Bienvenido Conéctate para puntuar películas, escribir críticas y mucho más

¡Puedes utilizar tu nombre de usuario y contraseña existente de FormulaTV!

4,3

Corre, Tom, Corre

25 may 2009

Creo que muchos estaremos de acuerdo que el papel que marcó un antes y un después en la trayectoria de Tom Hanks fue el de Forrest Gump. Los razonamientos y las carreras del personaje hicieron que Hanks fuera tomado en serio después de un batiburrillo de comedietas adolescentes intrascendentes (desde "Despedida de Soltero" a "Splash" pasando por "Big"). Pues precisamente esas mismas carreras -o si no, con más prisa aún- son las que se pega el personaje de Robert Langdon, interpretado por Tom Hanks a lo largo de este film, de corte netamente comercial, nula intención de trascendentalidad, y mínimo argumento. Basado en la segunda novela de Dan Brown sobre el investigador de enigmas critpográficos antiguos, ahora ya no es la fé cristiana la que se pone en entredicho, sino la institución misma de la Iglesia Católica a través de un grupo llamado los Illuminati, que pretenden acabar con todos los estamentos del Vaticano, aprovechando que ha muerto el Papa y los Obispos están de cónclave para elegir uno nuevo. Bueno, pues a partir de ahí, todo es correr. Toda la película corriendo para descubrir atentados, cadáveres y pistas, y cuando las encuentran, otra vez a correr. Sin estructura mínima, sin apenas progreso argumental. Es por ello que uno acabo tan exhausto como si hubiera corrido en realidad: en el cine es imperativo alternar momentos de tranquilidad con otros de tensión, porque si todo es tranquilidad, uno termina por dormirse. Y si todo es tensión, ésta deja de ser efectiva al mantenerse durante tanto tiempo. Además hay otro elemento que ya se queda un poquito obsoleto en el discurso de Ron Howard (y del propio Dan Brown): ¿tiene tanta, tanta influencia la Iglesia Católica como para tener fanáticos esperando en la Plaza de San Pedro a que se elija un nuevo Papa, y que se peleen entre ellos mismos cuando tienen candidatos distintos, como si fuera Operación Triunfo, cada uno con su favorito para ganar el concurso? Vamos, me parece un poquito de cachondeo la visión que han intentado dar de todo el organigrama Vaticano, y lo que es aún más chirriante, de todos los seguidores del catolicismo. Además Hanks se lleva toda la película (como le pasó en "El Código Da Vinci", igual es "trabajo de personaje") con cara de estreñido, sin transmitir ni una sola emoción (claro, está corriendo todo el rato ¿qué esperábamos?), ni expresividad... ni nada, vamos. Eso si, Howard, especializado en hacer "películas-tipo" (aún recuerdo la indigestión pro-oscar de "Una mente maravillosa") ahora parece haber encontrado la matriz para hacer un film de aventuras-controversia religiosa, repitiendo todos (o casi) los elementos anteriormente presentes en "El Código Da Vinci". Y por supuesto, tendrá que llegar la tercera novela de Brown con "The Lost Symbol", donde Langdon volverá a correr. Por ello, nada mejor que haber elegido a Tom Hanks, experto en correr con cara de alelado de un sitio a otro. Igual que en Forrest Gump, solo que con peinado de diseño, traje de Armani, y cara de estreñido.

1
2
Valorar esta crítica