Bienvenido Conéctate para puntuar películas, escribir críticas y mucho más

¡Puedes utilizar tu nombre de usuario y contraseña existente de FormulaTV!

9,5

Magistral exploración de las pasiones

04 jul 2010

Me parece triste el que esta sea la primera crítica que tiene esta película ya tan avanzado su estreno. Si eso significa que no la ha visto practicamente nadie, lo lamento, pues probablemente sea la mejor película que haya visto en lo que va de año.
Cuenta la historia de una familia de la alta burguesía italiana, con todas las pasiones (turbulentísimas en este caso) que se ocultan bajo la calma superficie.
Magistral descripción de caracteres. En algunos casos, basta un par de gestos del personaje, ni si quiera hace falta que hable, para que quede definido a la perfección (insuperable la frialdad y el desprecio hacia los que no son de su clase, de la abuela, genial Marisa Berenson, plasmados insuperáblemente con un par de miradas hacia la mujer de su nieto).
Magistral el desbordamiento de toda la contención del personaje de la madre (Tilda Swinton en uno de sus pocos papeles femeninos de verdad), hacia el amigo de su hijo, el humilde cocinero Antonio.
Magistral la descripción de la ambigua relación de ¿amistad? del hijo mayor hacia su amigo, desencadenante al final de todo el drama.
Hacía mucho que no se veían en una película unos personajes tan bien definidos en una historia tan tremenda como la que te acabas dando cuenta que acontece aquí. Bajo un ritmo de aparente calma, y con la sensación en un principio de que no puede pasar nada importante en una familia tan estructurada y con todos los papeles tan convencionalmente estalecidos, acaba todo desbordándose. El amor del título, o más bien la pasión, diría yo, acaba rompiendo todas las barreras y poniendo a todos los personajes en una situación diametralmente opuesta a la del principio. Algunos ganan y otros pierden en esta evolución, que te acaba atrapando y envolviendo como espectador. Todo muy bien escrito, muy bien planificado, y con una música que ayuda, especialmente lograda en la escena clímax del final.
La interpretación de los actores está a la altura de la película. La Swinton y la Berenson, por ejemplo, derrochan toda la distinción necesaria, la arribista de la mujer del nieto tiene el punto de vulgaridad justo, el abuelo en su corta intervención inicial borda el papel de patriarca tirano del clan.
Una pena que esta clase de películas no las vea casi nadie, y que sólo se estrenen en las grandes capitales. En este, como en otros tantos casos es una suerte vivir en Madrid y contar con un circuito de salas para rarezas de este tipo. De obligado visionado para los amantes del buen cine.

0
1
Valorar esta crítica