Bienvenido Conéctate para puntuar películas, escribir críticas y mucho más

¡Puedes utilizar tu nombre de usuario y contraseña existente de FormulaTV!

Avatar de Rigo23

Rigo23

5,8

Fallida y aburrida exploración sobre la mente humana.

17 jul 2013

Lo diré de una vez, Danny Boyle es un director Sobrevalorado desde que gano el Oscar de manera Injusta con Quisiera ser millonario, un film medio entrañable, pero nada del otro mundo, donde Boyle mostraba su talento visual, pero con una historia de lo mas simplona y muy facilona (La perfecta manera de ganarse un Oscar), después llegaría con 127 Horas, que nada mas demostraría su falta de originalidad, abusando de imágenes arteras, si, con un estilo visual sobresaliente, pero daba la impresión que era una historia que se había alargado hasta los limites, con un insoportable James Franco (Otro película sobrevalorada). Con Trance Boyle quería volver a sus orígenes (La maravillosa Trainspotting y la excelente 28 días después) y a pesar de que el principio del film es muy prometedor, Boyle no puede sostener del todo bien su relato. Veamos ¿Porque?.

Simon (James McAvoy), un empleado de una casa de subastas, se asocia con una banda criminal para robar una valiosa obra de arte. Pero, tras recibir un golpe en la cabeza durante el atraco, descubre, al despertarse, que no recuerda dónde ha escondido el cuadro. Cuando ni las amenazas ni la tortura física logran arrancarle ninguna respuesta, el jefe de la banda (Vincent Cassel) contrata a una hipnoterapeuta (Rosario Dawson) para que le ayude a recordar. En términos generales es una historia sencilla en la forma, pero en el fondo Boyle la adorna de sorpresas, giros inesperados, saltos en el tiempo, etc. No esta mal, el problema es que el director de Minions abusa de estos recursos, volviéndose reiterativos en muchos momentos, preguntándome ¿hacía donde quiere llegar?, Boyle quiere contar una historia compleja con muchos matices, pero en el intento aburre. Visualmente como siempre es sobresaliente, pero en muchos casos sus imágenes llegan a ser hasta bochornosas. Afortunadamente después de soportar todos esos aspectos Boyle va al grano del asunto y todo lo narrado empieza a tener sentido con la revelación final; podríamos decir que hay un pago emocional correcto ¿El problema? es que tuve que soportar una hora y media de imágenes sin ningún tipo de interés, aburridas en gran parte de su tiempo y muchas de mal gusto al extremo y para el colmo ninguna tenía algún tipo de conexión. Boyle quiere condensar todas las respuestas al final y en general lo logra, pero en el camino cansa y aburre. No supo aclarar de manera correcta sus ideas. Algo similar a 127 horas; una historia en teoría sencilla, pero que Boyle la hace aburrida, para llegar a un pago emocional medio correcto. Boyle ¡si querías explorar la mente humana haciendo dinámico e interesante llevándolo a una resolución satisfactoria, hubieras aprendido un poco de Nolan con Inception!. Pero bueno es lo que tenemos una película fallida y aburrida en partes, que pudo haber tenido un desarrollo complejo, pero interesante (Trainspotting es el claro ejemplo de ello). No es una película mala del todo por que su final lo medio salva, pero sin el sería un film que pasaría al olvido inmediato.

1
0
Valorar esta crítica
'Trance': Laberinto de recuerdos
Crítica Ecartelera
6,0