Bienvenido Conéctate para puntuar películas, escribir críticas y mucho más

¡Puedes utilizar tu nombre de usuario y contraseña existente de FormulaTV!

3,5

Un error anunciado

28 ene 2014

Si cuando una revisión cinematográfica es hasta potable, sea por ejemplo el caso de la reciente Posesión Infernal, uno no puede evitar preguntarse qué necesidad hay de volver a contar la misma historia, no digamos ya cuando el remake es un sonoro aborto. Antiguamente la excusa pasaba por la deslocalización de los argumentos y la imposibilidad para el gran público de acceder a los mercados minoritarios. Pero en la época de la interconexión, en la que tenemos a un click de distancia -legal e ilegal- cualquier obra rodada en los confines del planeta, la razón última para que la fiebre por los remakes no haya descendido ni un ápice nos revela su auténtica forma, que no es otra que la de suplir carencias creativas y llenar la laguna de la imaginación hollywoodiense, disimulando malamente el secano. El problema llega de entrada, resultado de la condición de clásico del título a mancillar, pero se agrava cuando la nueva versión, normalmente con mayor presupuesto e intérpretes consagrados a su disposición, resulta inferior incluso en un plano tan básico como el estético. De ahí que el fichaje del desarrapado Spike Lee, rey del gueto y la black history, sonara como un auténtico despropósito a la hora de rehacer la obra más célebre del purista Park Chan-Wook, uno de los mejores maquilladores de la muerte y artistas de la violencia que se encuentran actualmente en activo.


Old Boy, la de 2003, es perfecta. Es una premisa segura para empezar una crítica destructiva a su remake, lo sé, pero voy a intentar meterme de lleno en el campo de berenjenas. Porque si decimos que la película de Chan-Wook es perfecta, lo hacemos asumiendo que su argumento lleva más tripis encima que Pocholo en un pase de 24 Hour Party People, pero todos compensados por el elemento exótico encarnado en su ambientación oriental, tan agobiante como extraña, en la que realmente llegas a creer sin dudar un momento que semejante aberración como la que plantea Old Boy en una lectura final de su argumento, con varias vidas dedicadas por completo al honor y la venganza, es posible. Un tripi, sí, pero contextualizado. En cambio, este remake, sufcientemente respetuoso con las bases del relato conocido por todos como para que hablemos de "fidelidad" -que no de "respeto"-, no sabes si se ambienta en Seúl, Nueva York, Chinatown o en algún futuro distópico creado por los Wachowski, con lo que resulta complicado creerse algo a partir de ahí.




Se trata de una estética muy jodida, que nace con la clara intención de homenajear lo máximo posible a la cinta original, fundamentalmente gracias a un torrente de referencias asiáticas y a planos fijos sobre elementos clave de la historia, pero que acaba creando una atmósfera incómoda y malsana en el peor de los sentidos. El mayor exponente de esta falta de tono la encontramos en las vestimentas de los villanos, con un Samuel L. Jackson rescatando el armario ropero de The Spirit y el hasta ahora inmaculado Sharlto Copley (Distrito 9, Europa Report) más pasado que Nicolas Cage en una película de David Lynch. Sólo Elizabeth Olsen (Martha Marcy May Marlene, Luces Rojas) y Michael Imperioli (Los Soprano), como la compañera de aventuras del protagonista y su mejor amigo respectivamente, se salvan del desfile-homenaje a Rocky Horror Picture Show, holgados de sobra en los dos papeles más convencionales del relato.

El que seguro podrá por fin dormir tranquilo es Will Smith, ya que la negativa a protagonizar este remake fue la única buena decisión que tomó el intérprete en 2012, cuando decidió pasar también del rol central en Django Desencadenado y aceptar en su lugar After Earth. Porque no es que Josh Brolin no le ponga ganas a la hora de recoger el testigo de Choi Min-Sik, sino que su transformación física está mucho más conseguida de lo que nos quiere hacer creer la cámara de Lee, incapaz de sacarle el partido que merece durante el encierro forzoso y en su posterior resurrección como vengador sediento de sangre. Ni siquiera en las escenas de acción, donde el porte imperturbable y la mandíbula del protagonista de No Es País Para Viejos deberían funcionar a las mil maravillas, el cineasta consigue aprovecharse de ello. La culpa la volvemos a encontrar en ese empeño por homenajear al clásico, fallando soberanamente a la hora de replicar el plano secuencia del pasillo y no tanto cuando se concede más libertad en el montaje y las coreografías, sin que ninguna alcance la contundencia y crudeza de los "fostiazos" rodados en su día por el director de Stoker si no es apelando al gore mas gratuito.


Al igual que ha demostrado el reciente remake de Carrie, el tiempo no ofrece carta blanca para rehacer un clásico de la misma forma que tampoco lo hace el lugar. Tenemos que irnos a ejemplos algo más rupturistas, como las revisiones de La Vida Secreta de Walter Mitty o Maniac, para descubrir que el sentido de un remake pasa por construir una personalidad propia sobre unos cimientos de probada eficacia y no por intentar emular a la original ante la falta de ideas nuevas, dando por hecho que el espectador interesado en la propuesta no tiene a su disposición o no conoce el material de partida. A Spike Lee, definitivamente desprovisto del flow dramático del que hizo gala en Malcom X o La Última Noche e incapaz de repetir el buen hacer comercial que demostró en Plan Oculto, se le presuponían muchas cosas, pero nunca las ganas de tomarle así el pelo a la audiencia, asumiendo que él es el único perro viejo de la sala.

0
0
Valorar esta crítica
'Oldboy' de Spike Lee: Una promesa a medio cumplir
Crítica Ecartelera
5,0