Bienvenido Conéctate para puntuar películas, escribir críticas y mucho más

¡Puedes utilizar tu nombre de usuario y contraseña existente de FormulaTV!

DIRECTO Segunda sesión del debate de investidura de Pedro Sánchez

Vuelve 'El Ministerio del Tiempo' con ganas de seguir arriesgando

Javi P. Martín Viernes 05 febrero 2016

'El Ministerio del Tiempo' es una serie que no aburre. Ya seas un apasionado de la ciencia ficción (o los viajes temporales, más concretamente), un aficionado de la Historia de España o simplemente alguien que admira los buenos guiones, corres el riesgo de engancharte al producto creado por Javier y Pablo Olivares para TVE.

Fotograma de 'Tiempo de leyenda', noveno capítulo de 'El Ministerio del Tiempo'

La primera temporada consiguió el año pasado reunir a varios tipos de públicos, ser la ficción patria más comentada en las redes sociales (y, de paso, convertir a figuras como Lope de Vega en trending topic) e implantar en el diccionario de la calle conceptos como "ministéricos" o "Cayetaners". Como dijo su creador en la rueda de prensa de presentación de la nueva tanda de episodios, el fenómeno que ha convertido 'El Ministerio del Tiempo' en parte del imaginario nacional es prueba de su éxito y repercusión.

Con todo esto a las espaldas, y con el apoyo de un público fiel, exigente y muy activo (algo muy raro en la televisión española, y más aún en Televisión Española), el 15 de febrero empieza una segunda temporada que, como mínimo, deberá mantener el nivel de la primera. El objetivo, según Olivares y los actores, es seguir innovando y arriesgándose, más que estancarse en los aciertos pasados.

El primer episodio de la nueva tanda, 'Tiempo de leyenda', está a la altura de lo esperado: hay aventura a raudales, como en los ocho episodios anteriores, y ese punto de humor irónico y autoconsciente que se ha convertido en marca de la casa. Pero además, el desenlace se imbuye en la épica más cinematográfica y vuelve a demostrar que la pequeña pantalla puede contar grandes historias.

Nuevas misiones, viejas heridas

Fotograma de 'Tiempo de leyenda', noveno capítulo de 'El Ministerio del Tiempo'

'Tiempo de leyenda' nos lleva a la época de El Cid Campeador (Sergio Peris-Mencheta se une a la lista de secundarios imprescindibles de la serie), a finales del siglo XI, donde nuestra patrulla de funcionarios preferidos descubrirá que algo falla detrás de la leyenda de Rodrigo Díaz de Vivar. Y mientras Amelia (Aura Garrido) y Alonso (Nacho Fresneda, ambos la mejor prueba del gran reparto que tiene esta serie y lo bien dirigido que está) reciben la ayuda de Ambrosio de Spínola (Ramón Langa), Julián (Rodolfo Sancho) es relegado a funciones de enfermería para el Ministerio, porque el jefazo de todo esto, Salvador Martí, no cree que esté preparado para trabajos de campo.

El noveno capítulo de la serie vuelve a ofrecer el caso de la semana, necesario para entretener y seguir enganchando a nuevos seguidores, mientras sigue las tramas abiertas al final de la primera temporada y explora las grietas entre las relaciones de los personajes. Y en medio del huracán que dejaron Irene Larra (Cayetana Guillén Cuervo) y Lola Mendieta (Natalia Millán), Salvador (un Jaime Blanch imprescindible, pegamento del reparto y protagonista de los mejores momentos cómicos) tendrá que mantener la tienda a flote. "El Ministerio vive un momento delicado", como él mismo dice, y seguro que tendrá poca tregua ante una escrutadora Susana Torres (Mar Saura), descontenta en su puesto como enlace entre el Ministerio y el Gobierno y con ambiciones secretas.

Fotograma de 'Tiempo de leyenda', noveno capítulo de 'El Ministerio del Tiempo'

El 2x01 es un buen comienzo de temporada que deja con ganas de más y tiene grandes momentos cómicos (puntazos como Salvador diciendo que una serie sobre el Ministerio sería absurda, Spínola diciéndole a Amelia que sonría, que "es bueno para el cutis" y sutilezas como ese "jodido Olivares" que demuestran que esta es una serie plagada de detalles y que se disfruta más en compañía, ya sea en una sala de cine o en el foro de Twitter) y un clímax épico en el que destacan los efectos digitales (hay una batalla que, en serio, recuerda a 'Las dos torres') y la música de Darío González Valderrama.

Si, como dicen sus responsables, los siguientes capítulos siguen explorando géneros y arriesgando, estaremos de nuevo ante la mejor ficción televisiva nacional del año, que no solo se contenta con respetar al público y contar algo nuevo con pasión, sino que busca innovar y huir del aburrimiento. Una "vacuna", como dijo Blanch en la rueda de prensa de presentación, contra un paisaje televisivo nacional que aún tiene que aprender a valorar las buenas historias.

Artículos recomendados

Ryan Reynolds quiere una película de Deadpool contra Lobezno

Ryan Reynolds y T.J. Miller quieren una película de Deadpool contra Lobezno

Comentarios

Noticias relacionadas