Bienvenido Conéctate para puntuar películas, escribir críticas y mucho más

¡Puedes utilizar tu nombre de usuario y contraseña existente de FormulaTV!

9

La gloria de Kubrick

30 nov 2016

Con un planteamiento excelente y una planificación llevada a cabo de forma magistral, Stanley Kubrick narra una cruda y real historia sobre juicios de guerra durante la Gran Guerra europea. Dada a conocer como una muestra fidedigna de la "guerra de trincheras", la película recrea muy adecuadamente las normas y comportamientos a seguir por parte del ejército francés. El miedo al sufrimiento y a la muerte (una de las constantes en la filmografía del director) es tratado de excepcional manera haciendo partícipe al espectador del horror vivido por los soldados en tan sangriento conflicto, quienes ante las situaciones más desagradables, violentas y espeluznantes que se pueden dar en una batalla, deberán conservar su honor y demostrar su valentía obedeciendo las órdenes de sus superiores.

Kirk Douglas es el encargado de abanderar esta visión cruel y realista de la guerra por parte de los soldados en un papel de Coronel Dax perfectamente ajustado al descrito por Humphrey Cobb en la novela homónima de 1935 en que se basa el film (cabe destacar que el propio Douglas quedó maravillado con la obra y tuvo la idea de llevar a cabo la adaptación cinematográfica de la misma). Kubrick nos presenta a un antagonista en toda regla que no es más que el mero ejemplo de codicia y ambición militares personificado en un general francés interpretado por George McReady, dispuesto a sacrificar a todo un pelotón en una misión suicida a cambio de un ascenso y una medalla.

El verdadero conflicto bélico quedará relegado a un segundo plano cuando la eterna lucha entre el bueno y el malo sea escenificada a través de un juicio de guerra llevado a cabo para hacer una limpieza de honor de un general con ínfulas de poder, mostrando al mundo las vísceras reales de cualquier guerra: los conflictos internos del ejército y la lucha por la escala de poderes. Es por este motivo por el que no es de extrañar que desde el minuto 0 la obra maestra de Kubrick fuese tildada de antibelicista y no cosechara el éxito que se mereció. Con una profunda carga moral y crítica a la disciplina militar, donde pesan más los galones que las vidas de las personas, tuvieron que pasar un par de décadas para que fuese considerada realmente como la película imprescindible para entender la I Guerra Mundial. Además de deleitarnos con un excelente montaje lleno de realismo, el maestro tras la cámara nos da una visión real de la guerra y la degradación a la que lleva al ser humano.

0
0
Valorar esta crítica