Bienvenido Conéctate para puntuar películas, escribir críticas y mucho más

¡Puedes utilizar tu nombre de usuario y contraseña existente de FormulaTV!

Cuando Tobe Hooper estuvo cerca de dirigirla y nueve curiosidades más de 'La cosa'

Alberto Frutos 08 octubre 2017

Hay películas capaces de sobrevivir a base de algo tan básico y complejo a la vez como su sentido de la supervivencia. Falta el oxígeno, se corta la respiración, la tensión quiebra la espalda, el susurro hiela la sangre y el silencio convierte los nervios en espinas. 'La cosa', el clásico de la ciencia ficción y el terror dirigido en 1982 por un John Carpenter más inspirado que nunca a lo largo de su carrera, es un ejemplo que continúa cumpliendo con todos y cada uno de estos requisitos. Un clásico con el estatus conseguido y justificado a base de tiempo y cine. Muchísimo cine.

 'La cosa'

Curiosidades de 'La cosa'

1 Primera A

Hasta que llegó 'La cosa', la carrera cinematográfica de John Carpenter estaba protagonizada, de manera exclusiva, por producciones de serie B. Por eso, en un primer momento, los productores responsables de poner en marcha la adaptación de la novela de John W. Campbell dudaron seriamente sobre la capacidad del director para hacerse cargo de un proyecto de estas dimensiones. Una inseguridad por la que estuvieron muy cerca de llamar a Tobe Hooper para que se encargara de la dirección. Finalmente, confiaron en Carpenter.

La cosa en eCartelera
2 Ganando el culto

El año de estreno (1982) y ser una obra maestra no es lo único que tienen en común 'La cosa' y 'Blade Runner'. La respuesta por parte de crítica, nefasta, y de público, bastante fría, son otro nexo de unión entre estas dos propuestas magistrales que han necesitado del siempre implacable paso del tiempo para obtener su merecido lugar, el de los clásicos.

La cosa en eCartelera
3 Efectos inolvidables (y secundarios)

Lo que sí consiguió dejar con la boca abierta a los espectadores de 1982 fueron los efectos especiales, uno de los ases en la manga más destacados de 'La cosa'. Y es que, el trabajo desarrollado por Rob Bottin, que tenía 22 años en aquel momento, supuso toda una impactante revolución, especialmente por un uso pionero de 'animatronics', realizados con silicona y resina. Una labor tan agotadora e intensa que hizo que cayera enfermo por agotamiento, lo que llevó al legendario Stan Winston a sustituirle en algunas de las secuencias de la cinta.

La cosa en eCartelera
4 Fans intrépidos

Ya hemos mencionado anteriormente que 'La cosa' necesitó unos años para adquirir el estatus de leyenda que atesora en la actualidad. Pero, eso sí, su esencia de clásico se ha mantenido gracias a una legión de admiradores que siguen demostrando día a día su amor por la cinta de Carpenter, como, por ejemplo, sucedió hace unos años, cuando dos fanáticos se consiguieron colar en el mismísimo set de rodaje. Una aventura que, además, terminó con final inesperado cuando encontraron los restos de la estación donde se desarrollaba la trama y el helicóptero que aparecía en la película.

La cosa en eCartelera
5 Buscando a Mac

Nadie duda de que la interpretación protagonista de Kurt Russell en 'La cosa' está en los primeros puestos de los trabajos más sobresalientes de su carrera. Sin embargo, estuvimos muy cerca de quedarnos sin ella ya que, en los primeros compases del proyecto, Nick Nolte y Jeff Bridges recibieron la propuesta para interpretarlo. Ambos lo rechazaron y, entonces, entró en escena Russell. Cualquier opción era buena.

La cosa en eCartelera
6 Ojito derecho

Pocas dudas para millones de espectadores, pero ninguna para John Carpenter. 'La cosa' es, según palabras del propio director, su película favorita de todas las que ha realizado. No tiene mal gusto. Y no le falta razón.

La cosa en eCartelera
7 Excepción de la regla

¿Cómo que no existen buenas adaptaciones de películas al mundo de los videojuegos? Si necesitáis pruebas para argumentar que existen bastantes excepciones a la regla o, al menos, alguna, tenéis en 'La cosa' una de las más destacadas. Tras su publicación, críticas entusiastas de los especialistas. Para los jugadores y amantes de la película, una auténtica fiesta.

La cosa en eCartelera
8 El vaquero en la nieve

Hay muchos elementos memorables en 'La cosa', y el sombrero de cowboy que lleva Kurt Russell en los planos generales de las secuencias exteriores es, sin lugar a dudas, uno de ellos. Cuestión de ser cool sin apenas esfuerzo.

Un mérito aún mayor teniendo en cuenta que se trata de un complemento aportado por el propio intérprete ante la petición de los responsables de la cinta de que cada miembro del reparto llevara alguna prenda para luchar contra el tremendo frío que tuvieron que sufrir durante el rodaje. Russell, tipo listo, supo que ese gorro le distinguiría por completo del resto y le convertiría, de manera automática, en la estrella de la película.

La cosa en eCartelera
9 Con frío y calor

Ey, ¿habíamos hablado de frío polar durante el rodaje? Efectivamente, el reparto de 'La cosa' no solamente se las tuvo que ver contra enigmas de otro mundo sino que, además, se tuvieron que enfrentar a John Carpenter. El director, empeñado en que sus actores debían estar mimetizados con la historia y su climatología, regulaba la temperatura para que nunca subiera de los 15 grados en los estudios de California donde se rodaron las escenas interiores de la cinta. Fuera, para aumentar el dolor, el calor era infernal.

La cosa en eCartelera
10 Cambiando los orígenes

La historia escrita por John W. Campbell tenía un titulo original ('¿Quién anda ahí?)' que mutó a 'La cosa de otro mundo' en la primera de sus adaptaciones cinematográficas, realizada a comienzos de la década de los 50. Una decisión que John Carpenter respetó al pensar que funcionaba mejor con el tipo de película que tenía en su cabeza, cercana precisamente a esa ciencia ficción clásica de los años cincuenta.

La cosa en eCartelera

Partiendo de una historia sencilla, pero no por ello menos apasionante, 'La cosa', encontró su grandeza en los detalles, en la forma en la que se alineaban con la naturaleza exacta del conjunto para dar como resultado un brillante ejercicio visual al que, afortunadamente, no le faltaba ni una pizca de alma. Los elementos aparecían en el lugar más idóneo, de la forma más adecuada y con la fuerza de una tormenta de hielo a la que uno es incapaz de plantar cara. Pasaba sobre ti, por encima, y se terminaba colando en tus huesos.

En definitiva, la mejor película de la trayectoria de John Carpenter, un tipo con más de una joya en su haber, rompió moldes en el género a base de mezclas que salieron bien. Mejor que bien. La más importante de todas ellas, el clasicismo de la ciencia ficción más memorable con una sensación de cine del futuro que recorre cada uno de sus planos. Es una película de ayer destinada a la memoria del mañana. Un prodigio al que regresar una y otra vez para seguir identificando su millón de recompensas. Nunca es tarde para volver a sumergirse en ella y rescatar el tesoro del hielo.

Artículos recomendados

El final alternativo y otras curiosidades de 'La Boda De Mi Mejor Amigo': ¿Pararía Julia Roberts la boda?

El final alternativo y otras curiosidades de 'La Boda De Mi Mejor Amigo': ¿Pararía ...

Comentarios

Noticias relacionadas