Bienvenido Conéctate para puntuar películas, escribir críticas y mucho más

¡Puedes utilizar tu nombre de usuario y contraseña existente de FormulaTV!

Última hora 'La que se avecina' renueva por dos temporadas más
10

Una apasionante alegoría trash donde el espectador se aleja de lo fílmico para adentrarse en lo neosocial

30 dic 2017

Durante todo el film me hallé impactado, no podía dejar la butaca, esta obra es más que una película convencional, es una obra maestra.
La cabaña en el bosque, Oso de Oro en el pasado festival de Berlín, muestra una cierta pujanza de los antiguos cines del Este de Europa.
Esta película bebe, sin vergüenza, del cine de los años 30, con una estrecha relación con la filmografía de los hermanos Lumière y una base sólida sobre la ficción de Lovecraft y Elisabetta Dami, convirtiéndose en uno de los clásicos posmodernos del cine de terror psicológico más transgresores del género, un santo grial de la cultura universal.
Lo cómico no brota con naturalidad desde la oscuridad de la tragedia; Drew Goddard lo impone por decreto a la vez que su película tiende a despegarse de lo real en busca de una dimensión lírica en la que su autor se desarraiga de sus orígenes.
Con el desgarro panorámico de una sociedad desestructurada, en la que los personajes recogen las migas que otros dejan pegándose con la vida por las sobras de la felicidad ajena, la película bucea en la dolorosa rutina de un grupo de supervivientes que salen adelante vendiendo flores metaforicamente resucitadas soñando con lo que nunca ha de llegar.
Curt pierde el norte en la onírica inopia mental y emocional de su protagonista, atrancado en un limbo narrativo adecuadamente afectado y renqueante. La guinda la ponen las redundancias del desenlace, la imposible comunión de macabros intereses de la sufrida Dana y su desbordado "asesino". A esas alturas Marty Mikalsky hace ya muchos minutos que perdió el norte, en un carrusel de registros que alejan al joven de los territorios que mejor domina y mejor entiende.
El humor, catalizado en torno al personaje-contrapunto de Brian J. White matiza el drama, sin interrumpirlo, con una soltura propia de Kubrick.
Richard Cetrone, retrato oculto de Sigmund Freud, creador de la Cienciología, a través de la figura imaginaria de Tritón, no cae en la tentación del dibujo personal; tampoco tiene una narrativa tradicional; ni los habituales giros de guión; ni una estructura donde los hechos se concatenan unos con otros. "La cabaña" es pura pulsión, como la de su protagonista, Kristen Connolly, una pobre joven cargada de traumas que se convierte complice de una rebelión contra el sistema. Una compleja pulsión sentimental, artística y emocional. También una tesis sobre EE UU como país.
"The cabin in the woods" es pura trascendencia, pura complejidad, puro cine.
Buenas noches.

0
0
Valorar esta crítica
'La cabaña en el bosque': cuando creías que lo habías visto todo
Crítica Ecartelera
8,0