Bienvenido Conéctate para puntuar películas, escribir críticas y mucho más

¡Puedes utilizar tu nombre de usuario y contraseña existente de FormulaTV!

'Vis a vis', salvada por la cancelación con un final a medias

Javi P. Martín Jueves 23 junio 2016

Spoilers del episodio 2x13 de 'Vis a vis', titulado 'Líquido'.

Vendida a bombo y platillo como un final en todo su apogeo, totalmente voluntario y digno de una de las mejores ficciones actuales de la televisión nacional, lo cierto es que la no renovación de 'Vis a vis' por una tercera temporada es una decisión de Antena 3 tomada en base a los datos de audiencia. Son malos tiempos para la buena televisión en España ('Cuéntame cómo pasó' se nos ha ido por temas ajenos a su calidad y su recepción; 'El Ministerio del Tiempo' está en el limbo sin saber si llegará a los 3 años), pero lo cierto es que la serie de Globomedia ha sido una de las más arriesgadas y oscuras que se han emitido en nuestro prime time en mucho tiempo. Bastante audiencia tenía, la verdad.

Maca y Zulema en 'Vis a Vis'

Ya visto el último episodio, titulado 'Líquido', se puede defender que los guionistas querían este final para irse por todo lo alto, pero también que podrían haber continuado la serie un año más. Hay quienes comentan que una tercera temporada final habría sido perfecta para cerrar el ciclo, pero esta tanda de episodios, después de una primera temporada casi perfecta, ha mostrado señales alarmantes de problemas narrativos. Vamos por puntos.

Un final a medias

Las mejores conclusiones de series de televisión son las que te dejan con la satisfactoria sensación de que no había más que contar. Se van esos personajes que adoras y con los que has pasado tantas horas de tu tiempo, se acaban esas historias que te tenían enganchado, pero lo hacen cerrando todas las puertas y habiendo dado respuesta a los enigmas más importantes y final a los conflictos.

Zulema en 'Vis a Vis'

El final de 'Vis a vis' no es del todo así. Maca, la gran protagonista de todo esto, sí tiene algún tipo de punto y aparte: ha culminado la evolución que ha sufrido durante la temporada, de niña buena, tonta y zarandeada a la mujer estratega, sin escrúpulos y peligrosa que destrona a Anabel y tortura a Zulema si es necesario. Se ha enfrentado a las dos "villanas" (y el villano) que le han hecho la vida imposible en Cruz del Sur, y ha ganado. En el último giro, además, ha decidido aceptar su condena con resignación ante la alternativa de una peligrosa vida en constante huida, tan solitaria como probablemente corta.

Podemos decir adiós a Maca sabiendo que nos han contado una parte de su historia. Pero sabemos que en Cruz del Sur hay vida para rato (la vida sigue aunque tú no estés en ella, como dice Zulema; pues eso se aplica también a los espectadores). Anabel vuelve a retomar parte de su poder, y empieza a vengarse de las que la han malogrado; Sole tiene que descubrir que su recién adquirida felicidad ha durado menos que una bolsa de heroína en la cárcel; Rizos ya tiene su tercer grado, conseguido con dudosos medios, y con varias lecciones por aprender aún; Saray está embarazada y no sabe que el bebé es de Sandoval, que la violó cuando estaba inconsciente; el propio Sandoval va a ser el nuevo director de la cárcel... Todas ellas tramas que podrían haber sido buen material de comienzo para una tercera tanda de episodios.

Zulema en 'Vis a Vis'

Por su parte, Zulema no ha tenido un final a la altura del gran personaje que ha sido (¿el mejor de la serie?) y la entregada interpretación de una Najwa Nimri que ha superado todas las expectativas, visiblemente disfrutando de la experiencia por el camino. En una serie de televisión, un coma es equivalente a una siesta entre temporadas. Y según los rumores, un primer montaje del episodio, antes de saber que sería el último, acababa con ella abriendo los ojos en el hospital. Podemos imaginarnos cómo la "Reina Mora" llevaría a cabo su venganza contra Maca, pero la verdad es que preferiríamos verlo (¿hay alguien que sea Team Maca cuando se puede ser Team Zulema?).

Por otra parte, ¿alguien sabe qué ha sido de Palacios? El guarda interpretado por Alberto Velasco fue visto por última vez hace tres episodios con una trama romántica a medias. Entendemos que era un secundario, y uno que no daba mucho juego para las tramas principales, pero su ausencia aunque sea de fondo en las escenas de la cárcel es bastante cantosa, sobre todo cuando se le dio tanto protagonismo durante el resto de la serie.

La cancelación, ¿una bendición?

