Bienvenido Conéctate para puntuar películas, escribir críticas y mucho más

¡Puedes utilizar tu nombre de usuario y contraseña existente de FormulaTV!

Avatar de Diego

Diego

5

¿Es un pájaro? ¿Es un avión? ¿Es 'Transformers? ¿O son 'Los Vengadores'?

30 jun 2013

Nos vendieron 'El hombre de acero' como un reboot de la saga à la Caballero Oscuro y los primeros minutos del metraje así parecen indicarlo: una historia más oscura, un protagonista a priori más profundo y complicado... hasta que de repente llega a la Tierra un malo y la película se transforma en una sucesión de secuencias animadas por ordenador sin ton ni son. Y eso es lo que desgraciadamente es el 80% de la película. Puedes intentar coger un minuto al azar de las interminables secuencias de destrucción en Manhattan y te costaría distinguir si estás viendo 'El hombre de acero', 'Los Vengadores', 'Transformers' o 'Spider-Man'.

El director de casting parece que centró todos sus esfuerzos en buscar al nuevo Super-Man, el apuesto Henry Cavill, y el resto del elenco fue elegido deprisa y corriendo. La química entre Cavill y Amy Adams (Lois Lane) es exactamente la misma que se produce entre el agua y el aceite. Y el resto de actores, desde una insulsa Dianel Lane (Martha Kent) hasta un poco carismático Michael Shannon (Zod) parecen preguntarse qué hago yo aquí con estas pintas.

En cuanto a Cavill, díficil valorar sus dotes interpretativas porque apenas aparece. Vemos más a su doble/versión infomática luchando sobre croma verde que al actor, mientras que la mayoría de la trama de no batalla la protagonizan los jóvenes Clark Kent. Así pues, el actor británico sólo tiene que poner dos caras: la de estreñimiento cuando vuela, salta o surca los cielos y la de "qué guapo soy" en el resto de escenas.

Mucha gente parece criticar el trasfondo religioso de la película, que en cierto modo está presente, pero más humillante parece el desprecio a la humanidad que demuestra una película supuestamente global: en un ataque contra la Tierra parece que lo único que hay que salvar y merece la pena hacerlo es a Estados Unidos, y al resto del mundo ya pueden ir dándole por donde ustedes ya saben. El tufillo patriótico de mercadillo huele al final mucho más que el tono evangelista.

El botón que demuestra "lo de brocha gorda" que les ha quedado la película son los ridículos planos de product placement, metidos con un descaro, una poco elegancia y una falta de sutileza que parecen dudar de la inteligencia media del espectador al que se dirige el filme.

2
2
Valorar esta crítica
'El Hombre de Acero': El Mesías que vino de Krypton
Crítica Ecartelera
7,0