Bienvenido Conéctate para puntuar películas, escribir críticas y mucho más

¡Puedes utilizar tu nombre de usuario y contraseña existente de FormulaTV!

4,1

La misma historia de siempre

31 ene 2009

¿Qué pasa en Francia? ¿Tanto gustan los coches, que todas las películas de acción, recientes éxitos en la taquilla ("El Quinto Elemento", "Taxi" y ahora toda la saga de "Transporter") tienen que meter en la ecuación de la acción a un coche a toda velocidad? Pues al parecer mesié Besson, que es el productor y guionista de esta saga y de la de "Taxi" ha encontrado un chollo comercial, que está a caballo entre el videoclip, un mega-anuncio de hora y media sobre una determinada marca de coches (en partes anteriores fue BMW, ahora es Audi) y acción con artes marciales a todo trapo. Mezclándolo todo da igual que la acción tenga lugar en el presente o en el futuro (como en el caso de "El Quinto Elemento", con protagonista calvo incluido y pelirroja también... EXACTAMENTE igual que en "Transporter 3"). En esta ocasión el incombustible y nuevo "action hero" internacional, Jason Statham (antaño, actor fetiche de Guy Ritchie, modelo y ex saltador olímpico de trampolín), una mezcla de Bruce Willis hinchado de esteroides, Bruce Lee y Stallone, da todo lo que tiene para llevar una extraña mercancía de un lugar a otro, asediado por cientos de malvados agentes, y acompañado de una exuberante y mimada jovencita ucraniana, que para colmo de males, resulta encapricharse con el chófer más vacilón de la historia del cine. Acción hay para reventar, y como producto palomitero de uso, consumo y olvido, no está mal. El problema viene si queremos exigirle algo más que una simple película esquemática de acción, con buenas coreografias, excelente producción e impresionantes efectos especiales. No hay nada más. Y ya hemos visto lo mismito en dos ocasiones anteriores así que, si lo que queremos es otra ración de lo de siempre en esta nueva (y al parecer, rentable) franquicia cinematográfica, hala, ya tardamos. Pero si esperamos algo más original, por poco que sea, no lo han conseguido. El director se ha aprendido muy bien la lección de cómo hay que hacer las cosas para que estén exactamente igual que en partes anteriores. Desde luego, se nota la falta de experiencia en la dirección de actores de este casi neófito realizador, que a excepción de los registros ya aprendidos de Statham o Berlèand, no aporta absolutamente nada a los matices en los personajes, que son verdaderas figuritas de cera con el rasgo propio del mismo (el malo, el bueno, el sicario, etc.). Hombres malos, musculosos y expertos en artes marciales, y a ver quién da más guantazos y patadones. Relucientes y lujosos coches a toda leche. Excitantes y jóvenes modelos que meten en problemas al más pintado. O sea, la misma historia de siempre.

1
3
Valorar esta crítica