Bienvenido Conéctate para puntuar películas, escribir críticas y mucho más

¡Puedes utilizar tu nombre de usuario y contraseña existente de FormulaTV!

7

Espectaculares escenas de acción, que salvan la película

13 may 2010

Estamos a años luz del heroico y socarrón Robin Hood del Errol Flynn de los años 30, y del caballeroso Robin del Kevin Costner de los 80. Este de Russel Crow (milagrosamente salvado de una obesidad galopante) rezuma olor a sudor, a barro y a estiercol de caballo por todos sus poros.
Lady Marian tampoco tiene nada de glamourosa. Olivia de Havilland se desmayaría si viera a su homónima convertida en una machorra totalmente asexuada (eso si, con los pómulos a punto de reventar de bótox) capaz tanto de herrar caballos y labrar la tierra como de enfrentarse espada en mano al malvado de la película.
Esta sería como la precuela de las historias convencionales de Robin Hood que nos ha mostrado el cine. Muy bueno el presentarle como arquero de los ejércitos del rey, con lo que eso supone para el desarrollo de todo lo que sucede después.
Todo esto dotaría de una atmósfera de realismo a la historia si no fuera porque los guionistas se columpian bastante, a mi modesto entender, presentando a este Robin Hood, o más bien a su padre en unos flash-backs algo forzados, como el creador de la democracia moderna y el instaurador de los derechos humanos en el planeta Tierra, olvidándose de que los griegos hicieron algo similar unos 2000 años antes. Supongo que el director al ser inglés tiene que hacer patria de alguna manera.
Otro detalle peculiar que indica que los tiempos han cambiado y que haría levantarse indignado de la tumba a Errol Flynn: Aquí el malo muere de un flechazo de Robin Hood, como es de suponer, filmado muy espectacularmente, acompañado de una música épica grandiosa, pero... por la espalda y sin que el villano sepa que le están disparando. En otro momento Robin se presta a un intercambio de personalidades bastantte rocambolesco e inverosímil que le propone el suegro de Lady Marian, muy práctico para los fines del viejo y de la aguerrida doncella, pero bastante poco ético y honorable. Los héroes ya no son lo que eran.
Por lo demás, visualmente es grandiosa, es de las que hay que ver en una pantalla lo más enorme posible. Contiene una de las mejores secuencias de acción de los últimos años, para mí la que salva la película de ser olvidable y la que supongo que más se va a recordar por ocupar más de la media hora final: En un claro homenaje, o plagio descarado, según se mire, al Soldado Ryan de Spielberg y su desembarco de Normandía, todas las escenas de la llegada de los franceses a las costas inglesas, el avance de las tropas acaudilladas por el Rey Juan y el enfrentamiento en la playa de todos ellos están filmados, montados y musicados con un aliento épico como muy pocas veces se ha visto últimamente. El mismo Rydley Scott no lo consiguió en la bastante pesadita "El Reino de los Cielos", de ambientación similar. Lo único que chirría en medio de tal escenón es la indómita Marian y su tropa de niñatos mendigos, menos mal que sólo salen unos 20 segundos.
Y un consejo para quien le guste la música. Merece aguantar hasta el final los títulos de crédito, además visualmente muy bonitos, la banda sonora es espectacular.

1
1
Valorar esta crítica
'Robin Hood', Sherwood begins
Crítica Ecartelera
7,4