Bienvenido Conéctate para puntuar películas, escribir críticas y mucho más

¡Puedes utilizar tu nombre de usuario y contraseña existente de FormulaTV!

9,1

Once Upon a Time in Hollywood, el arte que inspira al arte

17 ago 2019

Quentin Tarantino, el cinéfilo más famoso de los últimos tiempos construye su obra más personal y artística inspirado, principalmente, por aquel cine que lo instruyó en su infancia al que sería su profesión en la adultez. Su "Spaghetti Western" es fotografiado espectacularmente por un Robert Richardson que logra captar una época y un estilo en colores tierra tales como el amarillo y el marrón o incluso ciertos tonos de naranja.
Una historia por demás conocida, un famoso actor de westerns y su doble de riesgo lidian con un cambio generacional de Hollywood que poco a poco desvanece su fama. En esta odisea de 1969 encontramos una de las mejores interpretaciones del ya reconocido Leonardo DiCaprio y una excesiva epicidad y genialidad desbordando por Brad Pitt. Margot Robbie, por su parte, sirve como una clase de punto de enfoque o eje de rotación para los sucesos que en la película se desarrollan, sin necesariamente protagonizar.
La película, un Spagetti Western con todas las letras, transporta al espectador a una época que, aún sin haberla vivido, siente familiar, la diseñadora de producción Barbara Ling construye un universo sobre el cual, a su vez, se construyen otros universos en los sets de filmación que visita Rick Dalton.

El único punto flaco de la cinta es el hecho de ser muy artística y personal para el director, exactamente los puntos que la convierten en una de las mejores películas de la presente década, esto debido a que posiblemente sea llamada "aburrida" o "la película menos Tarantiniana" al tener un ritmo mucho más sostenido sobre el primer tercio, que aumenta sobre el segundo para luego explotar con una de las mejores secuencias del cine contemporáneo en su tercer y último acto.

Tarantino, luego de llegar al Western americano con Django Unchained (2012) y The Hateful Eight (2015), por fin llega a aquella que siempre ha sido su película favorita: The Good, The Bad and The Ugly (1966) donde parece haber encontrado su último capítulo en el cine, ya vendrá su décima película marcando el epílogo.

Quentin, I think this just might be your masterpiece.
91 / 100

0
0
Valorar esta crítica
'Érase una vez en... Hollywood': Tarantino nos recuerda que el cine nos salvará
Crítica Ecartelera
8,0