Bienvenido Conéctate para puntuar películas, escribir críticas y mucho más

¡Puedes utilizar tu nombre de usuario y contraseña existente de FormulaTV!

9,5

El buque insignia del cine

28 oct 2012

Probablemente esta sea la película más conocida de la historia. Y no es para menos. Dejando de lado todos los prejuicios que se ha ganado, tanto positivos como negativos, esta obra maestra es un cúmulo de casi todos los géneros, con el soporte histórico de un acontecimiento típicamente americano. La cinta abarca todas las emociones: amor, odio, pasión, intolerancia, fraternidad, rencor, sacrificio... Lo más destacable es sin duda el ímpetu inquebrantable de la protagonista, la eterna Scarlett O'Hara, encarnada por Vivien Leigh. El papel femenino más importante de la historia fue también un reto apoteósico, pues numerosas actrices de la época suspiraban por una oportunidad (la que más cerca estuvo fue Paulette Goddard, esposa de Chaplin en esos tiempos), sin embargo, solo Vivien podía llevar a cabo un personaje tan complicado, logrando fusionarse con él. Todo un ejemplo de superación personal, Escarlata es una mujer que le da mil vueltas a todos los hombres que conoce, y será ella quien lleve las riendas de su familia cuando todo se haya esfumado entre las cenizas de los campos de Tara. La escena de "A Dios pongo por testigo" que cierra la primera parte de la obra es simplemente la escena con más fuerza y viveza de la historia de este arte.

También se merece su reconocimiento el galán de Clark Gable como Rhett Butler, que borda su papel, siendo el único personaje que mantiene a raya a Escarlata, dando lugar a un romance tan vibrante como tenso. El resto de actores y actrices también están genial en general, Hattie McDaniel gana un merecido primer Óscar a una actriz negra, arrebatándoselo por tanto a Olivia de Havilland, que competía con su propia compañera. Quizás el único que no está a la altura sea Leslie Howard en su papel de Ashley, que nos confunde a la hora de averiguar el por qué está una mujer como Escarlata enamorada de un hombre tan pasivo en ocasiones como él.

Todo lo demás es espléndido. La banda sonora, los decorados, los exteriores, las iluminaciones, la épica historia de amor en tiempos tan duros como es la Guerra Civil norteamericana, en la que los grandes terratenientes del Sur tienen que comerse sus palabras por prepotentes, y aceptar la liberación de los esclavos. Merecidas también las nueve estatuillas (más dos honoríficas) con las que arrasó en la gala de los Óscars allá por el año 1939. Y es que cuando hablamos de cine, podemos decir que "Lo que el viento se llevó" es la obra de arte por excelencia.

0
2
Valorar esta crítica
'Lo que el viento se llevó', un clásico con mayúsculas
Crítica Ecartelera
10,0