Bienvenido Conéctate para puntuar películas, escribir críticas y mucho más

¡Puedes utilizar tu nombre de usuario y contraseña existente de FormulaTV!

Avatar de moore

moore

4,7

Canto a la redención // AKA (spoiler) O me das a la niña, o le corto la polla con un couter al payaso que tienes por hermano.

03 ene 2014

Me hubiera gustado hacer una crítica diferente. La titularía "Mi gran osito triste" y sacaría mi lado más sentimental, exponiendo las diversas metáforas que se podrían extraer de las intimistas conversaciones de Crissy y Lupita. La niña es agradable, sabe hablar, es aguda y transmite dulzura. Mencionaría la cancioncilla que ha sonado varias veces en la primera parte de la película, exactamente la misma que ponía acorde a las manifestaciones de Jack Nicholson a Leonardo DiCaprio de que le percibía un fino aroma a rata. Al parecer Tony Scott y Scorsese comparten los mismos gustos musicales... Centraría gran parte de mi crítica en hablar del mundo interior de Crissy, en la posible evolución de su sentir, en lo bello que es vivir, en la bonita que es la amistad, de las ventajas y características de la aytoayuda... Dirigiría mi atención en el precioso osito que Lupita le ha regalado a Crissy y lo identificaría con la vaquilla de Milka, estampada en una de las onzas de chocolate que me estaba comiendo justo en aquel momento, que reflejada en la tenue luz de mi televisor parecía sonreírme...

Bueno, de hecho ya he descrito el primer tercio, ahora toca hacerlo con los otros dos. Y ahí es cuando el tono cambia. Ya no puedo escribir lo que me gustaría. Es que esas dos partes en las que he dividido la cinta podrían ser 2 películas distintas. Y de hecho lo son. Y al iluminado de Tony Scott no se le ocurrió nada mejor que juntarlas. Qué crack. Otra peli de secuestros, de una vulgaridad insultante. La narración pasa a tener unos compases soporíferos y se convierte en una odiosa trama repleta de llantos y lamentos. Aburrimiento insufrible. ¿No se podía haber acelerado un poco el desarrollo de la historia? 146 minutos que dura, ¡hay que joderse! Para un argumento que podría haber sido plasmado en 90, y no omitir practicamente nada, con solo convertir la tediosa puesta en escena en una más trepidante, enlazando los sucesos como si de un efecto mariposa se tratase, sería suficiente. Ah, y suprimir esos rallantes planos cortados, que salen cada 2 por 3, en los que se movía la cámara de una manera extremadamente rápida y se alternaba la intensidad de la iluminación. Recurso estúpido e innecesario.

Mientras tanto, entre la interpérrita monotonía y el imparable estancamiento, Denzel Washington va haciendo justicia, eliminando uno a uno a los malhechores de una manera fría e implacable, no ofreciendo posibilidades de redención a nadie, lo que da un poco de contraste a la pésima elección por la que se ha optado de como ilustrar la historia. Luego en el desenlace, la torcida mano del amigo Tony Scott vuelve a hacer acto de presencia para demostrar que la versatilidad no es para él. Se inventa un final absurdo para cualquier mente capaz de completar razonamientos elementales en el cual Crissy tiene a la madre y al hermano del capo, con el cual mantiene una charla telefónica. Para demostrar que va en serio, le vuela los dedos al inútil del hermano, con el capo escuchando al otro lado de la línea. Exige que le devuelva a Lupita, a la que tiene secuestrada. Entonces el capo le propone que se intercambie por la niña. Y el otro acepta incondicionalmente, asumiendo su irremediable final. Y hay que ser gilipollas para aplaudir semejante final.

Me pregunto por qué no podía haberse llevado el lanzacohetes que ya uso en una ocasión, para explosionar el coche de un matón. Pues esto es lo mismo. Te esperas a que salga la niña, y les fundes con el bazooka a los 2 hijos de puta que están el coche. Dos por uno. O les haces la de Rambo, te acercas corriendo al coche con una AK-47 y les revientas a balazos, ahí fusilando el vehículo y todo lo que te encuentras a tu paso con una expresión de odio en el semblante. Pero claro, no podía, estaba herido, pobrecito. ¿Y no tendrías por casualidad algún chaleco antibalas, curtido exagente del spetnaz? No sé, vas por ahí tiroteándote con el personal, digo yo que ese sería un momento adecuado por traértelo. ¿O algún amigo de confianza de los largos años de servicio en las fuerzas especiales que te pueda ayudar un poco en una situación así? Te los traes y lías la de Dios. Eso sí que sería el fuego de la venganza. O más fácil, negociando por el teléfono: "¿Yo cambiarme por la niña? Jajaja. ¡Los cojones! O me das a la niña o le corto la polla con un couter al payaso que tienes por hermano, lo grabo y te envío una copia por el Blu-Ray. A lo "Un ciudadano ejemplar".

Cualquiera de estas opciones sería mejor que agonizar en el asiento trasero del coche de tu enemigo. Pero no nos engañemos, el tito Tony que ya arrastrará posteriormente a Denzel Washington al protagonismo de un horroroso remake de 'Pelham 123', ha querido dar la nota con este patético final, tratando de privar al espectador de la capacidad de pensar, pretendiendo que olvide las numerosas opciones que le ofrece su propio raciocinio de salir ganando de una situación complicada. Todo por los aplausos forzados. Todo por ese 7.2 en FilmAffinity. Todo por nada.

Y ahora la pregunta del millón: ¿No sería más interesante que durante esos 146 minutos la niña continuara psicoanalizando a Denzel y que entre ellos se hubiera forjado una amistad infranquable?

Nota: 4,7.

1
0
Valorar esta crítica
'El fuego de la venganza': redención y violencia extrema
Crítica Ecartelera
7,0