Bienvenido Conéctate para puntuar películas, escribir críticas y mucho más

¡Puedes utilizar tu nombre de usuario y contraseña existente de FormulaTV!

6,5

No todo va a ser cine

01 nov 2017

Sorprendente y extraña propuesta cinematográfica la de este director griego que, empapado de todo el cine que se ha hecho hasta ahora, no deja de utilizarlo para construir una historia que cuanto menos te atrapa con el cebo de, qué querrá decir, qué tesis hay, si es que hay alguna, y cómo acabará el asunto, si habrá un desenlace o no.
Me apunto a que sí hay una intención filosófica, de reflexión, sobre el aprendizaje humano, sobre la necesidad de construirse a base de mirar y escuchar, un aprendizaje que está indudablemente en todos los que nos rodean y que puede ser tan óptimo o tan pésimo en función de una pluralidad de factores tan enorme que no son la suerte y la genética los menos influyentes de ellos.
Así que si se acotan y limitan estos factores es posible que esa protección o esa educación, que pretendemos la mejor para nuestros vástagos, igual podemos llevarla a cabo.
Y con este escenario se lleva a cabo la intención arriba señalada. Pero de manera insuficiente, el guion no convence, quedándose en un apunte de algo que podía haber rayado más alto, no quedarse en lo anecdótico y prosaico, con una trabazón que no permite una mínima verosimilitud, moviéndose todo la proyección, durante todo el metraje, entre lo humorístico, lo paródico, lo surrealista y lo casero. Un apunte, una acuarela simpática, con más agua que color.
El final viene a corroborar la falta de profundidad y el agotamiento de la correa imaginativa que deja en manos del espectador la solución. El qué será, será.
Los planteamientos de Yorgos Lanthimos son originales, en "Alps" da otra muestra de ideas con aliento, pero que al salir al relente del arte cinematográfico se diluyen y quedan en vanos intentos de cuajar algo que se vislumbra pero no se acaba de concretar.
En este tipo de cine de autor hablar de la interpretación de los actores es normalmente algo intrascendente porque la sombra del director planea sobre cualquier gesto o pestañeo de los mismos. El afán acaparador del autor hace vanos los otros complementos, a menos que el creador acaparador los considere necesarios. Que no es el caso. Todo es la idea.
¿Merece la pena ir a verla? Pues sí.
Pero es de esas obras de arte a las que hay que ir con el saco de Buñuel lo más lleno posible para poder saborear todo lo que el film deja cosido con alfileres.
No deja indiferente, que dicen algunos, aunque de cine con guion, interpretaciones, fotografía, ritmo, casting y esas cosas, poco.
Todo supeditado al genio del director.
http://cadasegundoajeno.blogspot.com.es/2017/11/canino-de-yorgos-lanthimos-2009.html?zx=5d61e331ce9b04ba

0
0
Valorar esta crítica
'Canino', microcosmos griego
Crítica Ecartelera
6,8