Bienvenido Conéctate para puntuar películas, escribir críticas y mucho más

¡Puedes utilizar tu nombre de usuario y contraseña existente de FormulaTV!

7

que gran primera hora de metraje!

15 jul 2013

Steven Sorderbergh, que últimamente no ha estado excesivamente prolífico en lo que a "buen cine" se refiere (Magic Mike, Haywire e incluso Contagio), intenta sorprender con un nuevo thriller médico que hará, supuestamente, las delicias de todos los espectadores. Ya se nota en mis palabras que no estoy del todo satisfecho con el resultado de Efectos Secundarios. Nadie puede negar que sea una película modelo en lo que se refiere a construir una historia y mantener los tempos exactos en cada escena para elaborar una atmósfera adecuada que sitúe emocionalmente al espectador. La película comienza con unas imágenes sencillas pero cargadas de poder, probablemente porque juega con elementos y lugares cotidianos que a todos nos resultan identificables. Incluso las personas que hayan sufrido etapas depresivas a lo largo de su vida se sentirán identificadas con Emily, llegando a angustiarse y empatizar con algunas - que no todas - de sus acciones.

Sin embargo, este potente arranque, ambicioso, enérgico, bien construido y que aparentemente sienta las bases de lo que en la segunda parte podría ser un drama judicial, se ve enteramente colapsado por un segundo giro de la trama totalmente inesperado y, desgraciadamente, disparatado. Y está bien que estos giros sean imprevistos y sorprendentes (evidentemente no vamos a compararlos con los de Giro Inesperado, que es de todo menos inesperado), pero en su justa medida. A partir de que la sorpresa final, la guinda del pastel que comentaba en mi anterior entrada, se ve descubierta casi más de media hora antes de que acabe la película, me sentí como si me hubiesen dado una bofetada. Lo que en principio era un sorprendente y angustioso thriller clínico se convierte en un aburrido y, aunque imprevisible, poco interesante thriller (a secas). La historia que Soderbergh había construido minuciosamente es destruída por unas ideas disparatadas e increíblemente poco veraces, cayendo en algunos de los poco astutos clichés de las películas más comerciales del género (los típicos ¡Sorpresa! ¡Todo era un montaje!). Es cierto que teniendo un planteamiento sobresaliente, un reparto excelente (he de mencionar que Rooney Mara es perfecta en todos los sentidos) y, como comentaba más arriba, unas imágenes tan cotidianas e identificables, la película ya merece la pena. Pero desgraciadamente estas ambiciones iniciales se ven eclipsadas por un torrente de inesperados giros de trama que, a excepción del primero, no dan pie a nada nuevo ni sorprendente. El globo ya está desinflado.

En definitiva, Efectos Secundarios es un thriller superior a la media gracias a su primera hora de metraje. Eso sí, a más de uno le provocará un quebradero de cabeza cuando salga del cine, intentando conectar las piezas. A mí me gusta tener esa sensación cuando he acabado de ver una película, pero en este caso me he sentido indiferente. Como ya he dicho, es una historia muy bien elaborada con unos personajes perfectamente identificables y excelentemente construidos, con imágenes inesperadas e impactantes, a veces tan realistas que resultan grotescas, pero que, debido a sus excesivos giros de trama, acaba resultando cargante y, sí, pretenciosa (se que hay gente que no soporta esta palabra). Si Soderbergh hubiese seguido su idea inicial, la película hubiese sido una verdadera obra maestra.

0
0
Valorar esta crítica
'Efectos secundarios': Diagnóstico inesperado
Crítica Ecartelera
7,0