Bienvenido Conéctate para puntuar películas, escribir críticas y mucho más

¡Puedes utilizar tu nombre de usuario y contraseña existente de FormulaTV!

9

El Zombie más personal

06 sep 2018

Odiada por unos y amada por otros. 'The Lords of Salem' fue lo penúltimo que nos llegó del siempre interesante Rob Zombie continuaba la estela de su anterior filmografía y dividió a público y crítica. Un ejercicio de cine de autor dedicado al género que la estrella del rock más ama, y al que se compone de una excelente historia que versa entorno a las célebres brujas de Salem. Tras homenajear a la serie B más bizarra y casposa con la excelente 'La Casa de los 1000 Cadáveres' (2003) y hacer lo propio con el cine más exploitation en su maravillosa secuela (¿quién dijo que segundas partes nunca fueron buenas?), 'Los Renegados del Diablo' (2005), y dar una nueva y personalísma visión del mítico psychokiller Michael Myers en el díptico compuesto por 'Halloween. El Origen' (2007) y 'Halloween II' (2009), Zombie logró superarse en la que aseguró que fue su película más difícil, antes de embarcarse en '31'

Sheri Moon Zombie, esposa y actriz fetiche del director, está soberbia como locutora de radio cuyo craso error será el de reproducir un enigmático vinilo enviado por The Lords, cuya estremecedora melodía desatará una pesadillesca trama con tintes oníricos (aspecto que Zombie ya explotó en 'Halloween II') dentro del enfermizo ambiente que envolverá cada fotograma conforme vaya pasando el metraje. El conjunto de escenas transportan al espectador a través de una pesadilla que va in crescendo hasta sucumbir en un glorioso desenlace que no es más que la plena expresión del mal, un mal representado de la más artística de las maneras posibles acompañado por una banda sonora que eriza el vello a medida que cada compás hace que quede grabado con fuego el conglomerado de situaciones barrocas que recuerdan a las oscuras pinturas tenebristas de inicios del siglo XVII.

Contando con la mítica Dee Wallace y las veteranas actrices de televisión Judy Geeson y Patricia Quinn como aterrador trío que llevará a Heidi (Sheri Moon Zombie) a conocer el mismísimo Infierno, el film cuenta además con unos Ken Foree y Maria Conchita Alonso como excelentes secundarios (amén de los cameos de Sid Haig y Udo Kier) y con la enigmática mirada de la también mítica Meg Foster en un terrorífico papel cuyas apariciones otorgan un elevado énfasis de horror a la trama, convirtiéndose en un claro ejemplo de representación del mal.

Quizá los más puritanos del género no admitan la obra de Zombie como el ejercicio visual que supone, tildando muchas de sus artísticas escenas de innecesarias e inconexas, pero la vida del artista nadie dijo nunca que fuera fácil y, la labor de aquel líder de una banda de rock duro que un buen día decidió iniciar una carrera en el mundo del cine como director, queda más que constatada gracias al increíble poder creativo que, una vez más, ha hecho que otra de sus películas pase a ocupar un más que merecido lugar en nuestros corazones.

0
0
Valorar esta crítica