Bienvenido Conéctate para puntuar películas, escribir críticas y mucho más

¡Puedes utilizar tu nombre de usuario y contraseña existente de FormulaTV!

8,5

Sublimes interpretaciones

30 may 2018

La representación LGBT+ en el cine comercial ha batido mínimos históricos en Estados Unidos. Menos mal que tenemos films como 'Disobedience', pequeños proyectos, en este caso con grandes nombres, que suponen un oasis en el desierto que es el cine para un público necesitado de verse reflejado y escuchado en la gran pantalla.

Dirigida por Sebastián Lelio, que recientemente ganó el Oscar a mejor película de habla no inglesa por otro título con protagonista LGBT+, 'Una mujer fantástica', 'Disobedience', nos cuenta la atormentada historia de amor entre Ronit (Rachel Weisz) y Esti (Rachel McAdams), dos mujeres judías que se ven en la encrucijada de vivir su relación amorosa libremente o seguir las normas de la estricta y tradicional comunidad a la que pertenecen. La película se basa en la novela homónima de Naomi Alderman.

Con 'Disobedience', Lelio confirma el gran talento que posee para el drama introspectivo y la observación del comportamiento humano. La historia de Ronit y Esti cae en muchos tópicos del cine LGBTQ y por momentos resulta un tanto anclada en el pasado, en los lugares comunes de las historias de amor homosexual prohibido. Pero esto no acaba siendo un problema real gracias a la pasión y sinceridad de Lelio como narrador, a sus oportunos toques de humor para aliviar la intensidad, y sobre todo a la entrega absoluta de sus protagonistas.

Porque el corazón de la película son unas IMPRESIONANTES Rachel Weisz y Rachel McAdams, dos actrices en estado de gracia que componen personajes profundamente humanos y reales a través de un recital de miradas, gestos y matices que no se debería pasar por alto. La vida que dan a los personajes y su relación va más allá de la película, da la sensación de que Ronit y Esti existen, en el presente, el pasado y el futuro.

Pero tampoco hay que subestimar a Alessandro Nivola como el tercer elemento de un triángulo muy complicado, y cuya interpretación está a la altura de las protagonistas. En definitiva, 'Disobedience' es un drama sublime, melancólico y profundo que habla del deseo, la subyugación, la comunidad y el lugar de la mujer en una sociedad conservadora y patriarcal. A pesar de lo específico del contexto religioso en el que se desarrolla (la comunidad judía en el Londres suburbano), la historia de Ronit y Esti es universal en tanto en cuanto trata sobre una decisión a la que muchos nos hemos enfrentado: elegir entre la vida que se nos ha impuesto o la que queremos vivir.

0
0
Valorar esta crítica