Bienvenido Conéctate para puntuar películas, escribir críticas y mucho más

¡Puedes utilizar tu nombre de usuario y contraseña existente de FormulaTV!

8,5

A fuego lento

21 nov 2018

El título de está crítica lo tenía a huevo. Además, visto lo visto nadie se me ha adelantado.

Es una lástima que Burning esté disponible en tan pocos cines de Madrid actualmente, y que haya pasado por nuestra cartelera con más pena que con gloria. Sin duda, es un título a destacar, sobre todo tras haber tenido una recepción tan buena en Cannes y creado ruido de cara a los Oscar.

Pero puedo entender porqué ha tenido un estreno tan limitado en las salas. No quiero pensar que soy ningún experto pero esta es una película algo difícil de primeras. Especialmente por el ritmo narrativo al que nos tenemos que adaptar durante los 146 minutos de la trama. El director se toma su tiempo para presentar a sus personajes y por mucho tiempo juega con la paciencia de los espectadores.

Durante la primera hora, nos preguntamos que rumbo tomará la película, después de una serie de escenas aparentemente irrelevantes. Burning nos frustra y confunde a partes iguales, pero creo que todo ello es intencionado por su realizador. Aquí nada es lo que parece, y aunque nos cueste acceder a ellos, los temas fundamentales que nos quiere hacer ver Lee Chang-dong se introducen mediante una inusual estructura narrativa, pero sin subestimar al público. Cuando la segunda mitad de Burning arranca, no nos damos cuenta de que ya estamos totalmente involucrados con la historia y sus protagonistas. Sería interesante ver como mis impresiones iniciales sobre esta hora cambiarían en un segundo visionado.

De cualquier manera, pienso que tras el lento planteamiento, la obra compensará bastante nuestra especial atención, ofreciéndonos algunas de las mejores escenas del año, líricas y vibrantes(sabreís a que me refiero los que la hayan visto). Los 3 actores principales respiran naturalidad y confianza con sus personajes. Nadie desentona pero quizás sea Steven Yeun quien me haya parecido triunfante ante sus compañeros de reparto, Yoo Ah-in y la debutante Jeon Jong-Seo. Gracias a una labor de dirección sutil e impresionante, que combina estos talentos con música y fotografía sugerentes(ojo a los planos secuencia), la factura de la cinta es de alta calidad en su totalidad.

La segunda hora provoca otro conglomerado de sentimientos debido a la intriga constante. Aquí llega el momento de la paranoia e incertidumbre, que nos inunda a través de la piel de nuestro protagonista, uno bastante atípico para el cine de actualidad. Como él, nos quedamos atónitos ante la ambigüedad de los hechos que hemos presenciado, sacudidos, en shock. Comiéndonos el coco sin saber que es verdad y que no. Una vez más e inevitablemente, volvemos a frustrarnos y esa sensación ahonda en el espectador y permanece durante horas después de salir del cine. Por esta razón esencialmente es por lo que valoro mucho películas así. Cine distinto, misterioso, paciente y bello.

Puede que a no todos les guste y lo comprendo a la perfección, pero a aquellos que se atrevan a probar les animo a aprovechar los últimos días que le queden a Burning en Madrid. Que vengan con paciencia, con la mente abierta a todo y luego compartan sus opiniones. Lo mejor es ir sabiendo de poco a nada porque creedme, dá para hablar mucho más allá de estas líneas.

0
0
Valorar esta crítica
'Burning': Los deseos incendiarios
Crítica Ecartelera
8,0