Bienvenido Conéctate para puntuar películas, escribir críticas y mucho más

¡Puedes utilizar tu nombre de usuario y contraseña existente de FormulaTV!

ÚLTIMA HORA Varios heridos en un ataque con arma blanca en Alemania

La crítica de 'El gran Gatsby' de Afrutos

Avatar de Afrutos

Afrutos

7,5

Sube la música

16 ago 2016

Una escena. Dos personajes. El lugar, una habitación repleta de flores, colores y dulces. Uno de ellos le pregunta al otro: "¿No te parece demasiado?". Su respuesta: "Es lo que quieres". Y, en esa mínima charla, puede que quede marcada de la mejor manera posible el espíritu, la personalidad y la ambición de la nueva adaptación cinematográfica, la quinta, de 'El Gran Gatsby'. Una de las novelas más populares de F. Scott Fitzgerald, que llega por quinta vez a la pantalla grande (ha tenido hasta una versión muda en 1926), lo hace de la manera más excesiva y apabullante posible, obviando los temas más 'profundos' que podría aportar para centrarse en el 'más es más' teoría y práctica que lleva a rajatabla su protagonista y, en esta ocasión, también su director. Estamos ante una película de Baz Luhrmann. Estamos ante una película del responsable de, respectivamente, una joya ('Romeo+Julieta'), una obra maestra ('Moulin Rouge') y un despropósito ('Australia'). ¿Nos ubicamos? ¿Sí? Pues, entonces, se anulan las manos en la cabeza de todos aquellos puristas que esperen una adaptación al servicio de la prosa contundente de Fitzgerald. No, esta es la versión que hubiera rodado Gatsby de su historia. Desmedida, salvaje, arrebatadora. Y también vacía.

Luhrmann es consciente de que su manera de contar las historias se aleja bastante de su referente literario por lo que dedica el 100x100 de sus esfuerzos en lo que mejor sabe hacer, descorchar el champagne, preparar los fuegos artificiales, subir la música, alocar al personal, ir a 140 km. No hay tiempo para más, hay mucho que contar y 'solo' 140 minutos. Y los que vayan al cine esperando otra cosa, saldrán irremediablemente decepcionados. No es una historia de clases, no es una reflexión sobre la sociedad norteamericana, no es un estudio psicológico de sus personajes. No, 'El Gran Gatsby' de Luhrmann, es 'el melodrama romántico más grande jamás contado', la épica de la lujuria, primero, y el romanticismo, después, al servicio de un despliegue visual y musical (tremenda banda sonora) de primer orden, con el sello de un director al cual se le pueden atribuir muchos defectos pero al que no se le puede negar una personalidad irreductible. Y, si bien es verdad que se le empiezan a ver los trucos y tics a leguas, de momento sigue dando con las teclas exactar para ofrecer fastuosos espectáculos. Y de esto se trataba.

0
0
Valorar esta crítica
'El gran Gatsby': Los excesivos años 20
Crítica Ecartelera
7,0