Bienvenido Conéctate para puntuar películas, escribir críticas y mucho más

¡Puedes utilizar tu nombre de usuario y contraseña existente de FormulaTV!

Avatar de stanley

stanley

10

Sufrir por amor

18 may 2010

¿Quién no ha estado enamorado alguna vez? Inclusive aquéllos que niegan haber albergado atisbo alguno de tal sentimiento, estado o reacción química, seguro sintieron un destello especial hacia esas personas que de vez en cuando convulsionan nuestras vidas.
Fito & Fitipaldis, en una canción decían: Cuantas noches soñé que regresabas y en mis brazos llorabas por tu error, luego un ruido del bar me despertaba y el que lloraba era yo.

Two lovers es eso y más. Es una de las mejores películas de este año. Te agarra desde el principio y no te suelta y, cuando lo hace, sin darte cuenta, el poso que ha dejado en ti es mayor de lo que crees. Un film que crece con el recuerdo desde el mismo corazón.

Leonard ( esplendido Joaquín Phoenix), es un joven que ha pasado la treintena, taciturno, introvertido, melancólico; con brotes suicidas, que vive con sus padres y lleva una vida monótona ayudando en el negocio familiar, aunque su deseo -al cual nunca ha escuchado como debiere-, es ser fotógrafo. Está soltero, aunque tuvo una chica en el pasado: la que lo dejó marcado. Sus padres se han empeñado en buscarle pareja, y harán lo imposible para que conozca a la hija del que será su futuro socio en la empresa: Sandra (serena Vinessa Shaw), dulce, comprensiva, empática y deseosa de poder amar y cuidar de alguien. Al mismo tiempo, en el bloque que vive Leonard, se instala una nueva y bella vecina, Michelle (acertada Gwyneth Paltrow), con problemas familiares, ciclotímica, perdida emocionalmente, que coquetea con las drogas y es secretaria/amante de su jefe, el cual, obviamente, tiene una familia.
Leonard se deja llevar e inicia diferentes relaciones con las chicas: Sandra es la estabilidad, la luz que le faltaba, aquélla que puede dar equilibrio y rumbo a una vida que deambula por las tinieblas. Michelle es la emoción, la locura, pasión, el oscuro objeto de deseo inalcanzable. Él quiere a una, pero está enamorado perdidamente de la otra, a la cual otorga aptitudes y cualidades, que no son sino el reflejo de las carencias y anhelos que no posee. Michelle es otro barco a la deriva igual que él, que se han encontrado en medio de la niebla, y se necesitan; pero de modos distintos. Leonard haría cualquier cosa por ella, inclusive renunciar a su vida. Ésta ve en él a un amigo confidente, hermano del alma que la oriente con sus problemas (sobretodo amorosos) etiqueta que tanto temes oír porque te despiertan de tus fantasías de una patada. De ahí la muy acertada frase que luce su póster promocional: ¿El amor de tu vida o el amor de tus sueños?

Two lovers es un film directo, sincero, adulto, incómodamente veraz. No hay efectos especiales, persecuciones o tiroteos. No es otra de esas basuras estúpidas llamadas comedias románticas, en donde a las mujeres se las muestra como gatas en celo en busca de macho y éstos como unos guaperas machistas y preocupados por el partido de fútbol o meterla. Películas en donde sólo lucen arquetipos manidos, ridículos, llenas de tópicos y situaciones que supuestamente deben hacer gracia, con guiones imposibles en donde todo debe acabar de color de rosa. No. Es un drama romántico, en donde más de un espectador se sentirá identificado -sobretodo los de cierta edad. Un viaje emocional lleno de sensibilidad que traspasa la pantalla. Ya le gustaría al cine español poder hacer una película como ésta. Y, tampoco es en 3D, lo siento.

El film de James Gray, cineasta que cambia radicalmente de registro, y lo hace inspirado por la propia Gwyneth Paltrow (quien le espetó que no podrían trabajar nunca juntos, dado que el director sólo hacía films de acción con hombres), es una obra contundente, de diálogos que respiran cotidianidad, de una puesta en escena sencilla pero exquisita, con la ciudad como telón, que incluso una simple azotea fría luce; maravillosamente fotografiada y con el punto justo musical, en donde sobresale las interpretaciones de todo un reparto excepcional inspiradísimo. Personajes bien definidos, enriquecidos con los matices de los soberbios actores, que trasmiten esa sensación de cercanía y veracidad. Escenas brillantes véase el encuentro de Ruth, la madre de Leonard (siempre estupenda Isabella Rossellini) en las escaleras con un hijo que huye; en la azotea con Michelle rota por el desamor; o la metáfora del guante en la orilla, pasando por el toque antropológico que dota el director a su relato viendo el comportamiento absurdo y pueril de los adultos cuando quieren conseguir a la persona amada; y la inclusión en nuestro modo de vida del teléfono móvil, cómplice de tantas argucias en el arte del engaño (y es que más de un sms ha costado un divorcio.)

Two lovers nos llega incomprensiblemente dos años después de ser acabada, presa seguramente de los caprichos de su productora (será la misma que desde hace tres años tiene sin entregarme, ni darme una explicación por mi primer largometraje), pero que su mensaje tiene un alcance universal e imperecedero. Un film, amigo lector, que no debiera usted dejar de ver, aunque sepa, que se sufre por amor como en la vida misma.

1
5
Valorar esta crítica