Bienvenido Conéctate para puntuar películas, escribir críticas y mucho más

¡Puedes utilizar tu nombre de usuario y contraseña existente de FormulaTV!

5

Como un videoclip largo de LMFAO

22 jun 2013

Drogas, putas y house barato. No, no es el lema de la próxima reunión de Berlusconi, sino los ingredientes del fiestón que se montan los protagonistas de esta cinta no sólo para pasárselo bien, también para convertirse en hombres y lograr subir unos escaños en el ránking de los "popus" del insti. Nos encontramos ante la mezcla del legado que proyectos del estilo de American Pie o, en mayor medida, Supersalidos y Resacón en las Vegas (he ahí la mano de su director Todd Philips en la producción) han perpetuado en la historia de la comedia más golfa, pero con una novedad, la inclusión del modelo documental ("mockumentary" se dice ahora en moderno) que tan iterativo resulta en los últimos años, sobre todo en el género fantástico, con el fin de empujar al espectador a una inmersión emocional casi total. Ahora nos encontramos con que la incipiente moda se extiende a más terrenos, como a los superhéroes en la reciente Chronicle. Aquí se han empeñado tanto en la búsqueda de sensación real, que, atención al detalle, los nombres de los personajes son los mismos que los de sus protagonistas (Guau, no lo sentía tan verdadero desde el 3D de Avatar).

La primera incursión en el largo de Nima Nourizadeh en un tono tan complicado como es el cómico, se alza como una película de un entretenimiento digno con sus golpes de humor memorables, pero ya. Al margen de los buenos ratos, la trama de la película consta de la misma simpleza que un Precio Justo comunista y al final no se desvía de los estereotipos establecidos en el manual del colectivo "Crazy Stupid Loser Guys", que se resumen aquí en cuatro principales, un protagonista reservado que es influenciado por su amigo hiperactivo, un rarito emo y un gordo retarded (Jonathan Daniel Brown), este último como una especie de Galifianakis en Hangover durante su edad adolescente. En el bando femenino, todas están buenas.


La trama, como ya he mencionado, es sencilla y si no fuera para que el párrafo me quede bonico lo contaría en dos líneas. La historia se centra en Thomas (Thomas Mann), un chico que acaba de cumplir los 17 años y es convencido por su colega Costa (Oliver Cooper) para montar la juerga padre en casa del primero, aprovechando que sus padres se marchan fuera a celebrar su aniversario que, casualmente, coincide con el de Thomas. El protagonista cede ante las aspiraciones de mojar esa noche y abandonar el sector marginado de la sociedad escolar, así que su incitador amigo comienza a organizar el evento de manera que se entere todo el instituto y más allá, mientras Dax (Dax Flame) graba las 24 horas de "Le Mann" (Chistaco). Todo marcha viento en popa hasta que la fiesta empieza a desmadrarse y pierden el control de la situación.

Así pues, tenemos durante 88 minutos una sucesión de acontecimientos cada vez más caóticos. Todo lo que uno se pueda imaginar que podría acaecer en una fiesta, ocurre, y también otros incidentes que nadie idearía ni colocado hasta las cejas de éxtasis. De acuerdo, unas burlas sobre felaciones y tetas, un enano de mala hostia (siempre acaban siendo los putos amos en las historias más épicas), una mascota con sorpresa y un pirado traficante y ya tenemos Project X. La vista ha sido entretenida, pero así como en Resacón presenciábamos un relato más maduro y elaborado, en esta ocasión el metraje se reduce a hechos descabellados en una juerga, el discurso final padre-hijo da pena y sobra, por no hablar del "dia después".


En cuanto a las interpretaciones de los actores que conforman el elenco principal, sorprendentemente a estos desconocidos se les percibe cómodos en sus roles, quizá también por el hecho de que parte de la esencia fresca de los personajes a los que dan vida continúa aún en ellos. Ojito al gracioso regordete Jonathan Daniel Brown, ahora también conocido como Little Galifianakis.

En definitiva, Project X no es más que una cinta muy ligera para pasar el rato y soltar algo de tensión a base de carcajadas, imposibilitada para presumir de madurez, pero sí al menos para alardear de gastarse el mejor fiestorro de todos los tiempos, al que al menos desde la butaca merece la pena asistir. Los otros 30 minutos de historia, mejor invertirlos en pensar el nick del Twitter.

0
0
Valorar esta crítica