Podemos llamarlo no renovación, cancelación o despedida en el cenit, pero esto es un final imprevisto. Aún así, los guionistas (Alejandro Mateos, Jesús Cañadas, Pablo Roa, Esther Morales, Alberto Úcar, Iván Escobar, Esther Martínez Lobato y el showrunner Álex Pina) tuvieron la precaución de darle un cierre más conclusivo que el cliffhanger con el que terminaba la primera temporada.

Sin embargo, la noticia de que 'Vis a vis' terminaría en su segundo año me produjo sentimientos encontrados. Por una parte, es la serie más arriesgada, la más frenética, la mejor rodada, escrita e interpretada de la televisión española actual. No me entendáis mal: la pérdida de 'Vis a vis' es grande y triste. Pero durante esta temporada, sobre todo en su segunda mitad, he tenido la creciente sensación de que la serie tenía un problema.

Maca y Castillo en 'Vis a Vis'

Una de las virtudes que se han atribuido siempre a la serie es su capacidad para "quemar trama", para avanzar narrativamente con un ritmo vertiginoso, sin llegar a aburrir en ningún momento. Personalmente, creo que ese era su arma de doble filo, y entrañaba el peligro de perder sentido y verosimilitud por el camino, algo que ya se ha intuido en la última etapa.

'Vis a vis' ha rozado varias veces peligrosamente eso que llaman "saltar el tiburón", la línea que convierte a una buena historia en insostenible, con giros de guion potentes que no tienen ninguna base creíble. Esto es siempre un punto de no retorno. La evolución de Maca es creíble para un espectador que ya está acostumbrado a relatos como 'Breaking Bad' (y sí, estamos tomando esa obra maestra como referencia para una ficción nacional), y estamos dispuestos a creérnosla porque nos gusta. Incluso cuando no ha sido del todo bien llevada, no ha sido contada de forma paulatina ni sutil, y la interpretación de Maggie Civantos tampoco estaba al nivel de algunas de sus compañeras de reparto.

Pero otras tramas han requerido mucho esfuerzo por parte del espectador para mantener el pacto de verosimilitud. El arco de la niña secuestrada, que además fue introducido de forma abrupta e inconexa, ha acabado siendo central y vital para los personajes principales, pero ha estado lleno de giros a cada cual más demencial. Una agente de policía infiltrada en la cárcel, una presa asesinando a su marido delante de policías, un acuerdo imposible con la justicia por parte de una mujer peligrosa y condenada por múltiples delitos.

Zulema y Castillo en 'Vis a Vis'

Es lo que tiene estructurar el relato en torno a una constante huída hacia adelante, que tiene sus desventajas: tramas que se cierran de mala manera antes de dar todo lo que podían dar de sí, personajes que son desperdiciados o que toman decisiones contradictorias. Todo ello está en 'Vis a vis', y ha afectado a algunos personajes más que a otros: que Miranda y el inspector Castillo (interpretado hilarantemente por Jesús Castejón) conservaran sus trabajos no tenía ni pies ni cabeza. Quizá una tercera temporada habría acentuado este peligro, y forzar la máquina solo un poquito más podría haber convertido a la mejor serie de la actualidad en una parodia sin gracia.

Hasta siempre, Cruz del Sur

Pero a 'Vis a vis' se le perdona todo eso, por lo que nos ha dado. Sus mejores momentos eran los más costumbristas, en los que el mejor reparto de la televisión nacional actual podía lucirse con los diálogos más conseguidos que he visto en una ficción española en los últimos años. Sorpresas como la frescura y naturalidad de Berta Vázquez y Alba Flores, secundarias imprescindibles como la Tere de Marta Aledo y la Sole de María Isabel Díaz y las que son ya dos de las mejores villanas de la televisión mundial reciente: Zulema y Anabel (sí, impresionante Inma Cuevas, aunque esto es para pocos una novedad).

Las muertes más surrealistas e innecesarias de la televisión española

1 Paloma en 'Aquí no hay quien viva'

'Esto te lo tiro yo, ¡y punto en boca!' Esa fue la última frase que pronunció Paloma en 'Aquí no hay quien viva' antes de caer al vacío. Loles León salía de este modo de la serie, aunque muchas otras veces se aludiría al personaje e, incluso, se utilizarían muñecas para hacer visible su presencia. Los rifirrafes con los responsables de la serie propiciaron su salida y parecía que no viviríamos para ver su llegada a 'La que se avecina'. Menos mal que no ha sido así.

2 Lucía en 'Los Serrano'

Toda España lloró con la muerte de Lucía. El suceso tuvo lugar en un accidente de tráfico tras el parto de Lurditas; sin embargo, lo que quedará para el recuerdo es ese momento en que Diego cree recibir la visita de su mujer, ya muerta, en la habitación del matrimonio. El fantasma de Lucía se despide así de su marido, quien tras ella desaparecer, recibe la triste llamada.

