Bienvenido Conéctate para puntuar películas, escribir críticas y mucho más

¡Puedes utilizar tu nombre de usuario y contraseña existente de FormulaTV!

5,4

¿Es posible hacer algo imposible?

14 jun 2013

Aromas de nostalgia Cannon para un thriller de acción de serie B tan inocente como burro y disparatado. Para ver sin especiales ambiciones artísticas, sin más objetivo que pasar el rato y comer palomitas.

Mike Benning (Gerard Butler) era el más valiente, válido, viril agente del Servicio Secreto norteamericano. Siempre atento, siempre vigilante, salvaguardando la vida del presidente Benjamin Asher (Aaron Eckhart). Aquello era antes. Pero su país le necesita más que nunca una vez más. Ahora. El pintoresco Antoine Fuqua hace realidad el sueño húmedo de cualquier terrorista que se precie con "Objetivo: La Casa Blanca" (ver tráiler), turbulento disparate de serie B que retrotrae la mente del espectador a los tiempos de la Cannon en el más amplio sentido del concepto, ya que de nuevo los rojos son la amenaza del mundo libre. La ingenuidad, como aquel entonces, es la nota dominante.

«Moverá montañas o morirá en el intento». Más allá de diferenciar a los coreanos del norte de los del sur, y de establecer la gruesa línea que separa la libertad de la opresión que sufren algunos territorios ajenos a las bondades de la tierra de las barras y las estrellas, parece que el libreto de los debutantes Creighton Rothenberger y Katrin Benedikt no busca nada más que entretener, sin más. Y para ello articulan un divertido y humilde despiporre de tiroteos, crímenes horripilosos, bombazos y todo tipo de pirotecnias coronadas por el ya clásico arquetipo del one man army volcado en aplicar justicia en solitario, ajeno a la connivencia o rechazo de los mandos a los que ha jurado obedecer. Hurra. Ya está, no hay más.

El conjunto no es vergonzante en su parquedad artística, no, pero tampoco es notable, ni mucho menos; de hecho ?y esto lo comparte una vez más con el arquetipo Cannon? provoca bastante risa ver a los participantes de la aventura tratar de defender seriamente unos papeles un tanto bobos en su consideración general. Junto a Butler y Eckhart, un senil Morgan Freeman lidera un reparto de secundarios que demuestra la necesidad de trabajo que hay en el Hollywood actual: por aquí pululan Radha Mitchell, Robert Forster, Dylan McDermott, Angela Bassett, Cole Hauser y Melissa Leo ?como siempre, la que más en serio se toma el asunto?, rodeados todos de los típicos extras de telefilm con cara de preocupación. Y hay discurso épico, claro. Aúpa.

1
0
Valorar esta crítica
'Objetivo: La Casa Blanca': ejército de un solo hombre
Crítica Ecartelera
6,0