reto consistía en rodar con un gigante del cine francés: Gérard Depardieu, que por otro lado nos enseñó mucho. En esta segunda cinta, el desafío estribaba más bien en elegir a gente que puede que sea importante en el futuro. No sabemos qué pasará con esta película, pero estamos seguros de que algunos de sus actores volverán a aparecer en la pantalla grande, como Julie Fournier, Lannick Gautry, o Joséphine de Meaux. Tienen un lugar que ocupar."

Olivier Nakache: "Respecto a los niños, la cosa fue bastante complicada. Estuvimos viendo a unos cuantos centenares. A estas edades, la magia está o no está con ellos. Son los idóneos o no lo son. No se trata de verdaderos actores. No engañan; no tienen conciencia de estar interpretando. Con excepción de Arthur Mazet, quien encarna a Guillaume, y que con quince años es un auténtico actor, los otros son naturales; estamos muy satisfechos del conjunto. ¡Son muy listos!"

Nicolas Duval: "Desde los primeros días de rodaje, tuvimos la alegría de constatar que la distribución de roles funcionaba. A menudo, los niños se parecían mucho a sus personajes."

Eric Toledano: "Respecto a la puesta en escena, se trataba, en el marco de un segundo largometraje, de que nos hiciéramos con un tono y estilo que fuera el nuestro. Hemos adaptado completamente nuestra manera de filmar al tema. La cámara fluye, siempre está moviéndose, un poco como la mirada de un niño."

"Por encima de todo, se trataba de retratar el aspecto lleno de vida y ritmo propio de una colonia de vacaciones. Queríamos que les escenas tuvieran absolutamente una imagen como si se ‘hubieran arrancado de la misma realidad’; nuestro objetivo era hacer olvidar que estamos en el cine. Esa es la razón por la que hemos buscado la iluminación dorada de los veranos en el campo, las puestas de sol, la atmósfera familiar para todos aquellos que han participado en ese tipo de experiencias."

"Aquellos días felices" ha logrado el Premio del público y el Premio del jurado joven en el Festival Internacional de Cine de Comedia de l'Alpe d'Huez 2006. El Premio del público en el Festival City of Lights de Los Ángeles 2006.

Artículos recomendados

"El laberinto del Fauno" supera los 10,2 millones de dólares recaudados en Estados Unidos

"El laberinto del Fauno" supera los 10,2 millones de dólares recaudados en Estados Unidos

Comentarios