Bienvenido Conéctate para puntuar películas, escribir críticas y mucho más

¡Puedes utilizar tu nombre de usuario y contraseña existente de FormulaTV!

9,9

Un documento absorbente con reminiscencias del pasado

07 jun 2008

Hace unos años cuando marché de la Universidad, esa noche me dispuse cámara en mano a grabar a todos y cada uno de mis amigos y compañeros de la Residencia Universitaria, a unos los sorprendí poniéndose el pijama, a otros estudiando y a otros tomando el aire en los jardines, quería grabar lo máximo posible para llevármelo como recuerdo y en un futuro verlo, a solas o con ellos y reirnos de tiempos pasados.

Cloverfield, prefiero llamarla así por su título original, es esa grabación de momentos pasados que ahora recae en nuestras manos, la de los espectadores, como un documento inédito que pretendió ser esa cinta de recuerdos, pero que se convirtió en la recreación de los hechos de la mayor catástrofe de Nueva York.

La cinta está grabada encima de otros momentos acontecidos un mes antes y que los creadores utiliza magistralemente como ya hicieron en algún juego alternativo online para LOST, un recurso que atrae bastante. Tras unos primeros compases en que se nos presenta a cada protagonista muy por encima pero suficiente y donde nos parece una película más en la que desviar la atención un momento y correr al frigorífico a por un helado o un refresco, no tarda en llegar el momento que hará que no podamos despegar la vista de la pantalla, el que hará que a partir de ahí no nos demos cuenta de cómo pasa el tiempo, que hará que tras visionar el espectáculo que nos aguarda nos quedemos con la sensación de haber estado allí, en el lugar de los hechos, como si de pronto hubiésemos sido trasladados y privados de nuestro tiempo sin darnos cuenta.

La cabeza de la Estatua de la Libertad cae rodando en medio de la calle y se reflejan los primeros desconciertos, de hecho la gente sigue tomando fotografías de ella sin saber muy bien dónde ni qué hacer. La pregunta principal del film es qué está atacando la ciudad, pero no es necesario esperar al final para saberlo, de hecho nos enteramos antes de lo que pudiésemos pensar.

La historia es muy simple, un hecho magnífico visto en los ojos de alguien normal, una historia de desamor, la búsqueda de esa persona y el intento de huída. Lo principalmnete relevante es sin duda la consecución de cada uno de esos pequeños objetivos utilizando para ello una ciudad como Nueva York, sus accesos y edificios y teniendo en cuenta que algo está presente y destrozándo todo a su paso.

El principio no es sorprendente, la forma de contarla no es sorprendente, incluso la aparición de esa idealizada fuerza armada empaña parte de la cinta, ni siquiera el final es sorprendente... pero esta historia es cautivadora, absorbente, está contada de tal forma que el tiempo pasa sin darnos cuenta, que nos mantiene fijos en todo momento, que llega a ponernos en la piel de los personajes y lo consigue con creces, que en algún momento determinado nos hace saltar como si con eso pudiésemos evitar alguna desgracia y prevenir a los personajes principales.

¿Dónde está entonces el secreto de que esta película me haya fascinado tanto? Quizá no tenga que encontrar la respuesta, quizá todo sea como la propia cinta documentada, una serie de hechos para los que no existe una explicación y que tan sólo puedo imaginar.

1
1
Valorar esta crítica