Bienvenido Conéctate para puntuar películas, escribir críticas y mucho más

¡Puedes utilizar tu nombre de usuario y contraseña existente de FormulaTV!

Nico Tortorella presenta a su novia lesbiana y habla de la pansexualidad y el poliamor

Jesús Agudo + Viernes 07 julio 2017

Con un mundo cada vez más abierto de mente (o eso queremos creer), son muchos los famosos que pierden el miedo a sincerarse y convertirse en representantes de formas de vida que se alejan de la que se ha considerado "normal". Es el caso de Nico Tortorella. Desde hace tiempo salió del armario como queer, y ahora en una interesante entrevista a The Advocate presenta a su pareja, Bethany Meyers, una empresaria del fitness que se identifica como gay. Juntos quieren mostrar que "familia" es otro término que tiene muchas más caras y que abarca muchísimos tipos de relaciones.

Bethany Meyers y Nico Tortorella

El actor de 'Younger' y Meyers llevan enamorados once años, y no son una pareja cerrada. Su relación se basa en una confianza que han labrado poco a poco y con muchos baches, pero con la certeza de que siempre estarán en la vida del otro y que solo hay una regla: que se quieran. Los dos admiten que la pansexualidad sin confianza es imposible, y que se necesita mucho tiempo para que pueda funcionar: "No es como si pudieras irte a Tinder y buscar un Nico o una Bethany", explica Tortorella.

Mientras que ella se identifica como gay (término que utiliza más que lesbiana), no tiene problemas con la etiqueta de queer, aunque admite que el único hombre del que cree que se podría enamorar es Tortorella. Él ha tenido un sinfín de etiquetas, desde bisexual a queer, sexualmente fluido o demisexual. Contrario a lo que pueda parecer, no está en contra de las etiquetas, aunque sueña con un tiempo en el que no sean necesarias: "Creo que desde hace mucho ha existido una forma normal de vivir, entre comillas, y todo el que no viva en esa estructura tiene que encontrar algo así como su hogar. Y creo que las etiquetas son importantes para los niños, especialmente aquellos que no pueden encontrar sus tribu, encontrar su gente, su familia. Por esa razón creo que las etiquetas son extremadamente importantes". La palabra bisexual le resultaba algo bastante caduco, pero no tiene tampoco problema si le nombran así: "Creo en el espectro, el universo completo de género y sexualidad, y probablemente Puedo sentirme atraído emocional y físicamente por hombres. Puedo sentirme atraído emocional y físicamente por mujeres. Se ha luchado desde hace mucho tiempo por la B de LGBTQ+. No voy a ser la persona que diga: ¡No, necesito una P (de pansexual), necesito otra letra! Apoyo a toda esa gente que ha allanado el camino para alguien como yo". Meyers es más pesimista: "Las etiquetas pueden ser muy frustrantes. Están evolucionando porque la gente siempre inventa nuevas palabras. Parte de mí quiere decir que nos dirigimos hacia una sociedad sin etiquetas, pero no sé. Quizás simplemente inventaremos más palabras".

Nico Tortorella y Bethany Meyers

Los celos en el poliamor

Ninguno de los dos ha llamado al otro novio o novia, ni siquiera cuando vivían juntos en Los Angeles (ahora viven separados: "Vivimos juntos muy bien pero vivimos mejor separados", dice Tortorella). Para ellos solo existe una palabra: "familia". El poliamor, por supuesto, no se libra de los celos, y aunque dicen que si el otro está saliendo con alguien de su mismo sexo no suelen tener problemas, cuando salen con alguien del sexo contrario la cosa cambia, pero porque entra la posibilidad de tener hijos, y ambos están deseando ser padres. También han tenido problemas con las parejas de uno o de otro, que no han llegado a entender su relación y no sabían qué parte ocupaban de ella. Ellos siguen intentando responderse a esas preguntas: "Creo que estamos en el mejor punto que hemos estado nunca, pero seguimos en un nivel amateur" dice el actor, y pide consejo a todo el que pueda dárselo. Lo que ambos creen a pies juntillas es que no existe una persona que pueda darlo todo y que pueden enamorarse de varias personas a la vez: "Hay tipos distintos de sentimientos, que completan diferentes necesidades. No veo muy realista pensar que voy a conseguirlo todo de Nico", explica Meyers.

Ambos creen que siempre se les ha metido en la cabeza que una relación tenía que ser entre un hombre y una mujer, y una vez salvado esto Hollywood les enseñaba que tenían que encontrar a "esa persona", al "príncipe azul". Ellos están aquí para demostrar que otros tipos de relaciones a largo plazo son posibles.

Te puede interesar

Crítica de 'El hombre del corazón de hierro'

'El hombre del corazón de hierro': El cazador cazado

Comentarios

Noticias relacionadas