Bienvenido Conéctate para puntuar películas, escribir críticas y mucho más

¡Puedes utilizar tu nombre de usuario y contraseña existente de FormulaTV!

La crítica de 'Kingsman: El círculo de oro' de federicocasado

7

Espías sin complejos

23 sep 2017

Descubrí el cómic de Mark Millar y Dave Gibbons a raíz de la primera película que dirigó Vaughn hace tres años, y la verdad es que me gustó muchísimo. Pero me quedó clara una cosa: era muy difícil que pudieran superar la adaptación que ya se hizo de todo ese delirante universo. Pero ¿sabes una cosa? Me equivoqué: porque si el primer film centrado en la intrigante sastrería londinense que oculta el servicio secreto internacional más completo del mundo es buena, esta segunda parte aún la mejora, retomando todas las pautas argumentales y llegando a otro nivel.

Nuestro protagonista ahora es novio de la princesa de Suecia, y aunque en sus ratos libres sigue siendo aquel macarrilla de barrio, cumple con honores en la agencia Kingsman contra toda amenaza que pueda existir. Pero ahora se enfrentan a una letal adversaria que consigue eliminar a toda la organización británica de un plumazo, y los dos únicos supervivientes tendrán que irse a Estados Unidos para descubrir que allí también existe Statesman, otra agencia secreta de clara identidad yanqui, que también protege el mundo y que les cederan todos sus amplios recursos...

Si en la primera parte teníamos una nutrida galería de personajes de lo más "bizarre", esta segunda parte no se queda atrás: cyborgs, perros robóticos, espías estadounidenses con sombreros tejanos, que además de pistolones de vaquero también tienen látigos y lazos, una supermala realmente trastornada que está obsesionada con la cultura norteamericana de los años 50... y suma y sigue.

Lo que más me gusta de estas saga que está haciendo Vaughn, es la falta de complejos: vamos a divertirnos todos, incluido el propio director. Y eso se nota mucho, hay un goce y disfrute prácticamente a cada plano. No solo te ofrecen la mejor acción que uno pueda imaginarse en la gran pantalla (el arranque con el taxi por las calles de Londres es probablemente una de las mejores secuencias de acción, persecuciones y coreografías que jamás haya visto en el cine, tal y como lo oyes, y la del teleférico... mejor no hago spoilers porque te vas a quedar con la boca abierta y la mandíbula desencajada), sino que va un paso más allá: hay un guión muy bien construido, juguetón, con elementos de intriga, de thriller. Si, está claro que es más simple que el mecanismo de un chupete y que seguramente sea algo previsible pero ¿qué más da? ¿Acaso no sabemos de sobra cuándo Indiana Jones va a sacar el látigo, o cuando James Bond va a cargarse al malo? Pues eso, que no te quita el disfrutar de lo lindo cuando pasan todas estas cosas. Sin complejos.

La vocación gamberra y salvaje que tiene Kingsman debajo del refinamiento de los trajes a medida y las armas punteras tecnológicamente son los elementos más interesantes de la película, que sigue siendo de lo más explícita tanto en violencia como en sexo. Más que nunca, hay que tener claro lo que vamos a ver y no ir con prejuicios, porque entonces no disfrutaremos. Y hay lecturas más profundas del gamberreo y el desmadre, aunque no lo parezca.

Si en la primera parte teníamos a Michael Caine, Samuel L. Jackson o Mark Hamill, en esta segunda parte se ha echado toda la carne en el asador; porque a Colin Firth y Mark Strong se le unen Jeff Bridges, Julianne Moore, Halle Berry, Channing Tatum, el protagonista de la serie de moda ("Narcos"), Pedro Pascal... y hasta el mismísimo Elton John!!! Todo un despliegue de lujo para un film al que no solo no le falta un peregil, sino que además derrocha imaginación. Y sin complejos.

0
0
Valorar esta crítica
'Kingsman: El círculo de oro': ¿Qué queda cuando ya has visto cabezas explotar?
Crítica Ecartelera
7,0