Bienvenido Conéctate para puntuar películas, escribir críticas y mucho más

¡Puedes utilizar tu nombre de usuario y contraseña existente de FormulaTV!

7

Ave,cesar

18 jul 2013

Que sea una sorpresa que una cinta destinada a reiniciar una franquicia y de paso pegar el taquillazo consiga con éxito ambos objetivos es una buena muestra de la suspicacia que existe por la fiebre de reboots en Hollywood. Hay que admitir que este no pintaba precisamente bien con la paródica versión de Tim Burton aún calentita y un rodaje fugaz a cargo del desconocido Rupert Wyatt. Y lo cierto es que el realizador inglés logrado devolverle el interés a una saga enterrada y crear a la vez una película con valor por sí misma como ya hiciera hace poco J.J. Abrams con Star Trek.

Porque no os debería quedar ninguna duda. El Origen del Planeta de los Simios es un reboot en toda regla y no una precuela. Tiene dicha forma pero no se relaciona argumentalmente con la saga que comenzó Charlton Heston (y que cuenta con 5 títulos sin contar el de Burton) ya que reescribe los hechos que dieron pie a la primera cinta (y al remake) y que ya explicarón en el cuarto film La Rebelión de los Simios de forma bien diferente. Aún así, más allá de la coletilla del título, los responsables han querido plagar la cinta de referencias a a saga para dar una sensación de uniformidad que no molesta y que servirán a modo de curiosidades para los fans (como el puzzle de la Estatua de la Libertad).


En esta ocasión, la trama sigue a un científico (James Franco) empeñado en desarrollar la cura para el azheimer que logra salvar un simio recién nacido del laboratorio justo antes de que cancelen el proyecto. Una vez en casa, no tarda en darse cuenta de que se trata del único ejemplar que ha asimilado el medicamento sin efectos secundarios desarrollando además una gran inteligencia, con lo que no duda en utilizar la cepa con su propio padre mientras sigue experimentando. Pero retener a un animal de esas características en una urbanización residencial termina siendo una tarea imposible, y César termina recluido junto a otros compañeros de especie. Es en ese momento cuando comienza a gestarse la revolución que traerá las fatídicas consecuencias que todos conocemos.

Pero más allá de un desarrollo bastante correcto con las dosis justas de emoción, todos los focos se centran en el mono más famoso desde la mascota de Tarzán. Como ya sabréis a estas alturas, César está interpretado por el actor Andy Serkis, un auténtico especialista de la técnica de captura de movimiento como ha demostrado en El Señor de Los Anillos y King Kong (o la venidera Tintín) y al que hemos podido ver el rostro en contadas ocasiones como Deathwatch o El Sueño de Mi Vida. Su trabajo en El Origen del Planeta de los Simios es tan espectacular hasta el punto de que ya se habla merecidamente de una nominación al Oscar al mejor actor secundario. Seguramente el galardón vaya en cambio para los efectos especiales de la compañía de Peter Jackson Weta Digital, que aunque sigue sin alcanzar la perfección en algún plano general, da totalmente en el clavo en los planos cortos de los rostros de los simios SPOILER (la cara de WTF de uno de los monos tras escuchar hablar por primera vez a César es simplemente impagable) FIN SPOILER.


Y menos mal, porque César es el absoluto protagonista por encima de unos mecánicos James Franco y Freida Pinto (Slumdog Millonairie). Solo el veterano John Lithgow (Bigfoot y los Henderson, El Nombre de Caín o Dexter) es capaz de aportar un trabajo humano de interés como el padre del protagonista enfermo de alzheimer. Y eso que se trata de uno de los personajes más flojos del guión, que se sirve de este tipo de obviedades para explicar las motivaciones de los protagonistas.

De hecho, el libreto es lo más vago del conjunto ya que también se le puede achacar algún giro demasiado enrevesado como que César sea más inteligente aún que sus hermanos "infectados" por exponerse a las dos versiones del virus. Por no hablar de la absoluta transparencia del protagonista, que ni se inmuta al experimentar con su propio padre. Pero donde queda más patente esa falta de agallas más allá de un buen planteamiento es en el final, que corta el climax de la cinta como si la próxima entrega fuera a estrenarse dentro de 6 meses. SPOILER Aunque concluyen la fuga de César y el reclutamiento de su ejército, apenas esbozan una trama nueva como es la reacción de las personas ante el virus que, suponemos, es el verdadero responsable de la extinción de la humanidad FIN SPOILER.


Con lo que más allá de los técnicos de CGI, practicamente todo el mérito de este éxito rotundo es del ignorado Ruper Wyatt. Un director que solo cuenta con dos films dicen que correctitos, y al que la tarea de revitalizar una franquicia estigmatizada por un peso pesado como el director de Alicia parecía venirle más que grande. Nada de eso. El inglés se muestra más que resuelto ofreciendo una realización muy variada que explota por completo el potencial tanto del chimpancé protagonista como de las jaurías de simios que asaltan el puente de San Francisco, y que ha dado como resultado un ejemplo de ciencia ficción bien pensada y accesible que demuestra, una vez más, que cuando hay más interés por crear una buena cinta de género que por fabricar un blockbuster -que también-, se nota.

1
0
Valorar esta crítica