Bienvenido Conéctate para puntuar películas, escribir críticas y mucho más

¡Puedes utilizar tu nombre de usuario y contraseña existente de FormulaTV!

Avatar de Orlok

Orlok

6

Popurrí variopinto de serie B, thriller erótico y metacine

01 sep 2012

Brian De Palma es un cineasta cuyo nombre resuena con diversas consideraciones hacia su trabajo, siempre a estado muy menospreciado, sobre todo en Estados Unidos, aunque en ocasiones también lo han sobre valorado. Lo que no se puede negar es que su carrera es irregular, es un cineasta con un estilo peculiar que dispone de algunos trabajos que se han hecho un hueco en la historia del cine y por los que será recordado, aunque no sabemos si eternamente.

Brian De Palma es reconocido de forma extraña, arrastra una serie de fracasos comerciales reflejados tanto por la crítica especializada como por la recaudación en taquilla; de todos modos sigue trabajando y siempre con un porcentaje de publico a su favor. La verdad, es difícil posicionarse con este cineasta, pues en cierto modo puede ser un incomprendido con tantos aciertos como errores en sus trabajos. La cuestión es que los méritos que se le pueden atribuir hasta cierto punto son merecidos, pero también cuestionable su ética como realizador, pues su forma de trabajar es lanzando una mirada al pasado, llevarlo a su terreno y construir sus películas con lo que crea más conveniente. ¿Donde termina el homenaje y comienza el plagio? Brian De Palma no es un mal cineasta, pero aprovecha los inventos de grandes cineastas para repetirlos en unos contextos propios siendo esta su forma de asombrar. No hay nada de malo en ello, pero quizás precisamente por ello tampoco merezca mayores elogios que los que puedan proporcionar el gusto personal de cada persona.

Con Doble cuerpo se juega a las apariencias, al engaño... algo que De Palma acostumbra a desarrollar en sus películas, incluso forma parte de su trayectoria como cineasta. También está el estilo del voyerismo cinematográfico y el componente sexual dentro del genero que desarrolla. Su influencia en esta película está muy clara y también muy comentada, las dos películas de Alfred Hitchcock que se supone homenajea en Doble cuerpo saltan a la evidencia, pero fuera de comentar las similitudes argumentales, es más interesante hacerlo en como utiliza las formas que trabajaba Hitchcock para tratar los conceptos a desarrollar. Mostrar el artificio cuando se habla de las apariencias a través de los falsos fondos, la forma de mover la cámara o contextualizar el argumento hacia la inverosimilitud, pero claro, sin desmerecer a De Palma hay un abismo entre los dos cineastas. Doble cuerpo tiene sus virtudes, muchos encuadres trabajados, buenos movimientos de cámara, un trabajo de arte que destaca en muchos momentos, entre otras cosas no hay que olvidar que Brian De Palma sabe lo que se hace.

De todos modos, en mi opinión Doble cuerpo es una película mediocre que dentro de la década en la que se rodó, cuenta con los aciertos y despropósitos de los excesos. Aunque también digo que a modo personal la película no me desagrada, la verdad es que entretiene, dispone de secuencias que resultan hasta interesantes pese a que el conjunto final sea malo. Doble cuerpo tiene un popurrí variopinto, pasando por la serie B casposa del típico asesino, por el thriller erótico y desembocando en el metacine, todo adornado con el suspense para un final tan tramposo como efectivo. Esta es una de esas películas en las que piensas, ¿está mal hecha a propósito?. La película se mueve por unas tesituras en las que puedes pensar que el contenido se expresa a través de una forma consecuente con el argumento, pero... ¿siempre intencionado? Está película es una horterada simpática que para no odiarla, tienes que partir de la base de que no se la puede tomar en serio, pues es mejor pensar que no hay pretensiones ocultas más allá de una gamberrada cinematográfica con la que se puede llegar a pasar un rato divertido, pues la película es un autentico disparate.

0
1
Valorar esta crítica