Belén Rueda abandonó así una de las series de más éxito en nuestra televisión. Tras su partida, la serie no consiguió levantar cabeza... y, bueno, ya sabéis cómo acabó.

3 Gregoria en 'La que se avecina'

Aunque sea una comedia, en 'La que se avecina' también suceden cosas de dudosa comicidad. Una de ellas fue la muerte de Gregoria, mientras freía croquetas, al subirse un taburete y caer, con tal mala suerte que dio a parar con la nuca contra el carro de la compra, muriendo en el acto.

El capítulo intentó dar un toque de humor a aquello con Vicente y varios vecinos intentando ocultar su muerte a su hijo, quien finalmente lo descubría en el tanatorio, cuando su padre le hacía entrega de las cenizas.

Recordemos que Beatriz Carvajal también abandonó otra serie por la muerte de su personaje, 'Compañeros'.

4 Fer en 'Física o química'

Si tenemos que hablar de un drama totalmente innecesario, ese es el que vivimos en los episodios finales de 'Física o química', cuando se nos presentó a Toño, un chaval que sufría bullying y que acabó por aterrorizar al Zurbarán con un arma. Mucha tensión, muchas lágrimas que acabaron en un fatídico desenlace: la muerte de Fer por un forcejeo entre Toño y Álvaro.

¿Qué necesidad había estando a dos capítulos del final de la serie? Ni carga dramática ni nada, los fans se enfurecieron y con razón. ¿Intentaban concienciar sobre las consecuencias del bullying? Había otras maneras. Eso seguro.

5 Silvia en 'Los hombres de Paco'

Sucedió en el último capítulo de la séptima temporada. Una boda, un tiroteo y... ¿un número musical? Sí, amigos, sí. Un momento muy dramático con la muerte de varios personajes pero sus responsables decidieron darle algo de liviandad con la canción 'Se me olvidó otra vez'. Surrealista a más no poder, pero es uno de los momentos más míticos de nuestra televisión (ahí os dejamos a vosotros el decidir si por bueno o por malo).

En la misma serie, vivimos un gran momento dramático en la tercera temporada con la muerte de Bernarda en un atentado dirigido a Paco.

6 Marcial en 'Médico de familia'

Hablemos de traumas. Todos veíamos 'Médico de familia' y ninguno olvidaremos este momento por innecesario, por cruel y por buscar que el país llorara de una forma tan gratuita. Recordemos que Marcial moría en un accidente de tráfico en la última temporada y sus últimas palabras eran destinadas para Nacho Martín, su mejor amigo.

Como apunte, en ese mismo episodio, hacía un cameo Britney Spears. ¿Cómo os quedáis?

7 Fermín en 'El internado'

¿Para qué matar a un personaje en el último episodio cuando le has estado salvando capítulo tras capítulo durante siete temporadas? Para nada, pero sucedió. El cocinero más querido de nuestra televisión (después de Arquiñano), Fermín (Raúl Fernández), moría de una puñalada en un episodio que tenía final feliz para el resto de personajes. El caso es que estaba destinado a morir. No había escapatoria.

8 Leo en 'La que se avecina'

El primer episodio de la novena temporada de 'La que se avecina', titulado "Una sonámbula, un hombre florero y un ácaro en chándal", dará un duro golpe a los seguidores de la comedia de Telecinco. Uno de sus personajes históricos, Leo (Luis Miguel Seguí), muere al saltar en paracaídas. Sin duda, un fallecimiento que llama la atención dentro de una ficción tan cómica como ésta.

Sole en 'Vis a Vis'

No todo eran aciertos: que mujeres fuertes y protagonistas tomaran sus decisiones en base a "su hombre" (Maca por Fabio, Zulema por el egipcio) ensuciaban un poco el mensaje de la serie más feminista de la historia de la televisión española, que ha sabido mostrar todo tipo de personajes femeninos, tridimensionales, empoderados, al desnudo y en el centro del relato.

Pero a 'Vis a vis' hay que agradecerle muchas más cosas que las que hay que recriminarle. En concreto yo tengo que agradecerle que me haya devuelto, después de más de 10 años, la costumbre de sentarme una noche en el sofá y adaptarme a los horarios de otros, a la programación, porque sé que el producto va a valer la pena la espera y los anuncios. (Quién sabe qué datos habría tenido la serie si los audímetros mostraran otros públicos más allá de la familia tradicional) Ojalá su final no signifique el final de la buena ficción televisiva producida en España. Ojalá vengan más como esta y mejores, y de otros colores y formas, y esa puerta que 'Vis a vis' ha abierto se quede así. Que vengan, estamos esperándolas.

Artículos recomendados

Elizabeth Banks fue rechazada como novia de Spider-Man por esta estúpida razón

Elizabeth Banks fue rechazada como novia de Spider-Man a causa de su edad

Comentarios

Noticias relacionadas