Bienvenido Conéctate para puntuar películas, escribir críticas y mucho más

¡Puedes utilizar tu nombre de usuario y contraseña existente de FormulaTV!

6,2

Takeshi Linch

04 jul 2007

Menuda paja mental.

Y es que parece que el amigo Takeshi Kitano, tras leerse el poema de Edgar Allan Poe A dream within a dream acompañado de ciertos paraísos artificiales, y de hacer un tour de películas del David Lynch más radical, decidió escribir el guión de Takeshis'.

Todos aquellos que esperaban ver una película en la línea yakuza de Brother, en su vertiente más poética como El verano de Kikujiro, o en clave cine de autor a lo Zatoichi, que se olviden. Takeshis' es una nueva vuelta de hoja en la carrera cinematográfica de Takeshi Kitano, y además, de manera radical.

Takeshis' nos cuenta la historia de Beat Takeshi en la supuesta vida real, un actor de culto algo engreido y prepotente que un día, en el camerino, se encuentra con un actor de segunda que es su viva imagen, salvo por el pelo teñido de rubio; a partir de ahí, comienzan a sucederse una serie de acontecimientos surrealistas imaginados tanto en los sueños del Kitano real, como en el imaginario del falso Takeshi, además de sueños dentro de esos mismos sueños.

Y es que el Takeshi real sueña cómo debe ser la vida del Takeshi falso, el cual trabaja en un supermercado y es constantemente maltratado psicológicamente por su entorno; del mismo modo, el Takeshi falso soñado por el Takeshi real sueña a su vez que es un yakuza, o lo que es lo mismo, un personaje interpretado por el Takeshi real en una película llamada Hell Heat, por lo que decide vengarse de todos aquellos que han abusado y se han reído de él a lo largo de su vida.

Casi nada.

Así pues, el variopinto elenco de actores de Takeshis' aparecerá en los diferentes sueños, en ocasiones tal y como los conocimos en primera instancia, en otras con papeles totalmente dispares, creando una situaciones realmente hilarantes. La película, hay que reconocerlo, es de una osadía monumental, tanto que puede llegar a descolocar al más aférrimo seguidor de la obra del japonés, si bien pienso que éste es plenamente consciente de que ha llegado a tal status que, haga lo que haga, lo van a encumbrar a lo más alto. Así y todo, la película está muy bien llevada, y aunque llegues a perderte en varias ocasiones en su enrevesada trama, no llega exhasperar del todo, gracias sobretodo a un agudo sentido del humor provocado por la dualidad de sus personajes.

Al menos, hasta su tramo final.

Y es que, como viene siendo habitual en la obra de Kitano, cuando mejor pintaba la película, cuando por fín parecía que le habíamos cogido el tranquillo, el actor y director nos mete una larga secuencia musical que oscila desde el número de claqué al baile a ritmo de techno, con lo que rompe completamente la atmósfera que tanto le había costado obtener a lo largo de la película, sobretodo a raíz de un inicio algo lento.

Y, a partir de ahí, despiporre.

Los sueños dentro de los sueños se entremezclan ocasionando el lógico caos tanto para los dos Takeshi como para el propio espectador, que ya no sabe en qué fase del sueño de qué personaje se encuentra. Eso sin tener en cuenta el inicio y el final del film, con unos soldados norteamericanos patrullando en una ciudad en ruinas, en la que se encuentra Beat Takeshi haciéndose el muerto (???).

Quien la desentrañe del todo, por favor, que me mande un mail, porque yo me veo incapaz.

Así y todo, tanto el inicio como, sobretodo, la parte central de la película, es magnífica y distendida, realmente genial, hasta el momento en el que la sombra de Lynch planea sobre el horizonte de Kitano.

En resumen: si no habeis visto todavía ninguna película de Takeshi Kitano, olvidaos de ésta; si habeis visto ya películas suyas, pero sois de la vieja escuela (Brother, Boiling point, Sonatine, Violent cop, Hana-Bi...), no os espereis nada similar, ni tampoco los que abogan por su faceta más intimista (Dolls, El viaje de Kikujiro, Kids return...). Como curiosidad, es una buena película, pero espero que su cine no tienda hacia estos derroteros, porque terminará por ser insufrible.

0
0
Valorar esta crítica