Bienvenido Conéctate para puntuar películas, escribir críticas y mucho más

¡Puedes utilizar tu nombre de usuario y contraseña existente de FormulaTV!

8,5

Mafia de andar por casa

14 feb 2011

Esta es una película sobre una familia de "clase media" de delincuentes. Esta familia podría ser perfectamente la de tu vecino de al lado. La madre hace vida normal, exprime naranjas para los hijos, va al mercado, ve la tele con la vecina y... decide que se carguen a quien supone peligro para su prole. Delincuencia tratada sin ningún tipo de glamour, en las antípodas del refinamiento de la familia Corleone de Coppola o de cualquiera de los seductores gangsters de muchas películas de Scorsese. Aquí los personajes se desenvuelven en un ambiente vulgar y anodino, pero sin que el director se recree para nada en la sordidez, como por ejemplo en la reciente "Biutiful". Los crímenes van aconteciendo de un modo natural, sin altibajos, como si fueran lo más normal del mundo que sucedieran, aunque no por ello dejan de ser brutales y cometidos por unas causas execrables.
Tiene uno de los comienzos más impactantes que yo haya visto en mucho tiempo, narrado magistralmente del modo más átono y desapasionado que se pueda uno imaginar, y que describe de modo insuperable el carácter hierático (sólo en apariencia) del adolescente protagonista. Tras esta escena, el muchacho se traslada a vivir con los parientes de su madre, entrando y adaptándose sin mayores contratiempos al peculiar modo de vivir de esta familia, el reino animal de carnívoros depredadores a que hace alusión el título.
La película está narrada pausadamente, por lo que la violencia, cuando sucede, es más brutal, aunque sea un crimen de andar por casa, como el tranquilo asesinato doméstico por sobredosis que sucede en un momento dado. Según va avanzando la acción se van definiendo los personajes, sus actos o los de la policia corrupta que les persigue, van provocando consecuencias que van transformando la, en apariencia, idílica situación inicial. Al final de la película, la matriarca del clan, esa especie de maruja australiana con mallas y teñida malamente en su peluquería del barrio acaba convertida en una especie de Vito Corleone, sin el aura de respeto del personaje de Marlon Brando, pero igual de determinante en sus decisiones.
El abúlico niñato protagonista (supongo que en la realidad hay adolescentes tan alelados), tras sufrir en su carne las consecuencias de convivir entre lobos, acaba transformado en el nuevo líder natural de la manada (y practicamente sin levantar una ceja en toda la película).
Puntos en contra: El policia bueno es demasiado bueno. ¿Era necesario que tuviese una hija con sindrome de Dowwn?
Por último señalar la música. Cada vez más envolvente según la violencia va cercando a los personajes. Es lo único que no es desapasionado en la película, llegando a veces a alcanzar cierto trascendentalismo en sus tonos. A mí me gustó este protagonismo de la música en contraste con la "tranquilidad" de las imágenes

0
0
Valorar esta crítica